19 | MAR | 2019
El fotógrafo que hizo inmortales a los iconos de los 60
Foto: Twitter Gagosian

El fotógrafo que hizo inmortales a los iconos de los 60

14/02/2019
12:41
EFE
Londres
-A +A
La exposición "David Bailey: The Sixties" muestra a personalidades como Mick Jagger, John Lenon, Paul McCartney y Andy Warhol

Desde las blancas paredes de la galería Gagosian de Londres observan al visitante los rostros de emblemáticas celebridades de los años sesenta, inmortalizadas por uno de los más renombrados retratistas vivos, David Bailey (Londres, 1938).

El fotógrafo británico es objeto de la exposición "David Bailey: The Sixties" que podrá visitarse en el corazón de la capital británica hasta el próximo 30 de marzo y que recoge sus instantáneas más icónicas.

Mick Jagger, Michael Cane, John Lenon, Paul McCartney o Andy Warhol se rindieron al objetivo del inglés, que durante la década de los sesenta se consagró como el fotógrafo de moda más reconocidos de la época, tal y como aseguraron hoy los organizadores de la muestra en su presentación a los medios.

El meteórico ascenso de Bailey comenzó en 1960 cuando la prestigiosa revista de moda Vogue, en su edición británica, le contrató, catapultándole a la fama, con la que, según la galería, casi podía competir con sus fotografiados.

En 1965 publicaba su primer libro de fotos "Box of Pin-Ups", en el que quedaron retratadas grandes estrellas del momento y que ahora pueden verse en la exposición.

En blanco y negro y mirando fijamente a cámara, es la pose habitual en la que Bailey capturaba la esencia de las personas que se ponían delante de su objetivo.

"Las fotos que hago son simples y directas y son sobre la persona que estoy fotografiando y no sobre mí. Estoy más tiempo hablando con la persona que haciendo las fotos", es una de las frases de Bailey que mejor resumen su filosofía de trabajo y que la galería quiso destacar hoy en la presentación.

Su figura era tal que en 1966 inspiró al personaje principal de la película Blow-Up, del italiano Michelangelo Antonioni, que se llevo la Palma de Oro a mejor película en el festival de Cannes de ese año.

La historia, basada en un cuento del argentino Julio Cortázar, trata sobre un fotógrafo de moda, a quien dio vida David Hemmings, que descubre lo que parece ser un asesinato después de una sesión en un parque londinense.

Pero, más allá del cine, donde indudablemente impregnó más a fondo su huella fue en el mundo de la moda, en el que su legado comenzó de la mano de Jean Shrimpton, afirmaron hoy los portavoces de la galería Gagosian.

Considerada una de las primeras supermodelos, Shrimpton se convirtió en musa y amante de Bailey durante los primeros años de la década de los sesenta, mientras el fotógrafo seguía casado con la primera de sus cuatro esposas, Rosemary Bramble.

Ambos fueron personajes clave del "Swinging London", como se conoce a la capital alegre y divertida de los años sesenta, en la que Bailey no dejó modelo u estrella por fotografiar.

Años después, su fama no decreció y en 2014 fue escogido por la corona británica para hacer el retrato oficial a la reina Isabel II con motivo de su 88 cumpleaños.

Una instantánea en la que se puede ver a la monarca en blanco y negro, luciendo sus habituales perlas al cuello y con una amplia sonrisa con la que mira directamente a cámara.

Además de retratos, Bailey también ha documentado su ciudad a través de su cámara, algo que queda patente en su libro "NW1" (1982), que recoge fotos de los barrios de Primrose Hill y Camdem antes de su aburguesamiento.

A pesar de que su fama se basa, sobre todo, en la emoción y rigor de sus retratos, Bailey también probó su maestría detrás de la cámara para dibujar un retrato de la sociedad a través de las calles de la capital británica, señalaron este jueves los responsables de Gagosian.

Una galería que quiere ahora, a los 81 años de Bailey, rendir tributo a uno de los más destacados fotógrafos a través de las doce instantáneas que pueden verse y comprarse en las próximas semanas.

Aunque la organización no quiso hoy informar a Efe de los precios que pueden alcanzar las obras, el máximo registrado en este espacio por una foto de Bailey ha sido 120 mil libra

akc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios