Suscríbete

Chivas necesita otro clásico tapatío

Enrique Beas

En lo deportivo no hay competencia cuando uno tiene 12 estrellas y el otro sólo 1 y es de hace más de 60 años

Llevo varias campañas en donde en mis distintos espacios y en mis redes sociales he reflexionado de la perdida de rivalidad del que era el gran y fabuloso clásico tapatío. Siempre con grandes partidos, espectáculo en la cancha y protagonistas de tremendas noches. La razón es muy sencilla: es el clásico más dispar que hay en nuestro futbol mexicano.

El famoso dicho #AloAtlas lleno de mediocridad que se interpreta como de heroísmo ha confundido al aficionado más fiel de nuestros estadios. Si uno revisa los 2 clásicos regionales del América podemos ver finales jugadas entre ellos y con muchos títulos de sus rivales: Pumas 7 y Cruz Azul 8 por los 12 del América. Incluso el duelo regio que ha ganado muchos reflectores en lo últimos años gracias a sus inversiones y mas allá de la pasión que se vive en sus tribunas con 6 campeonatos de los Tigres por 4 del Monterrey y ya con una gran final jugada recientemente.

Por eso y quitando el gran color y sabor que se vivirá hoy en el Jalisco, en lo deportivo no hay competencia cuando uno tiene 12 estrellas y el otro sólo 1 y es de hace más de 60 años. A esto le sumamos que al parecer la directiva rojinegra encabezada por el buen empresario Gustavo Guzmán, se empeña en destrozar el poco orgullo atlista que queda. Hoy se vivirá un partido muy peculiar con el único equipo que no ha anotado un solo gol en la campaña.

Tampoco es que Chivas domine nuestra amada Liga MX, pero puede y debe salir con una semana perfecta de 9 puntos en los 3 partidos jugados y meterse en zonas de liguilla ganando en su otra casa, el Estadio Jalisco. Ahora, para que no crean que esto fue escrito con el corazón rojiblanco acá expongo lo que vive hoy el mundo zorro o de las margaritas como le decían los aficionados chiva a su archirrival:

1) Mala elección de refuerzos: dejaron ir a Milton Caraglio, su máximo goleador en los últimos torneos, y trajeron a Octavio Rivero, un futbolista que marcó solo 5 goles en toda la temporada 17/18 y a Alejandro Díaz, canterano del América que desde su debut en el Apertura 2014 solo tiene un gol en primera división, de ahí su ausencia de festejos. Ricky Álvarez, su “fichaje estrella” ha tenido más lesiones que goles en la última etapa de su carrera. Disputó solo 15 partidos en su último año con la Sampdoria, ninguno completo, en donde anotó un solo gol y dio una asistencia.

2) Confianza a un técnico con poca experiencia: a pesar de que Gerardo Espinoza no perdió en sus cinco partidos del torneo pasado tras sustituir a Ruben Omar Romano, ha quedado claro en este Apertura 2018 que se necesita a un estratega más experimentado tras dos empates, cuatro derrotas, cero goles a favor y nueve en contra.

3) Los jóvenes no están bien arropados: si bien el Atlas es el equipo que más minutos les ha dado a los menores de 21 años, no hay una base de extranjeros que puedan ayudarlos a evolucionar.

4) Falta de líder dentro de la cancha: tras la salida de Rafael Márquez de las canchas, el equipo no ha encontrado a un futbolista que pueda fungir como líder dentro del terreno de juego.

Así que no le demos más vueltas, ojalá la crítica constructiva venga para uno de los equipos con mayor tradición en nuestro futbol, antes de que sea demasiado tarde. ¡Bienvenidos, bienvenidos! A esos días donde uno piensa que Chivas necesita otro clásico tapatío.

Comentarios