X

Manipulación de la historia y recortes presupuestales, hechos que han marcado los dos años del gobierno

Investigadores y creadores señalaron que la ciencia y la cultura atraviesan momentos complicados debido a las acciones emprendidas por la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador

David Huerta
El escritor David Huerta reflexionó sobre el deterioro del lenguaje. Foto: Especial
Cultura 09/12/2020 10:45 Antonio Díaz México [email protected] Actualizada 10:45
Guardando favorito...

Deterioro del lenguaje, recortes presupuestales, manipulación de la historia, desmantelamiento del aparato científico y dispendio de recursos para la realización del Proyecto Chapultepec son algunos de los problemas que han marcado los últimos dos años de la administración encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, afirmaron investigadores y creadores. 
 
El arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, el biólogo Antonio Lazcano, el poeta David Huerta, el cineasta Nicolás Echevarría y el etnólogo Sergio Raúl Arroyo participaron en la última del ciclo “Ciencia y Cultura: Balance de la política pública a dos años de la llegada del actual gobierno federal”, donde señalaron que, en la ciencia y la cultura, “las cosas no andan bien”. 
 
Hacer un balance de los dos años del gobierno, dijo Matos Moctezuma, se podría resumir en que “la política está clara: es ir acabando con diversas instituciones de varias maneras y ya desde de 2019 se veía esa tendencia en contra de la cultura y la ciencia”. 
 
El integrante de El Colegio Nacional dijo que la primera señal de esa política se vio cuando se propuso modificar la Ley Orgánica de la UNAM, con lo que se omitía su autonomía, además de emprender acciones de hostigamiento contra determinados científicos. Sin embargo, “el golpe más fuerte” fue el recorte presupuestal del 75% a gastos operativos, algo que provocó “limitaciones” a la investigación. 
 
En relación con la elaboración de la Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación, el arqueólogo indicó que “de manera muy singnificativa” llamó su atención que no se haya invitado ni a la UNAM ni al IPN para ese proceso, sobre todo porque ambas instituciones están dedicadas a la construcción de conocimiento y formación de nuevos cuadros de investigadores. 

eduardo_matos.jpg
El arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma. Foto: Especial
 
El Presidente ha informado que para 2021 se conmemorarán los 700 años de la fundación de Tenochtitlan (1321), los 500 años de la caída de Tenochtitlan (1521) y los 200 años de la consumación de la Independencia (1821), pero Matos Moctezuma señaló que hay una “manipulación de la historia”, porque se busca que coincidan todas las fechas:
 
“Aunque se discute, la que más tiene documentación es la fecha de 1325 como fundación de Tenochtitlan, pero pretender hacer un ajuste para que coincida, se me hace que es una manipulación de la historia misma”.
 
Con respecto a la solicitud que el titular del Ejecutivo hizo para que España y El Vaticano pidieran perdón por lo que ocurrió hace 500 años, el arqueólogo apuntó que era un tema que ya se había superado. 
 
También lee: “El Penacho de Moctezuma no es de Austria ni de México; lo compartimos todos”, director del Museo Etnológico de Viena

“Cuando las fuerzas de España fueron derrotadas en 1821 y México se independiza,  a los pocos años, en 1836, se entablan relaciones entre México y España. Es decir ya desde entonces se había zanjado esta problemática y por lo tanto no es pertinente que se proceda a pedir perdones”. 
 
Agregó que hace unos días el investigador Ruy Pérez Tamayo fue galardonado con el Premio Internacional Menéndez Pelayo, acontecimiento que no fue mencionado “en algún momento en las mañanas. La presencia de México en el mundo se ha dado a través de su cultura, de sus grandes pintores, de sus grandes científicos, de sus escritores que han ganado premios Nobel; ojalá volvamos a eso”. 
 
En su intervención, el poeta David Huerta dijo que actualmente, en el país hay un “deterioro del lenguaje”, situación a la que catalogó como la primera señal de una “crisis latente”, pero no sólo eso, dijo que ese deterioro “destruye” de manera irreparable claves esenciales de convivencia, comunicación y productividad.

“En México vivimos en medio de una circunstancia singular, la creciente erosión del lenguaje está rodeada por una ausencia espectral, es la ausencia de un interlocutor en las esferas principales del poder político. Se ha renunciado a la interlocución”, dijo el colaborador de EL UNIVERSAL. 
 
Esa renuncia, agregó Huerta, fue voluntaria, pero cuestionó la imposibilidad de decir algo cuando se habla y nadie está para escuchar, “o mejor dicho, para quien no quiere escucharnos, darnos un mínimo de crédito, tomar en serio lo que decimos. Estas palabras no son en absoluto una queja o un lamento, son una denuncia”. 
 
También lee: Pese a polémicas, funcionarios de Secretaría de Cultura y Conacyt hablan de logros a dos años de gobierno

El poeta también habló sobre la situación del Fondo de Cultura Económica (FCE), pues dijo, está “agonizando”. Enfatizó que es una empresa de suma importancia y sin ella “seremos más pobres, más débiles, menos capaces de pensar con claridad”. 

antonio_lazcano.jpg
El biólogo Antonio Lazcano. Foto: Especial
 
El biólogo Antonio Lazcano coincidió con Huerta y Matos Moctezuma, y señaló que las ciencias naturales y exactas “están viviendo el peor momento que ha tenido el aparato científico mexicano en las últimas décadas”. 
 
Ese peor momento se da, afirmó Lazcano, no sólo por los recortes presupuestales, sino por “la política de hostigamiento constante que ha sufrido la comunidad científica que ha venido desde la Presidencia misma”. 
 
Lazcano recordó la declaración del Presidente en la que describió a los científicos como personas encerradas en sus cubículos, que viven con privilegios. Sin embargo, dijo que es algo que no sucede en la realidad. 
 
“Esa atmósfera antiintelectual ha ido acompañada de propuestas populistas de acceso a la educación superior y de creación masiva de nuevas universidades. La política gubernamental de la ciencia actual se puede resumir en la frase ‘contracción del aparato académico’, que se ve en las reducciones presupuestales o en medidas como la extinción de fideicomisos”, dijo Lazcano. 
 
En cuanto a la gestión de María Elena Álvarez-Buylla, titular del Conacyt, el integrante de El Colegio Nacional la describió como una “muy buena investigadora que resultó ser una pésima administradora de la ciencia, que está absolutamente empeñada en concentrar el poder de decisión en ella misma o quien ocupe la dirección general del Conacyt”. 

También lee: Nueva Ley de Ciencia, hacia el control de toda investigación
 
El cineasta Nicolás Echevarría y el etnólogo Sergio Raúl Arroyo señalaron que la cultura atraviesa por una situación complicada, debido a la extinción de los fideicomisos, pero también por los cambios en la Secretaría de Cultura, con la salida de la Dirección General de Publicaciones y Educal. 
 
Al respecto, Matos Moctezuma dijo que todos los participantes tuvieron un común denominador: “la cosa no anda bien”. 
 
“Se le asignaron miles de millones de pesos a Chapultepec. Entonces, mientras por un lado se restringe el 75% y se extinguen los fideicomisos, por otro lado hay una derrama impresionante que da qué pensar”, dijo el arqueólogo. 

fjb

Temas Relacionados
AMLO ciencia en México cultura 4T
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Las Indispensables

Termina tu día bien informado con las notas más relevantes con este newsletter

Al registrarme acepto los términos y condiciones