Suscríbete

Cambio social: ¿Una tarea individual o colectiva?

A partir del análisis de la lectura de la llamada literatura de autoayuda, dos investigadores responden a esta pregunta

Cambio social: ¿Una tarea individual o colectiva?
El movimiento feminista está generando estrategias de cambio social muy importantes. ESPECIAL
Cultura 18/12/2020 02:36 Roberto Gutiérrez Alcalá Actualizada 12:57

En el estudio “Estrategias individuales y colectivas para promover el cambio social en la sociedad contemporánea. Entre el activismo social y la autoayuda”, Laura Montes de Oca Barrera, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, analizó —en colaboración con Scott McLean, investigador de la Universidad de Calgary, Canadá—  la lectura de la llamada literatura de autoayuda como una posible estrategia de cambio social.

Como se sabe, este tipo de literatura propone al individuo ciertas soluciones o pasos para hacerles frente a problemas sentimentales, emocionales y sociales. Desde hace tiempo es una de las más leídas tanto en México como en el resto de los países de América Latina.

Montes de Oca Barrera y McLean han hallado que los libros de autoayuda promueven la atomización de la realidad y reproducen los patrones neoliberales que guían a las sociedades posmodernas; no consideran necesariamente el cambio social.

“En este sentido se asemejan a lo que ofertan las Iglesias evangélicas: que se puede alcanzar la felicidad y el éxito, tanto espiritual como económico, a partir de uno mismo y no de un trabajo colectivo”, apunta la investigadora de la UNAM.

También lee: “Que no haya aborto legal también es violencia”: Marta Lamas 

En una segunda etapa, Montes de Oca Barrera y McLean compararon la lectura de los libros de autoayuda, particularmente en la Ciudad de México, con las acciones de las organizaciones de la sociedad civil.

“A diferencia de los libros de autoayuda, esta otra estrategia promueve el cambio individual, pero también el cambio social; o sea, plantea que, por ejemplo, para erradicar el hambre, la pobreza o la desigualdad se debe buscar el cambio en el individuo, pero también el cambio en la sociedad.”

La tercera estrategia de cambio social estudiada por los dos investigadores se relaciona con los movimientos sociales, que se distinguen de las organizaciones de la sociedad civil en que son menos formales.

“Ya hemos examinado movimientos como el ‘Yosoy132’ y el movimiento feminista, que hoy en día toca en buena medida a la Universidad Nacional y que está generando estrategias de cambio social muy importantes.”

Patrones neoliberales y patriarcales

De acuerdo con Laura Montes de Oca Barrera, además de reproducir los patrones neoliberales, según los cuales el individuo es la base de todo y no necesita interactuar con nadie ni tener lazos de interdependencia con otros individuos para ser feliz o exitoso en su actividad profesional, algunos libros de autoayuda también reproducen los patrones patriarcales y envían a las mujeres mensajes para que en sus relaciones interpersonales asuman una actitud masculina, esto es, fría y distante.

“Con todo, hemos comprobado que los lectores de estos libros no adoptan necesariamente estos patrones neoliberales y patriarcales, sino sólo los interpretan y retoman algunos de sus elementos, lo que demuestra su capacidad de agencia, o sea, de actuar en el mundo y modificar las prácticas prescritas por los estereotipos. En pocas palabras, los lectores tienen la capacidad de decir esto sí me convence y esto no me convence”, dice Montes de Oca BArrera.

Por otro lado, al contrastar la lectura de libros de autoayuda con las acciones de las organizaciones de la sociedad civil, los dos investigadores han visto que los individuos siguen recurriendo a las colectividades para potenciar el cambio individual y el cambio social.

“Esto significa que los individuos no se aíslan de los demás. Es verdad que a veces recurren a estrategias individuales como la lectura de libros de autoayuda, pero también recurren a los vínculos familiares o a las organizaciones de la sociedad civil para tratar de promover el cambio social. Especialmente, las nuevas generaciones toman muy en cuenta la cooperación. Están conscientes de que, en cuestiones sociales, si no participamos todos, difícilmente obtendremos algo.”

De esta manera, a pesar de que vivimos en un mundo hiperindividualizado e hiperconsumista, el estudio de Laura Montes de Oca Barrera y Scott McLean revela que los individuos no han dejado de movilizarse ni de establecer lazos de articulación social para promover el cambio en sus vidas personales y en la sociedad.

“Se podría afirmar entonces que en nuestra época no forzosamente se están gestando individuos autónomos e hipercerrados”, finaliza la investigadora universitaria.

Comentarios