Se encuentra usted aquí

Desarrollo del mercado de capitales en México

El mercado de capitales en México debe de crecer al menos cinco veces dado el tamaño de la economía y la calidad de sus emprendedores. Esta debería ser una de las principales prioridades de todos los participantes del mercado
15/03/2019
01:09
-A +A

México es un mercado emergente muy atractivo para inversionistas globales. Es un país grande, en crecimiento y con una población joven de la que han surgido emprendedores de talla mundial que han fundado grandes compañías globales en varias industrias.

No obstante, y a pesar del atractivo de México como destino de inversión, los mercados de capitales en el país continúan subdesarrollados. La oferta de oportunidades de inversión es limitada, ya que sólo existen 145 compañías listadas en la bolsa de valores (a comparación de más de cinco mil en India) y menos de 300 emisoras de deuda pública (a comparación de ~3,000 en EUA). La demanda para estas inversiones también es escaza, con sólo 264,000 cuentas en casas de bolsa (comparado con más de 20 millones en EUA) y más del 70% de los activos de fondos de pensiones invertidos en instrumentos de renta fija.

En nuestra opinión, el desarrollo de los mercados de capitales debería de ser una de las principales prioridades de todos los participantes del mercado en México: reguladores, inversionistas, emisoras e intermediarios. Estudios indican que el tamaño del mercado de capitales esta positivamente correlacionado con el desarrollo económico (el crecimiento del tamaño de los mercados de valores tiene una relación causal 1-a-1 con el crecimiento del PIB per Cápita). Adicionalmente, la liquidez del mercado permite a inversionistas y emisoras cumplir con sus necesidades de fondeo a través del mercado, reduciendo los costos de inversión y el costo del capital, y acelerando el crecimiento económico.

No existe una fórmula mágica para lograr el cambio. El desarrollo del mercado de capitales requiere de varias iniciativas apoyadas por todos los participantes de la industria. Por lo anterior, a continuación, enlistamos las acciones que creemos detonarían el desarrollo de los mercados de capitales en México.

Reforma de los fondos de pensiones. Entre los países de la OCDE, México tiene una de las menores tasas de contribución (6% comparado contra un promedio del 18%). Incrementar el tamaño de los fondos de pensiones por diez puntos porcentuales del PIB podría resultar en un crecimiento de siete puntos porcentuales del PIB en el tamaño del mercado de valores. Adicionalmente, se debería de enmendar la regulación que prohíbe a los fondos de pensiones invertir en fondos de inversión locales ya que esto limita el surgimiento de una industria de administración de activos competitiva.

Desarrollo de la industria de Asesores Financieros Independientes (“AFIs”) para distribuir productos de inversión. Alrededor del 80% de los productos financieros en México se siguen distribuyendo a través de sucursales bancarias. En Brasil, hemos observado cómo firmas independientes de asesoría de inversión con más de 4,000 AFIs han capturado más de 30% del mercado. Los reguladores deben de promover y regular adecuadamente a los AFIs. Los administradores de activos locales deben de aceptar y apoyar este método de distribución y atenderlo a través de plataformas abiertas.

Educación financiera para inversionistas individuales. Existen tres veces más cuentas de criptomonedas que cuentas en casas de bolsa en México, y cerca del 60%de los activos de inversionistas individuales se encuentran invertidos en cuentas de cheques, resaltando la falta de sofisticación de los inversionistas individuales. Las bolsas de valores (BMV y BIVA) deberían de formar asociaciones con proveedores tecnológicos de educación para desarrollar cursos de educación financiera en línea para inversionistas individuales. La preparación y promoción de estos cursos podría ser financiada por intermediarios financieros a cambio del derecho a ofrecer la apertura de cuentas en sus instituciones a los graduados de estos cursos. Adicionalmente, los intermediarios deben de continuar invirtiendo en plataformas tecnológicas, incluyendo el desarrollo de asesores virtuales, para facilitar el acceso de los inversionistas individuales al mercado.

Incentivos fiscales para inversionistas individuales. Solamente uno de cada 500 mexicanos lleva a cabo transacciones en la bolsa de valores (a comparación de uno de cada 10 estadounidenses). La decisión de Tailandia de eliminar el impuesto a las ganancias de capital para inversionistas individuales resultó en un crecimiento de 2x en el número cuentas en casas de bolsa en un periodo de 5 años (los inversionistas individuales ahora representan en promedio 55% del volumen operado en Tailandia). Creemos que en Brasil, una disposición fiscal que permitió a los inversionistas compensar impuestos entre distintos fondos de inversión (“Conta e Ordem”) aceleró de manera significativa la entrada de flujos al mercado de capitales. Si se ofrecieran incentivos similares en México, probablemente se incrementaría significativamente el número de inversionistas individuales.

Incentivos para nuevas emisoras. El número de emisoras públicas en México ha decrecido en los últimos años. La regulación debería de permitir el listado de acciones duales (con y sin derecho a voto) para motivar a empresas familiares que no quieren perder el control a ingresar al mercado de capitales, lo cual es una práctica común en mercados de valores desarrollados. También creemos que la reciente regulación que busca reducir el impuesto a las ganancias de capital para nuevas emisoras debe de ser implementada lo antes posible y sin excepciones.

Desempeño de las Ofertas Públicas Iniciales (“OPIs”). Desde 2014 se han llevado a cabo solamente 20 OPIs, las cuales han tenido un rendimiento promedio del -11%. Los intermediarios deben de ser responsables de educar a las nuevas emisoras en la importancia de cumplir con los resultados de corto plazo posteriores a la OPI. La mitad de las nuevas emisoras desde 2014 ha fallado por más de 5% en los objetivos de resultados de corto plazo, lo cual ha derivado en un rendimiento promedio del –29% en el valor de sus acciones y ha disminuido el atractivo de las OPIs como un instrumento de inversión.

Liquidez y formadores de mercado. Solamente 42 emisoras en México cuentan con suficiente liquidez. Se debe de implementar una regulación que permita el préstamo de acciones (factor clave para desarrollar el mercado de ventas en corto). Adicionalmente, las bolsas de valores y los intermediarios deberían de redoblar los esfuerzos como formadores de mercado, especialmente para emisoras pequeñas y medianas.

Órgano regulatorio autónomo. La CNBV es responsable de la difícil función de supervisar y regular tanto a la industria bancaria como al mercado de valores. La complejidad y el tamaño relativo del sector bancario no permite que la CNBV dedique suficientes recursos para desarrollar el mercado de valores. Se debe de designar a un regulador independiente con el mandato dual de desarrollar y regular el mercado de valores.

Creemos que el mercado de capitales en México debe de crecer al menos cinco veces dado el tamaño de la economía y la calidad de sus emprendedores. Algunos participantes del mercado, con el apoyo del gobierno, ya han logrado un buen avance. Este es el momento de redoblar esfuerzos y trabajar en conjunto como industria para alcanzar este objetivo.
 

Director y jefe de la oficina de General Atlantic en México
Luis Cervantes
Director y jefe de la oficina de General Atlantic en México