Cartas desnudan la intimidad y el romanticismo de Madero

22/01/2019
|
00:10
|
Néstor Ramírez Vega
El "ardentísimo beso" con que Francisco I. Madero enamoró a Sarita Pérez
Foto: Reproducción fotográfica

Cartas desnudan la intimidad y el romanticismo de Madero

22/01/2019
00:10
Néstor Ramírez Vega
Ciudad de México
-A +A
El precio de las misivas en las que el líder político plasmó sus miedos, preocupaciones, el entorno familiar y el amor por su amada Sarita se estima entre 18 y 22 mil pesos

[email protected]

"Cuando pienso que muy prontito vamos a ser tan felices, me pasa lo que a ti, que me parece todo un sueño y se me hace eterno el poco tiempo que nos falta". Antes que liderar un movimiento por el respeto a la democracia de México fuera en contra de Porfirio Díaz, Francisco I . Madero fue un romántico y las palabras citadas lo suscriben. 

Dos cartas a su prometida Sarita Pérez son las que develan el aspecto más sincero y pasional del líder de la primera etapa de la Revolución Mexicana. Sus miedos, preocupaciones, el entorno familiar y el gran amor que sentía por su pareja son expuestas en estos documentos íntimos.

Los materiales dibujan las ansias de los enamorados, quienes un mes más tarde, el 27 de enero de 1903, unirían sus vidas hasta el asesinato del exmandatario, acto perpetrado por las fuerzas militares comandadas por Victoriano Huerta el 22 de febrero de 1913.

Jesús Cruz, jefe del Departamento de Libros y Documentos de Morton, casa que pondrá en venta las postales el 22 de enero, aseguró en entrevista con EL UNIVERSAL que a través de estos objetos se ve al "apostol de la Revolución" como una persona común, lejos de la figura heroica en la que se convertiría tras derrocar la dictadura porfirista. 

El investigador, que cuenta con 22 años de experiencia en las áreas de valuación y catalogación de Libros y Documentos, afirmó que era muy raro el ver a un personaje que promovió la revolución tan tierno y que, además, promete hacer muy feliz a su mujer.  

"Te aseguro que no puedo ni quitarme lo que me desagrada con tu tía que te deje toda la carga hasta de cosas que no te corresponde hacer como atar los bultos y demás quehaceres tan pesados", escribió Madero en una carta que redactó desde San Pedro, Coahuila

En la misiva agrega que su tía se aprovecha de ella. "Yo formalmente no quiero que vuelvas a hacer eso", señala el político al momento que moría de deseos por llevarla a su casa pues "haré que te den el trato que mereces". 

En el mensaje fechado el día 6 revela que visita contantemente la que será su casa para activar todos los trabajos, además de pensar lo contento que estará allí "cuando me traiga a mi encantadora palomita". 

Jesús Cruz asegura que la correspondencia les llegó a Morton por medio de un coleccionista, aunque no es la primera vez, pues hace unos ocho o 10 años tuvieron en sus manos otras postales que facilitaron comprobar la autenticidad de las últimas de acuerdo al papel y la caligrafía. Las cartas que se subastarán tienen un precio estimado entre los 18 a los 22 mil pesos.

"Todas son así de cariñosas", sostiene el experto de la casa de subastas, quien recuerda que en otras postales Madero evoca cuando conoció a un caballero en la bahía que estaba cojeando porque un balazo se le había ido por la nalga o cuando apuntó que la peor hambre del mexicano es la ignorancia y que era necesario educar al pueblo para tener conciencia como fortuna. 

La correspondencia tiene poco más de valor que sólo el histórico: rompen la figura legendaria del impulsor de la no reeleción. Un hombre cariñoso en busca de la felicidad , con un porvenir al lado de su pareja. "Espero en Dios que no tendremos ningún inconveniente para reunirnos el 27 del entrante como hemos pensado y como tanto lo deseamos", escribió en un mensaje del 31 de diciembre. 

Con un "ardentísimo beso de quien te ama con toda su alma" se despide Francisco I. Madero de su querida Sarita Pérez, un matrimonio que duró poco más de 10 años, hasta que la Decena Trágica derrocó al entonces presidente de México.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios