En octubre, posible reapertura de teatros del INBAL y del Cenart

Los titulares de las compañías nacionales de danza, teatro y ópera, analizan repertorios y protocolos para cada agrupación

Mesa "Artes escénicas y coronavirus, reflexiones para el futuro inmediato”
Foto: Especial
Cultura 21/08/2020 11:16 Alida Piñón México Actualizada 11:19
Guardando favorito...

Los teatros que dependen del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) y el Centro Nacional de las Artes, de la Secretaría de Cultura, tienen programado reiniciar su actividad artística en octubre próximo; de momento, coincidieron los titulares de las compañías nacionales de danza, teatro y ópera, se analizan los repertorios, los protocolos para cada agrupación y la viabilidad de iniciar con público reducido o a puerta cerrada.

En la mesa "Artes escénicas y coronavirus, reflexiones para el futuro inmediato”, en la que participaron Alonso Escalante, Cuauhtémoc Nájera y Enrique Singer, directores de ópera, danza y teatro, respectivamente; así como Ángeles Castro, directora adjunta del Cenart, conversaron con directores artísticos de otros países, sobre los retos de las artes escénicas en la nueva normalidad.

Para Enrique Singer, director de la Compañía Nacional de Teatro, el regreso a los escenarios implica un triple "problema": el acceso del público, el trabajo de los actores y su cercanía, y la labor del equipo técnico.

"Les he recalcado a la compañía que tenemos que seguir cuidándonos porque en un futuro es posible que podamos abrir en octubre. Tenemos un teatro y tendremos todas las medidas protocolaras, así que estamos dialogando sobre el cuidado de los artistas y del público. En el teatro mexicano se está debatiendo el regreso, hay un movimiento independiente muy importante, muchos están cerrados, muchos están tratando de sobrevivir", indicó Singer.

Además, recalcó que es importante realizar una campaña de difusión, para poder explicar a la ciudadanía cómo será el regreso a los teatros y cómo será la convivencia con el público. "Esto es en lo que estamos trabajando", aseguró.

Singer acotó que el tema presupuestal también será un reto que deberán enfrentar debido a los recortes. "Tendremos que ingeniar las cosas con nuestro trabajo y tenemos que posponer el trabajo de obra nueva que le da trabajo a otros colegas, de modo que deberemos usar parte de nuestro repertorio que tendrá que adecuarse y habrá otras que se tendrán que rediseñar. Nosotros, además, trabajaremos en espacios grandes, en espacios con 800 butacas. La paradoja es cómo llenar un espacio tan grande con pocos actores y poca producción, probablemente tendremos que hacer obra con más actores, pero con distancia. También podríamos hacer nueva obra, tener poco público, con pocos actores, estamos diseñando las cosas", acotó.

Además, aseguró que es importante abrir "en cuanto se pueda". "Hay que llegar lo más rápido posible porque hay una comunidad que ya está esperando la reapertura de los espacios".

Nájera también adelantó que tiene planeado realizar ensayos a los que puedan tener acceso al público, como parte de un nuevo encuentro con las audiencias.

Cuauhtémoc Nájera, codirector artístico de la Compañía Nacional de Danza, junto con la bailarina Elisa Carrillo, indicó que el reto de esta agrupación será la definición del repertorio porque las obras están hechas para un gran número de intérpretes, algunas, dijo, están creadas para más 150 personas, incluidos bailarines, orquesta y extras.

"Hacer ese tipo de repertorio es, en este momento, imposible, así que tenemos que replantear el repertorio y crear uno nuevo. Tuvimos que hacer un análisis de qué es lo que podemos hacer en los siguientes 7 meses sobre el escenario, también estamos trabajando en cómo podemos volver, hemos tenido que analizar qué tipo de contacto podemos tener. Como artistas tenemos la responsabilidad de volver si afectar la vida del espacio", indicó.

Nájera explicó que han usado el trabajo digital no sólo para difundir obra, también para crear. "Nuestras próximas funciones están programas para octubre, con distancia, con un grupo de reducido, la compañía tiene 70 bailarines y tendrán que estar 20 o 25 en el escenario, así que estamos analizando qué vamos a hacer para rotar a los artistas para que todos participen. Estamos considerando que para regresar a los estudios tiene que ser de manera escalonada, los horarios de trabajo alcanzarán para hacer menos cosas, muchas cosas tendremos que presentarlas sin público aunque volvamos al teatro; debemos dar una garantía de seguridad y salud", dijo.

Por su parte, Ángeles Castro Gurría, directora general adjunta del Centro Nacional de las Artes, recordó que hace unos días realizaron funciones en el Teatro de las Artes a puerta cerrada, como la función de "El Principito" de La infinita compañía y como parte del Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México.

A partir de esas experiencias, dijo, han hecho un análisis de todos los involucrados, desde los artistas hasta los equipos técnicas, para revisar que nadie haya corrido riesgo de infección; además, dijo, también prevé que el Cenart retome sus actividades en octubre si hay condiciones.

"Vamos a tratar de utilizar los espacios abiertos, en el Cenar hay muchos, así que, en principio, pensamos aplicar todas las medidas de distancia, termómetros, tapetes y gel, pero en las áreas abiertas. Además, previo a reabrir, podemos hacer cápsulas como se hizo en el Teatro de las Artes. Queremos que los artistas tengan un espacio de expresión y de trabajo", dijo.

Castro advirtió que también se tendrá que hacer un análisis sobre el trabajo de los técnicos, pues, dijo, tras la experiencia de las funciones en el Teatro de las Artes, el staff necesitó realizar labores que exigieron romper con la sana distancia.

Alonso Escalante, director de la Compañía Nacional de Ópera, no precisó si también tiene contemplado volver en octubre a los escenarios, pero recalcó que desde hace tiempo la ópera se consume en plataformas audiovisuales.

En la mesa destacó la participación de Jorge Culla, intendente de los Teatros del Canal y del Teatro Auditorio de San Lorenzo del Escorial, en España, en donde ya reabrieron algunos teatros, quien explicó que el público ha reaccionado bien y sí ha acudido a los espacios escénicos, pero, dijo, también hay mucha gente que no quiere gastar en ver una obra de teatro.

"La propia gente ha entendido muy bien las medidas, son las mismas personas las que entre ellas piden sana distancia, se sienten tranquilos sabiendo que hay gel y que todos se han tomado la temperatura. Pero tenemos un problema con el costo de las localidades porque hay quien no quiere y hay quien no puede, sin embargo, sí han ido a restaurantes y han ido a terrazas; así que tenemos que mandar un mensaje muy claro acerca de que es mucho más seguro ir al teatro que ir a una terraza a tomar una cerveza. En los teatros no hemos tenido contagios ni circunstancias especiales", dijo Culla.

El español aseguró que otro reto ha sido el trabajo artístico y lo que se programa en los escenarios debido a que no hay distancia social y los artistas no usan cubrebocas. "Yo he hablado con los artistas acerca de que el problema no es el teatro, porque en el espacio se han tomado todas las medidas, todos los protocolos, pero la realidad verdadera es lo que pasa al abandonar la sala, lo que cada quien hace cuando se va, es una responsabilidad personal de cada artista. Los cantantes se cuidan mucho, por la voz, tienen una gran disciplina, esa responsabilidad la tienen que tomar artistas de otras disciplinas, los bailarines, los actores, los músicos", acotó.

Además, Culla indicó que, en efecto, hay labores que exigen que los trabajadores rompan la sana distancia debido a la naturaleza de sus labores; por lo que ha sido necesario crear protocolos específicos para cada teatro y para las exigencias de su mecánica teatral.

Ramiro Osorio, director general del Teatro Mayor, en Colombia, explicó que han estado trabajando en grabaciones presenciales en el escenario, a puerta cerrada. "Realizamos una encuesta diaria a los trabajadores, a los artistas que van al teatro a hacer una grabación. En Colombia ya se permite el aforo del 50% con exigencias de medidas sanitarias. Nosotros estamos listos, la gente necesita volver al encuentro que transforma la vida y esperamos volver en un par  de semanas", dijo.

En la charla también participó André Heller-Lopes  director artístico del Teatro Municipal de Río de Janeiro.

fjb

Temas Relacionados
INBAL Cenart
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones