El Maximato de Videgaray o ¿quién manda aquí?

Salvador García Soto

Nunca como esta vez Videgaray dejó claro quién toma las decisiones importantes. Si Peña nombra candidato a Meade, confirmará quién fue el “titiritero” todo el sexenio

Como quien toma realmente las decisiones, anticipándose incluso a la definición del presidente Peña Nieto, Luis Videgaray Caso dio ayer una señal que agitó el avispero de la acelerada sucesión priísta: “Bajo el liderazgo de Meade hoy México tiene rumbo”, dijo el secretario de Relaciones Exteriores con la contundencia de quien destapa al “tapado”. Y cuando sus palabras ya habían levantado una ola de especulaciones sobre la postulación inminente del abanderado priísta, Videgaray tuvo el tino —bueno o malo, pero no casual— de comparar a José Antonio Meade Kuribreña, un técnico economista, con Plutarco Elías Calles, el viejo lobo sonorense que, además de fundar al PNR, impuso en el país un Maximato, por el que gobernó durante 10 años y terminado su gobierno manipuló a tres presidentes más de la República.

¿Hubo algo de proyección psicológica en la alusión de Videgaray al Jefe Máximo de la Revolución que manejó como “títeres” a varios presidentes? Parecía que al traer al presente a don Plutarco, más que referirse a las cuatro secretarías ocupadas por Meade en dos gobiernos distintos, el poderoso canciller hablaba de sí mismo; que aunque no llegará a ser presidente, sí podría —de confirmarse la candidatura de su amigo y si éste gana la Presidencia— mantenerse como el gran consejero de Los Pinos, el poder tras el trono por 12 años seguidos, que sumados los 6 que prácticamente gobernó en el Estado de México, serían 18 años de mover los hilos.

 

Revivir la memoria de Calles, además de su poder transexenal que terminó cuando Lázaro Cárdenas lo envió al exilio legal el 10 de abril de 1936, también recuerda el oscuro papel que Plutarco jugó en el asesinato de Álvaro Obregón el 17 de julio de 1928, siendo presidente electo. En el imaginario de la posrevolución y en referencias de algunos historiadores, quedó claro que detrás de la mano asesina del fanático León Toral y otros posibles tiradores, hubo un autor intelectual que siempre se asoció al presidente saliente que proclamaba la necesidad de “acabar con los caudillos” de la Revolución para consolidar la etapa institucional del movimiento. Con Obregón eliminado por las balas en La Bombilla de San Ángel, Plutarco Elías Calles tuvo el camino libre para imponer el interinato de su primer títere, Emilio Portes Gil, y dirigir al país seis años más.

A todo eso remitió ayer el canciller al hacer de una reunión del cuerpo diplomático un foro político y de “destape” anticipado. Algunos defensores decían ayer que la evocación de Plutarco “era una simple mención, sin intención”, pero en política no hay “inocencia”, menos en tiempos de sucesión y tratándose de un personaje con marcado interés por llevar a su grupo político del ITAM a la candidatura del PRI. La ambición manifiesta de Videgaray Caso de ser siempre el “gran decisor” y el hombre más poderoso de Peña fue evidente desde la campaña, luego en el equipo de transición y ya en el gobierno en Hacienda y ahora como jefe de la diplomacia. Es su sello y estilo: hacer sentir su poder y enorme influencia sobre el Presidente.

 

Pero nunca como esta vez Videgaray dejó claro quién manda y quién toma las decisiones importantes. Si Peña nombra candidato a José Antonio Meade, confirmará quién fue el “titiritero” todo el sexenio. Y ante tal confirmación, el secretario de Relaciones Exteriores ya no sólo parecería don Plutarco y su poder transexenal, sino que, comparado con don Luis, Limantour sería casi “un niño de pecho”.

 

NOTAS INDISCRETAS… Como prueba de la “cargada” en el PRI, ayer en San Lázaro se afirmaba que todos los sectores y organizaciones, junto a los Comités Directivos Estatales, ya firmaron el documento de “apoyo al candidato”, todavía en blanco y sin nombre, pero ya listo para ponerle Pepe al niño… Lo cierto es que ayer estuvo en Los Pinos el presidente del PRI, Enrique Ochoa, para “acordar” la convocatoria para el “proceso interno” para elegir al candidato que, anoche se informó, será emitida el 4 de diciembre. Arranca la maquinaria tricolor, con todo y matracas… El robo-homicidio del director de Izzi, Adolfo Lagos, ha vuelto a evidenciar la ineficiencia en la inseguridad y la procuración de justicia en el Estado de México. En los peritajes de la procuraduría mexiquense hay serias dudas sobre la cadena de custodia y sorprende que el procurador Alejandro Gómez haya dicho que no había casquillos de las armas de los delincuentes, cuando sabían que éstos llevaban armas que no dejan casquillos. No han citado, por ejemplo, a los directivos de Santander, responsables de poner escoltas a Lagos, pero eso sí, el gobierno de Alfredo del Mazo ha filtrado a medios fotos y teorías que, según afirman, fueron elaboradas por su asesora, Alejandra Sota, poniendo en riesgo el debido proceso y revictimizando a la víctima y a sus familiares. Parece que más que resolver el crimen, les preocupa procurar justicia en los medios… Dados girando. Escalera.

 

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios