Populismo

Luis Cárdenas

Giovanni Gentile, entre otros, hablaba en 1928 sobre las ventajas del autoritarismo sobre las libertades. En el volumen 6 de sus Bases Filosóficas Sobre el Fascismo, Gentile sostuvo que el fascismo podía concretar los ideales democráticos con más amplitud que la democracia misma.

Por aquellos años, Gentile era una sola voz entre muchas más que apostaban por la erosión de los valores democráticos y cuyas influencias tendrían gran éxito: ya en los treintas la sociedad europea, en parte asustada por el crack económico del 29, en parte con la sangre hirviendo aún por las heridas de la Primera Guerra Mundial, en parte con nostalgia por los entonces imperios en decadencia y en parte curiosa ante radicales propuestas de la época, vio ascender y empoderarse al nazismo o al Partido Nacional Fascista. Sí, Europa, a través de la democracia, le apostaba a terminar con la democracia.

Tomo estos apuntes con base en algunos fragmentos, estremecedores e impertérritos ante lo políticamente correcto de hoy, del ensayo de Jan-Werner Müller, ¿Qué es el populismo?, una lectura, creo, obligada para que podamos entender el rumbo del presente y prevenirnos a los posibles escenarios del futuro.

Claramente hoy vivimos un cambio global, de pronto parece ser que una gran parte de la sociedad en el globo optó por dejar todo en manos de hombres y mujeres autoritarios, por el camino fácil, por culpar a lo externo, por ver “en la otredad” la estirpe de todos sus problemas y, como en los treintas, por darle otra oportunidad al autoritarismo sobre las libertades.

Creo, firmemente aún, que no es el caso mexicano, pero veo con preocupación que gran parte del mundo opta por lo monocromático sobre la amalgama, el crecimiento de las ideologías (neo) fascistas no puede predecir nada halagüeño para el destino de las nuevas generaciones que, sobra decir, crecerán con una propaganda impuesta que les impedirá el contraste de lo que una vez fue el mundo liberal y plural que gozamos.

Somos un mosaico, diferir nos hace fuertes, el “pueblo”, a pesar del discurso populista que excluye al “otro, es realmente el todo. Confío en que esa mayoría silenciosa de la cuál Muller hace analogía con la tristemente célebre frase pronunciada por Nixon, se haga valer, como una excepción a la regla, simplemente, por esa nimiedad llamada “libertad”. Ojalá.

Lean ¿Qué es el populismo?, urge entender la época.

DE COLOFÓN.— ¿Qué pasaría si pensamos en que quiero ganar lo mismo que el que gana más que yo, en lugar de pensar que quiero que el que gana más, gane lo mismo que yo?

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios