2017: no fui buen profeta

Alejandro Hope

Hace un año, en esta columna, hice cuatro predicciones sobre 2017 (http://eluni.mx/2hJRTru). Doce meses después, es momento de revisarlas ¿Anduve acertado? ¿O traía la puntería chueca? Va mi evaluación personal:

1. “El Chapo se irá. Salvo que ocurra algún evento inesperado (algo nunca descartable con Joaquín Guzmán), el capo mayor del Cártel de Sinaloa será extraditado a Estados Unidos en el transcurso del año”. Aquí me puedo apuntar un acierto. La extradición de Joaquín Guzmán sucedió 17 días después de publicada mi columna, menos de 24 horas antes de la toma de posesión de Donald Trump. Esto, sin embargo, no me amerita un premio Nostradamus a la clarividencia: para finales de 2016, El Chapo estaba contra las cuerdas. Su equipo legal había agotado ya todos los recursos para evitar su traslado a Estados Unidos. Ya sólo era cuestión de encontrar el momento justo para la extradición y este vino en las horas finales de la presidencia de Barack Obama. En conclusión, me doy una palmadita en la espalda, pero no muy fuerte.

2. “La violencia se quedará. 2016 fue el año del repunte de la violencia homicida. Con alta probabilidad, se acumularon más de 25 mil víctimas de homicidio (en la cuenta de Inegi) en los últimos doce meses. 2017 pinta peor: si el número de víctimas de homicidio se mantiene a lo largo del año cerca del promedio de los últimos cinco meses, el total anual será muy cercano al de 2011 (27 mil 213)”. Le atiné a la tendencia, pero me quedé corto en el número. Con casi total certeza, vamos a concluir el año con casi 30 mil víctimas de homicidio. Me sorprendió el vigor de la escalada de violencia. Yo suponía hace un año que estábamos cerca de un pico. Claramente, estaba equivocado. Muy equivocado.

3. “La Iniciativa Mérida se acabará. Desde hace una década, la relación de seguridad entre México y Estados Unidos ha estado regida por la Iniciativa Mérida. Ese marco de cooperación probablemente llegará a su fin en 2017. Nadie va a anunciar formalmente su cancelación, pero va a morir en los hechos. La suspensión o la reducción de la asistencia económica a México podría ser un mecanismo relativamente indoloro para que Donald Trump demuestre a su electorado que nos está “cobrando el muro”. Apúntenme otro error. Hasta donde entiendo, la Iniciativa Mérida ha sobrevivido al primer año de Donald Trump. La asistencia económica a México ha perdurado, aunque en cantidades modestas (menos de 200 millones de dólares al año). Más importante, no parece haber cambiado significativamente la relación de seguridad con Estados Unidos. El gobierno de México no ha querido o no se ha atrevido a ponerla sobre la mesa en la renegociación del TLCAN. En pocas palabras, el status quo se acabó imponiendo.

4. “Habrá al menos un cambio significativo en el gabinete de seguridad. Esta predicción no requiere muchas dotes de oráculo. Según todas las encuestas, Miguel Ángel Osorio Chong es el puntero para hacerse de la candidatura presidencial del PRI. Buscar la nominación priísta probablemente lleve a Osorio a dejar la Secretaría en algún momento del último trimestre del año”. Sí hubo un cambio significativo en el gabinete de seguridad, pero no fue el que yo anticipaba. Contra mi expectativa, Raúl Cervantes dejó la PGR menos de un año después de asumir el cargo. En cambio, Miguel Ángel Osorio Chong fracasó en su intento de quedarse con la candidatura presidencial del PRI y se mantiene en la Secretaría de Gobernación. Pónganme tache.

En conclusión, le atiné a una, medio acerté en otra y fallé en dos. En 2017, no fui buen profeta. Espero estar más acertado en 2018. Y si no, les prometo reconocerlo en estas páginas.

Feliz Año Nuevo.
 

[email protected], @ahope71

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios