Se encuentra usted aquí

Rebelión en Semarnat: No quieren dar luz verde a Santa Lucía, pero...

12/06/2019
03:35
-A +A

“Por favor, publícalo”, piden funcionarios de Semarnat, que quieren guardar el anonimato. Sienten demasiada presión “de arriba” para iniciar las obras del aeropuerto en Santa Lucía, pero saben que el mismo gobierno no ha cumplido con los requisitos ni tiene todos los estudios para que la Semarnat les apruebe su Manifestación de Impacto Ambiental, que es la luz verde para construir.

No quieren dar esa autorización, pero tienen miedo de decirlo en público.

Argumentan que Semarnat no cuenta con la información suficiente para emitir de manera fundada y motivada un resolutivo de impacto ambiental, por lo que está obligada a rechazar la Manifestación presentada por el Ejército (constructor del nuevo aeropuerto), o cuando menos solicitarle información adicional. Según la información que me hicieron llegar funcionarios y especialistas, el 15 de abril pasado, la Secretaría de la Defensa presentó a la Secretaría del Medio Ambiente la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto “Construcción de un Aeropuerto Mixto Civil / Militar con Capacidad Internacional en la Base Aérea Militar No. 1 (Santa Lucía, Estado de México), su Interconexión con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y Reubicación de Instalaciones Militares”. Fue elaborada por el Instituto de Ingeniería de la UNAM. Posteriormente, el Ejército presentó información complementaria. Dichos estudios se encuentran disponibles para su consulta en la página de la Semarnat.

Funcionarios y especialistas diagnostican que ambos documentos presentados por el Ejército a la Semarnat tienen varias omisiones graves:

1. Movieron la pista, pero sigue topándose con el cerro. Si bien se indica que uno de los problemas detectados en la planeación para la ubicación de la pista sur es la presencia del Cerro de Paula, en los mapas presentados se observa que parte de la ruta de aproximación y despegue de esa pista 04C-22C aún incide con el cerro.

2. No cuadra el tamaño: no coinciden las superficies referidas en la Manifestación de Impacto Ambiental y las que resultan de medir las coordenadas que se señalan.

3. No estiman bien el impacto del ruido. De hecho, usa una imagen del aeropuerto ¡de Munich! Y no contemplan el ruido al que se vería sometida la población de las instalaciones de la Sedena que serán reubicadas y donde actualmente hay viviendas, parques, escuelas, un hospital. La tecnología permite modelar las emisiones de ruido que tendrá un aeropuerto y proyectar a varios años en función del tráfico aéreo que se espera. No se hizo.

4. Quieren sacar agua de un acuífero sobreexplotado. Se indica que la fuente de suministro de agua serán los pozos de la Base Aérea Militar No. 1, sólo que se extrae del acuífero Cuautitlán-Pachuca que está sobreexplotado, lo que actualmente ya representa desabasto o tandeo en la zona. Como posible solución hablan de usar ductos del acuífero Valle de Mezquital, sólo que éste tiene, según la Conagua, zonas de veda. Tampoco presentan los criterios de diseño para la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, y omiten la estimación de volúmenes en las diferentes etapas del proyecto.

5. No describen la construcción de la interconexión con el Aeropuerto Benito Juárez, así como, las características y construcción de un hotel, una planta de tratamiento de residuos sólidos, del área de combustibles y almacenes. Y como no los describen, tampoco analizan sus impactos ambientales ni aclaran su propuesta de mitigación.

6. Si no vieron los cerros, menos los cedros: no evalúan el impacto a los individuos existentes del árbol cedro blanco (Cupressus lusitanica) y nopal (Opuntia streptacantha), especies en protección. Además, tratan de justificar que la flora al interior de la Base Aérea Militar no es natural sino pastizal inducido, pero el Inegi establece que es un ecosistema de pastizal halófilo (vegetación natural). Súmele que la flora en el tramo de interconexión con el Aeropuerto Benito Juárez no fue evaluada.

7. No hay estudio de riesgo aviar, por lo menos de un ciclo anual, que incluya los movimientos migratorios estacionales a fin de evaluar el riesgo de colisión con las aeronaves o la seguridad de los vuelos.

8.- Tampoco de contaminación del aire. La propia Manifestación reconoce que existen datos que no son representativos de la zona donde se ubicará el aeropuerto, como los resultados de calidad del aire de las estaciones de monitoreo cercanas.

Y una falla estructural: una Manifestación de Impacto Ambiental debe elaborarse con base a un plan maestro definitivo considerando por lo menos una ingeniería básica. Nada de eso existe. Sólo hay un plan maestro preliminar.

 

Carlos Loret de Mola
Carlos Loret de Mola Álvarez, nació en Mérida, Yucatán, México, estudió Economía en el ITAM. Comenzó su trayectoria periodística como reportero desde que cursaba la preparatoria. Fue titular del...

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA