Carlos Slim juega sus cartas

Mario Maldonado

Carlos Slim siempre ha sido implacable con sus competidores, incluso con sus amigos, ex socios y cualquiera que ha querido quitarle un pedazo del negocio de telecomunicaciones. Para mantener su imperio intocado, el hombre más rico de México ha echado mano de todos sus recursos: económicos, políticos y legales.
Su batalla más reciente la libró en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde tras fuertes cabildeos finalmente obtuvo un amparo que eliminará la llamada tarifa cero de interconexión. El principal afectado con esta decisión será AT&T, la empresa que hace poco más de dos años y medio entró a competirle fuerte al mercado mexicano.

No hay que perder de vista que la telefónica estadounidense fue accionista de América Móvil y que su actual CEO global, Randall Stephenson, fue pupilo de Slim.

¿Estamos ante otra revancha del ingeniero? Parece que sí. Ya lo hizo en el pasado con Telefónica, que no quiso aliarse con Telmex para entrar a competir al mercado hispano de Estados Unidos y a la vuelta de unos años su empresa América Móvil se fue con todo contra la española en México y América Latina, donde era líder. Movistar, por cierto, será otro de los grandes afectados por la eliminación de la tarifa cero.

Si bien los especialistas del sector telecomunicaciones están divididos: unos dicen que la sentencia de la Corte, la cual devuelve al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) la facultad de fijar las tarifas de interconexión a la empresa de Slim, fortalece al regulador, otros —incluyendo al resto de la industria y a futuros competidores como Altán, el operador de la Red Compartida— consideran que es un golpe al corazón de la reforma telecom y tendrá un impacto en las tarifas de telefonía y en las inversiones, sabremos quién tiene la razón el próximo año, cuando entre en vigor la medida y se asignen las nuevas tarifas.

Mientras tanto, vale la pena revisar algunos hechos recientes que podrían explicar el “triunfo” de Slim en la Corte, así como la razón por la que se le ha visto muy cerca del gobierno del presidente Peña y cada vez más lejos de Andrés Manuel López Obrador. Porque sí, el ingeniero sabe jugar sus cartas en política.

Recordarán la inesperada pero muy concurrida conferencia que dio el empresario mexicano en enero pasado para hablar de Donald Trump, con quien se había reunido previamente en Florida.
Fue una muestra de apoyo al gobierno del presidente Peña, pero también aprovechó los reflectores de los medios nacionales e internacionales para mandarle algunos mensajes sobre las regulaciones a las que está sujeta su empresa por ser preponderante.

“Es absurdo que haya medidas en un mercado donde ya hay una intensa competencia… que la empresa nacional esté subsidiando a las empresas extranjeras, que además no les hace falta ese subsidio”, soltó Slim en clara referencia a la eliminación de la tarifa cero que ya entonces litigaba en la SCJN.

El primer guiño para el ingeniero vino cerca de tres meses después, a principios de abril, cuando el IFT —que es un organismo autónomo, pero en cuyo pleno tienen influencia varios funcionarios del gabinete del presidente Peña, como el ex consejero jurídico Humberto Castillejos, amigo del comisionado presidente Gabriel Contreras—, autorizó a América Móvil comprarle 60 MHz de espectro radioeléctrico en la banda 2.5 GHz a MVS para desplegar su red de cuarta generación.

En supuesto agradecimiento, durante la campaña a gobernador en el Estado de México la empresa de Slim, UnoTV, publicó y envió vía mensajes de texto una serie de notas en contra de la candidata de Morena, Delfina Gómez, según acusaciones del propio Andrés Manuel López Obrador.
“En los últimos dos meses, sobre todo durante la campaña del Estado de México y unos días antes de las elecciones, fuimos blanco de ese medio de Carlos Slim”, señaló el presidente de Morena, quien desde que era jefe de gobierno de la Ciudad de México estrechó lazos de amistad con el magnate.

La confirmación de un acercamiento entre Slim y Los Pinos fue la sentencia, por votación unánime, de la Corte a favor de América Móvil. En la SCJN, “Don (Humberto) Castillejos”, como lo describió ayer en su columna Carlos Loret, también tiene una gran influencia.
A esto se suman las reuniones privadas que ha sostenido el ingeniero con el presidente Peña y los “presidenciables” del PRI, según ha trascendido.

¿Será que Slim ya encontró la fórmula para asegurar que América Móvil mantenga su hegemonía en el multimillonario negocio de las telecomunicaciones en México?

Twitter: @MarioMal Correo: [email protected]

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios