Suscríbete

No hay jornada sin errores

Gilberto Alcalá

Parece muy complicado que el arbitraje mexicano pase una jornada sin ser señalado por su ineficacia sobre el terreno de juego. Son pocos los partidos en los que no hay equivocaciones y ahora hasta un técnico que gana, acusa a un silbante de prepotencia y de actos burlones para con sus jugadores. Ganando se queja del arbitraje, eso si es para Ripley.

Se trata de Roberto Hernández, técnico del Morelia, quien después de vencer a los Pumas, señaló a Fernando Hernández de una actitud poco profesional durante y al final del partido. Con, incluso, amenazas de expulsión para sus futbolistas, lo que se sumó al error de no marcar una mano en el área de Monarcas, que pudo ser el empate para los Pumas y la permanencia de Paco Palencia.

Es terrible que los jóvenes adopten actitudes de otros silbantes que sienten que pueden hacer este tipo de cosas sin que suceda absolutamente nada.

Luego, el terrible error de Adonai Escobedo en el Atlas vs. Lobos BUAP, cuando expulsa sin razón a Barreiro, quien por segundo partido consecutivo ve la roja sin merecerlo.

Se ve que Escobedo no estudia los partidos del fin de semana anterior, ni los errores de sus compañeros y cometen los mismos yerros de los otros árbitros.

Entre penaltis no marcados, otros mal señalados, destaca el que César Ramos le otorgó al Guadalajara en el encuentro ante Santos. Es una lástima que la gente de experiencia y que tiene que cargar con la responsabilidad, también tenga estos errores que no le hacen bien al futbol mexicano y que solamente alimentan las especulaciones de una posible compensación ante las quejas de uno y otro equipo.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios