El Nobel Orham Pamuk desea que la democracia plena llegue a Turquía

En su participación en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el premio Nobel habló de la literatura, de los autores que lo influenciaron, del proceso creativo y política

Orham Pamuk,  Premio Nobel de Literatura en 2006
Orham Pamuk, Premio Nobel de Literatura en 2006 (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
Cultura 25/11/2018 17:14 Yanet Aguilar Sosa Guadalajara Actualizada 17:18

Guadalajara. Más que su previsión sobre el futuro próximo de su país, Turquía, Orham Pamuk manifestó su deseo: “Antes de morir quiero ver a Turquía como una democracia plena, quiero ver que todo el mundo hable con libertad de expresión en Turquía sin que los castiguen”. Lo dijo durante la charla con la que abrió el Salón  Literario Carlos Fuentes, uno de los eventos centrales de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

El Premio Nobel de Literatura habló de la literatura, de los autores que lo influenciaron, de aquellos como Borges, Navokov o Calvino de los que aprendió las acrobacias literarias o la metafísica de la literatura; habló del proceso creativo, pero también de política de la que no le gusta hablar, dijo, porque no tiene un  corazón político.

Sin embargo, durante la conversación que sostuvo con el escritor mexicano Jorge Volpi, señaló: “cuando tengo entrevistas políticas me rasco la cabeza pensando en qué debo de decir y me enojo, quiero decir todo pero estoy conciente no quiero demasiados problemas. Estos son los problemas eternos de mi vida”.

El narrador y ensayista turco que se definió como “cazador de detalles”, aseguró que le interesa la historia porque le da poder a su imaginación. “Para mí una novela es una novela por toda esta galaxia de detalles, al final yo me considero a mí misma una persona que está produciendo detalles y detalles y más detalles.

Entonces hay que inventar líneas de historias y personajes que funcionen perfectamente con estos detalles.
También afirmó que el estilo no es algo que se pueda inventar de manera conciente, es algo que uno sabe sin saber que uno lo está haciendo. “Uno no elige su estilo sino que su estilo nos elige a nosotros. Uno quiere seguir por ese camino porque siente que ha encontrado su propia voz”.

El narrador que ayer presentó su más reciente novela “La mujer del pelo rojo”, recibió de Silvia Lemus, la Medalla Carlos Fuentes, que otorga la FIL a los narradores que hacen la apertura del Salón Literario.

rmlgv

Comentarios