Mancera contra Anaya o ¡todos contra todos!

Luis Cárdenas

Escuché la propuesta a Rafael Moreno Valle, quizá fuera de contexto para el nivel político que priva en el ambiente: ¿Cómo puede salir un candidato que encabece el Frente Amplio Democrático?, ¿de dónde puede emerger una figura disruptiva (o no tanto) que sea capaz de enfrentarse a Andrés Manuel López Obrador y al PRI al mismo tiempo?, ¿de dónde sale la mujer o el hombre que encabecen la tercera vía?

Moreno Valle se siente seguro de ganar en una elección abierta entre aspirantes, se imagina en una especie de “pre boleta” con Miguel Ángel Mancera, Silvano Aureoles, Graco Ramírez, Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Luis Ernesto Derbez, Ernesto Ruffo, Juan Carlos Romero Hicks, Juan Zepeda y un largo etcétera, en una campaña de frente a la ciudadanía que sería una depuración de aspirantes para elegir a un solo candidato que encabece la oposición moderada que le haría frente a Morena y que se vendería como una alternativa al PRI.

Escucho a Moreno Valle seguro de ganar con este método quizá porque existe una gran campaña de alto impacto bajo el esquema de un libro que cuenta su vida y que ha sido duramente cuestionada ética y legalmente.

Pero, independientemente de que el método favorezca o no a uno de los aspirantes, es muy probable también que una campaña para elegir a un candidato de tercera vía resulte una idea positiva en una ciudadanía hastiada de políticos impuestos, sería algo así como una pre elección que garantizaría al aún imaginario Frente Amplio Democrático un posicionamiento importante durante varias semanas.

Además, mediante una elección abierta, es también muy probable que los perredistas que se sienten reacios a apoyar a un panista terminen, ahí sí, apoyando la propuesta si es que, verdaderamente, sale de una consulta popular inédita en la historia del país, un tema que al menos mantendría la poca cohesión que existe en el PRD.

Existe otro camino para el panismo con o sin Frente Amplio que, seguramente, lo llevaría a fracturarse llegando muy debilitado al 2018: la imposición del candidato desde las élites del partido, dejando fuera a la militancia.

Y es que los panistas llevan muy marcado en su ideología el proceso democrático para elegir candidato presidencial, el dedazo no va con la mayoría sin importar los círculos de poder, ni Calderón era el favorito de Fox ni Josefina la favorita de Calderón.

Y si el PRD va solo, seguro terminará vendiendo caro su amor.

Pero un Frente Amplio con un candidato electo por todos los ciudadanos interesados suena bien… para un país con mayor altura de miras.

DE COLOFÓN.— La negociación en Oaxaca con la CNTE se llevó las palmas, no fue nota de ocho pero es importante: sí hubo clases en el estado, ojalá dure.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios