¿Un grupo político quiere controlar la caja de Cruz Azul?

Raúl Rodríguez Cortés

En el pleito por el control de la Cruz Azul, que mantienen no más de 50 cooperativistas, de los 870 activos, alcanza a vislumbrarse la operación de un grupo político que pretendería el control de la caja de esa cementera que factura al menos 30 mil millones de pesos cada año.

A esa interpretación de un conflicto en el que ha habido acusaciones de corrupción, una asamblea amañada y desconocida, la suspensión de socios que pretendieron posiciones de mando, manifestaciones de protesta y tres atentados contra el domicilio de uno de los actuales directivos, según le informé aquí en la entrega pasada (https://bit.ly/2FM7Isz), se puede llegar a la luz de algunos hechos más o menos recientes.

Le había comentado que Víctor Velázquez Rangel, exdirector comercial, suspendido por el desfalco a la concentradora de distribución “Azul Cerámica”, siempre echa por delante su cercana relación con el hoy senador Miguel Ángel Osorio Chong, exsecretario de Gobernación y exgobernador de Hidalgo, estado en el que nació Cruz Azul y donde está una de sus plantas emblemáticas, la de Tula.

Pero no solamente es el decir de Velázquez, electo presidente del Consejo de Vigilancia de la Cooperativa durante una asamblea amañada que tuvo lugar en septiembre pasado y que, por sus vicios, fue desconocida por las autoridades.

Resulta que por intermediación de Velázquez y la presión ejercida desde Bucareli por Miguel Ángel Osorio Chong, el despacho jurídico “Fernando Martínez García de León”, del que es socio Eduardo, un hermano del entonces influyente secretario de Gobernación, obtuvo un buen número de contratos.

De acuerdo con la administración de la Cooperativa, algunos de esos contratos no fueron cumplidos y, por lo tanto, no pagados justo en los momentos más álgidos de la definición de la candidatura presidencial del PRI, proceso en el que el hoy senador hidalguense era protagonista.

Ese sería el punto de partida del recrudecimiento de un conflicto en el que, después, los cooperativistas desconocidos echaron mano de sus esposas, conocidas en la cooperativa como “las cruz hadas”, quienes encontraron en un senador priista el apoyo que les abrió foro en la Cámara Alta para denunciar a los directivos; y posteriormente, en el también senador Osorio Chong con quien habrían sostenido una reunión privada en enero pasado, en un hotel de la colonia Roma de la Ciudad de México.

Con estos antecedentes es difícil creer que sea una coincidencia la reactivación de acusaciones de corrupción, hasta ahora no demostradas jurídicamente, contra la actual directiva de Cruz Azul y que acaso sean parte de una campaña mediática que según algunos cooperativistas es operada desde “granjas cibernéticas” ubicadas en la colonia Guerrero por un español experto en medios contratado por Velázquez Rangel y su grupo para crear tendencias.

¿No será que el objetivo de la andanada no es la siempre bienvenida búsqueda de la transparencia, sino la toma de control de la caja de Cruz Azul? Porque tampoco parece coincidencia que la búsqueda de mecanismos de financiamiento del Grupo Hidalgo ocurra cuando la pérdida de votos sufrida por el PRI en la pasada elección redujo sustancialmente el dinero de sus prerrogativas electorales.

Instantáneas:

1. A TOCAR BASE. En los corrillos políticos del PRI se rumora que el doctor José Narro Robles, candidato a la presidencia nacional del partido tricolor ya fue llevado a tocar base con Carlos Salinas de Gortari, y que la mediadora del encuentro fue, nada más y nada menos, que la sobrina del expresidente y actual lideresa de ese partido, Claudia Ruiz Massieu. También se dice que otro connotado salinista, Emilio Gamboa, busca insistentemente el apoyo del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, para evitar que apoye al otro candidato a la presidencia del tricolor, el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas. Sabe que el grupo mexiquense es lo más poderoso que le queda al alicaído priismo.   

2. AMPARO. Los diputados federales del PAN, encabezados por su coordinador Juan Carlos Romero Hicks, obtuvieron de un juez federal una suspensión provisional de amparo contra los bloqueos a la Cámara de Diputados, recientemente los de la CNTE. Las autoridades federales y las de la CDMX deberán garantizar el resguardo del recinto de San Lázaro y el cumplimiento de su obligación de sesionar.

3. ALIANZAS. Tres laboratorios nacionales se incorporaron la semana pasada a la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf). Entre ellos está PISA, el más grande del país, así como Eseotres Pharms y Quimopharma. Ya son 35 los laboratorios nacionales agrupados en esta asociación, que encabeza Arturo Morales, quien la ha convertido en importante interlocutor en el sector salud. Con estas alianzas se plantará cara a los difíciles meses que se viene para la industria farmacéutica mexicana. Ya le contaré en la próxima entrega.
 

[email protected]
raulrodriguezcortes.com.mx
@RaulRodriguezC

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios