Empresarios van con Anaya si Meade no levanta

Mario Maldonado

No se descarta que los movimientos comiencen a darse cerca de la elección y posteriormente, si el ganador resulta Andrés Manuel López Obrador.

La palabra que usa uno de los empresarios más connotados del país para describir la situación político-electoral actual es que es ‘preocupante’. Los hombres y mujeres de negocios están preocupados por lo que va a suceder el 1 de julio y sus repercusiones. La mayor preocupación es que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) gane la presidencia y cambie radicalmente la política económica, cancele proyectos con el del nuevo aeropuerto y eche abajo algunas de las reformas estructurales. No obstante, también les inquieta que si no gana se ‘desate el tigre’, como lo advirtió el propio López Obrador, dada la ventaja tan grande que mantiene en las tendencias electorales.

El empresario en cuestión es uno de los multimillonarios y asesores económicos más relevantes del país. Me reuní con él el jueves pasado y en esa misma semana ya había atendido cuatro juntas de consejo de algunas de las compañías en las que participa. Cuatro de las más grandes de México. La pregunta que dominó las sesiones fue la misma: ¿qué va a pasar si gana Andrés Manuel López Obrador? Algunos analistas han descontado de sus estudios el posible riesgo que representa la eventual llegada de AMLO a la Presidencia; sin embargo, la caída que tuvo el peso la semana pasada, impulsada en parte por las encuestas que posicionan al tabasqueño cada vez más arriba de sus competidores, han evidenciado que los inversionistas comienzan a ponerse nerviosos ante lo que parece casi inminente: el triunfo de López Obrador.

¿Cuáles son el plan A y B de los empresarios? El plan A sigue siendo el candidato del partido en el gobierno, José Antonio Meade. El grueso de la iniciativa privada mantiene la esperanza de que tras el debate del domingo comience a crecer en las preferencias electorales. Sin embargo, también están conscientes de que, de no ser así, su apuesta tendrá que cambiar rápidamente y la segunda opción es Ricardo Anaya. El candidato de la coalición México al Frente se reunió hace un par de semanas con el Grupo Monterrey, donde figuran algunos de los principales empresarios del país. También tuvo acercamientos con los hombres y mujeres más relevantes del Consejo Mexicano de Negocios. El resultado de estas reuniones, me dice el empresario, fue satisfactorio. Lo consideran un “joven brillante, con talento y buenas propuestas”, aunque reconocen que le falta experiencia política.

Ricardo Anaya, entonces, es el plan B de los empresarios. El llamado ‘joven maravilla’ es visto como quien tiene más oportunidades de capitalizar su participación en los tres debates, por su conocida habilidad para desenvolverse frente a sus oponentes. Y así como consideran que Meade tuvo su última oportunidad en el debate del domingo, creen que un buen desempeño de Anaya podría catapultarlo para poder pelearle a AMLO la Presidencia.

El tercer escenario, poselectoral, tiene que ver con el posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador. ¿Habrá una fuga de capitales? Todo dependerá de cómo quede distribuido el poder de Morena en el Congreso y en los estados, así como de la política económica y los funcionarios que, finalmente, proponga en carteras clave como la secretaría de Hacienda, donde han trascendido que no será Carlos Urzúa quien se quedaría al frente, pues no cuenta con el respaldo internacional.

Si bien por el momento no han habido grandes salidas de capitales del país, no se descarta que los movimientos comiencen a darse cerca de la elección y posteriormente, si el ganador resulta Andrés Manuel López Obrador. Lo que sí está sucediendo es que mucha de la inversión extranjera que se tenía planeada traer a México está detenida, principalmente la europea, región con la cual el gobierno federal acaba de firmar la modernización del Tratado de Libre Comercio.

Por lo pronto, como lo publicamos en las columnas anteriores, ya se abrió un frente común de los empresarios en contra el candidato de la alianza Morena-PT-PES. El endurecimiento de la postura de la iniciativa privada se dio tras la radicalización del discurso de AMLO sobre las reformas estructurales y la intención de cancelar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. El asesor económico del tabasqueño, Alfonso Romo, ha rechazado que exista un rompimiento con los empresario, pero la realidad es otra: los principales hombres y mujeres de negocios del país utilizarán todo lo que tienen a su alcance para evitar que sea Presidente de México.

Caerá el peso con AMLO. Citibanamex considera a que de ganar la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador cambiará por completo la política económica y el peso padecería una deprecación.

El área de estudios económicos de la institución financiera advierte que los cambios propuestos por el candidato de alianza que encabeza Morena en términos de las reformas eventualmente causarían un deterioro económico.

“Se generarían inconsistencias macroeconómicas en términos de las políticas monetarias, fiscales y comerciales, así como distorsiones a nivel microeconómico”, expuso Sergio Luna, analista del Departamento de Estudios Económicos y Sociopolíticos.

El nerviosismo de los inversionistas comenzará a crecer conforme se acerque la elección, así que abróchese los cinturones.

Twitter: @MarioMal Correo: [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios