En 1981, mientras se construía el edificio de Banxico, un trabajador encontró oro de los tiempos de Cortés

Se trató del Tejo de Oro, el cual hasta 2019 fue confirmado que se fundieron joyas mexicas para elaborarlo. Su creación data entre el 8 de noviembre de 1519 y 30 de junio de 1520

Lingote de oro de la "Noche Triste"
Presentación del hallazgo arqueológico ante los medios de comunicación. encabezada por el entonces Presidente López Portillo. Foto: Hemeroteca El Universal
Cultura 20/02/2021 14:35 Redacción México Actualizada 14:55
Guardando favorito...

Cuando los españoles huyeron de Tenochtitlan em 1520, lo hicieron con un botín conformado por oro en forma de “láminas”, entre otras cosas.

El 13 de marzo de 1981, al norte de la Alameda Central, se halló en la ruta de fuga de los españoles una barra metálica que fue bautizada como Tejo de Oro.

Tras ser estudiado, hace dos años -a finales de 2019- los resultados fueron dados a conocer por López Luján, director de Proyecto Templo Mayor:

“Compaginando la información química, histórica, arqueológica e iconográfica, llegamos a la conclusión de que se usaron joyas mexicas para elaborar este lingote español y que esto habría sucedido entre el 8 de noviembre de 1519 y 30 de junio de 1520, es decir, entre la primera llegada de Cortés a Tenochtitlan y su huida en la llamada Noche Triste”, explica.

El director del Templo Mayor dio por terminada esa investigación, aunque no descarta que en un futuro haya otro equipo que decida indagar en otros elementos del Tejo de Oro que resguarda el Museo Nacional de Antropología.

Así fue como EL UNIVERSAL cubrió la presentación del hallazgo arqueológico, donde se explica cómo fue descubierto.

JLP mostró un tejo de oro que es parte del tesoro de Moctezuma

26 de marzo de 1981

- La pieza fue fundida antes de la “Noche Triste

- Fue hallada por un trabajador en la calle de Soto

- Será exhibida para que el pueblo la conozca

Por Leopoldo Cano Contreras, reportero de EL UNIVERSAL

Tengo la honra de tener en mis manos el primer descubrimiento del tesoro de Moctezuma, un tejo de oro que es un testimonio histórico de primera magnitud, porque esta es la explicación de la conquista de México, declaró ayer por la tarde el Presidente López Portillo, al mostrar, visiblemente emocionado, a los representantes de los medios de comunicación, la invaluable pieza de oro fundida antes de la “Noche Triste”.

También lee: Hace 100 años, un circo de pulgas en México ayudó a explicar qué causa la tifoidea

El Primer Mandatario, sosteniendo el tejo de 1.930 kilogramos, con una longitud de 26.5 centímetros de largo, cinco centímetros de ancho y un centímetro de grosor, fundido por los conquistadores y perdido en la derrota de junio de 1520, dijo:

“Esta es la explicación de ese drama que fue ‘la Noche Triste’. Este es, en suma, uno de los testimonios grandes, dramáticos, de nuestra identidad nacional”.

Luego indicó que era para él un descubrimiento que sigue al de la Coyolxauhqui, “por la misma ruta y que nos enriquece de modo extraordinario”.

Indicó que será exhibido, en un su oportunidad, para que todo el pueblo de México pueda verse aquí, en este tejo.

El director del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Gastón García Cantú, en la presentación del tejo, efectuada en la biblioteca de Los Pinos, indicó que la valiosa pieza fue encontrada el pasado día 13, en la calle de Soto, en la parte norte de la Alameda Central, a 4.80 metros de profundidad.

El área donde fue localizada la pieza es una franja de 10 por 50 metros del terreno donde se levantará el nuevo edificio del Banco de México.

También lee: El caso del mexicano que robó un códice azteca de la Biblioteca de Francia y permaneció libre

Este sitio era uno de los canales secundarios de la antigua calzada de Tlacopan, hoy Tacuba.

Fue descubierta por el trabajador Francisco Díaz García, quien la rescató de manos extrañas (dijo al Presidente que estaba en constante vigilancia) y la entregó a los pasante de Arqueología Arturo Chaires Alfaro, José Antonio López Palacios, Kimon Nicholson y Miguel Hernández Pérez.

tejo_de_oro_noche_triste_4.jpg
Foto: Archivo digital, MNA-INAH-CANNON

El Presidente López Portillo explicó que el tejo tiene los tres dedos de ancho de los que habla Bernal Díaz del Castillo, y que está curvado para que pudiera ser llevado debajo de la coraza cuando salieron huyendo de las casas de Moctezuma el día de la “Noche Triste”.

Hizo notar la fundición imperfecta en la que se ven las laminillas de oro de que estaba compuesto el tesoro, y “seguramente otras piececillas que no pudieron ser totalmente fundidas y que sobresalen en algunos de los extremos de este inapreciable testimonio de nuestra historia”.

Aclaró el Primer Mandatario que seguirá la construcción del Banco de México y que habrá bastante precaución por parte de los arqueólogos. “Hay cuatro porque sabíamos que iban a encontrarse testimonios”.

También lee: La noche de Navidad en la que se cometió “el robo del siglo” al Museo Nacional de Antropología

No habrá necesidad de suspender los trabajos, reiteró, y sí de tener mucho más cuidado porque es una zona de hallazgos inapreciables.

La fundición del oro de Moctezuma, informó García Cantú, la refiere Cortés en su segunda carta de relación: “Se hizo con premura ante el asedio de los guerrilleros mexicanos. Una parte de ese oro fue quitado para remitirlo a Carlos V”.

Bernal Díaz del Castillo dice que “se comenzó a fundir con los indios plateros naturales de Ascapucalco, y se hicieron unas barras muy anchas dello, de media como de tres dedos de la mano el ancho de cada barra [sic.]”.

El Presidente López Portillo comprobó que, efectivamente, tiene tres dedos de ancho el tejo de oro.

Peritos de la Unidad de Investigación del Banco de México examinaron el tejo en el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares por medio de fluorescencia y de rayos X por dispersión de energía.

También lee: La historia del millonario hallazgo de oro y jade de Monte Albán en 1932, que fue envuelto con papel china y transportado en un maletín

Los resultados de este análisis químico, permiten afirmar que el tejo encontrado perteneció al tesoro heredado por Moctezuma.

Explicó García Cantú que esta pieza permite que nuestra generación tenga en sus manos el único testimonio de los antiguos tlacatecutlis aztecas, que heredaron por generaciones, hasta llegar a manos de Moctezuma, lo que para ellos representaba un metal precioso, ceremonial, para sus ritos religiosos.

“Esto, dijo, fue lo que brilló mucho más que a los ojos de los conquistadores, en la conciencia que hizo la voluntad de esa conquista”.

Luego manifestó que “ninguna conquista es aceptable, ni ayer ni hoy, y así lo piensa el país”.

Para nosotros, dijo, España representa la colonización a través de sus misioneros y de quienes alfabetizaron por primera vez a nuestro pueblo. De ninguna manera la conquista.

Con información de Antonio Díaz

fjb

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios