Se encuentra usted aquí

El error de los seleccionados

Un futbolista profesional tendría que estar mejor asesorado en todos los sentidos, desde cómo comportarse de alguna u otra manera al ser una persona pública hasta ver dónde invertir su dinero
El error de los seleccionados
08/06/2018
00:00
-A +A

A menos de 15 días de alcanzar el sueño de todo aquel que desde niño decide patear una pelota y jugar futbol, a ocho de los seleccionados nacionales se les ocurrió la maravillosa idea de organizar una fiesta de despedida en su noche libre.

Aquí el tema va más allá de si estuvo mal lo que hicieron, porque cada uno de ellos es libre de hacer en su rato libre lo que mejor le parezca, con las consecuencias (para los que son casados) que esto pueda traerles dentro de su matrimonio. Pero lo que sí se tendría que analizar es el por qué de esta decisión, cuando están a tan pocos días de cumplir un sueño y cuando, se supondría, tendrían que darle la importancia que esto conlleva al representar al balompié de su país en una Copa del Mundo.

Hoy, la mayoría de ellos —al parecer— no dimensionó lo que podría pasar y algunos ya están pagando las consecuencias en casa.

Lo que supe por gente muy cercana a la Selección es que, después del problema que esto le generó a Héctor Herrera en su matrimonio, la llamada de atención no se hizo esperar, porque —si bien— como les decía, no fue en horario de entrenamiento o dentro de la concentración, hoy ya le metió una presión extra al equipo, la cual se tendría que haber evitado al máximo y a esta hora ya, en la mente de los casados, está el salvar su matrimonio antes de jugar un Mundial.

Un futbolista profesional tendría que estar mejor asesorado en todos los sentidos, desde cómo comportarse de alguna u otra manera al ser una persona pública hasta ver dónde invertir su dinero antes de perderlo, como ha sido el caso de la gran mayoría en este deporte.

El trabajo en casa es fundamental cuando llega el momento de dar el brinco a la fama y a esos grandes sueldos, pero también creo que los clubes y las selecciones podrían realizar un trabajo mucho más de apoyo junto con los psicólogos, con los que cada uno de ellos cuenta, para darle a sus empleados —que en este caso son los futbolistas— una mayor estabilidad emocional, que les permita ser mejores en todo lo que realizan y, de esa manera, tener un mejor resultado.

Ojalá que, por el bien del conjunto mexicano, puedan superar este mal momento los jugadores que se involucraron en este problema de faldas y que su desempeño en la Copa del Mundo sea mejor de lo que la gran mayoría de los aficionados espera de ellos, que el equipo tricolor pueda tener un campeonato histórico. 

Comentarios