Prevenir, no lamentar

Alberto Barranco

Minimizado frente a la magnitud de la catástrofe el posible monto de la factura para la reconstrucción de la infraestructura destruida por los sismos, aún así parecerían migajas los 15 mil millones de pesos de que dispondrá el Fondo Nacional de Desastres para el próximo año

El clamor habla de un escenario en que el organismo deje de ser reactivo para convertirse en preventivo, vía la identificación previa de los riesgos que enfrenta el país.

La amenaza no se agota sólo en temblores, inundaciones o ciclones, sino en los efectos cada día más visibles del cambio climático, a cuyo capricho se enfrentan temperaturas extremas.

En Perú y Bolivia, por ejemplo, el fenómeno conocido como Niño, cuyo signo más visible es la elevación de la temperatura del agua, y cuya incidencia se daba cada tres y siete años, se volvió recurrente entre 2016 y este año, convirtiéndose en Niño costero. El saldo fue de 78 muertos y 3 mil 224 millones de dólares en daños.

La experiencia llevó no sólo a diseñar un mapa de riesgos, sino a rediseñar las fórmulas de reconstrucción, utilizando materiales adecuados a la posibilidad de nuevos embates.

La fórmula mágica no es huir del riesgo, sino administrarlo.

En nuestro país la principal firma en materia de previsión de riesgos tiene como razón social Sespec, Consultores de Riesgos.

Nacida hace 37 años al fragor de la actividad vertiginosa del Grupo ICA en materia de construcción de infraestructura en el país, la firma trabaja en proyectos en Panamá, Chile, Colombia, Guatemala y Argentina.

En la larga ruta se ha colocado el termómetro en la construcción de las grandes presas, hidroeléctricas: y carreteras administradas por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos vía el Fideicomiso Nacional de Infraestructura.

Sespec representa a México en la Asociación Mundial de Consultores en Administración de Riesgos.

En el marco, tanto Perú como Bolivia y México están promoviendo la contratación de una póliza global de seguro frente a temblores, en la certeza de la recurrencia. Sin embargo, ésta estaría sujeta, naturalmente, a un estudio de riesgo, con recomendaciones al calce.

A mayor peligro mayor costo.

Aunque el gobierno de la Ciudad de México dio a conocer ya el mapa de riesgos de cara a temblores, que algunos califican de incompleto, el problema es que éste se convierte en instrumento para la especulación inmobiliaria.

Mientras se derrumba el valor de los terrenos en las zonas de mayor peligro, crece el de las consideradas como de menor riesgo, en lugar de ubicar esquemas de construcción, incluidos materiales, bajo estrictos procesos de verificación.

En el reino de la corrupción, construcciones desahuciadas tras el terremoto de 1985 reaparecieron años después con dos pisos menos y según ello reforzadas las columnas con placas de acero, o de plano con tres pisos más.

Naturalmente, no hubo al calce un estudio de riesgos que previniera si realmente el apuntalar las columnas era la solución.

Ahora que tampoco se trata de problemas de peso. Aunque la mole de granito y mármol con esqueleto de acero que representa el Palacio de Bellas Artes presenta un hundimiento cuantioso, explicable por haberse construido en una zona pantanosa desecada, hete aquí que el Palacio Postal, con 110 años de antigüedad, no se ha hundido ni un centímetro, por más que presentó daños cosméticos por el sismo pasado.

La receta es inaudita: Está cimentado sobre placas de acero bajo la línea del ingeniero Gonzalo Garita.

La diferencia no es tanto de zonas, sino la ubicación de todas las coordenadas del riesgo.

Prevenir antes que lamentar.

Balance general. En más de lo mismo de la denuncia planteada por un grupo opositor de la directiva de Concanaco sobre supuesta malversación de fondos públicos derivados de un programa para dotar de tabletas electrónicas a pequeños comerciantes, el Instituto Nacional de Transparencia. Acceso a la Información y Protección de Datos está exigiendo descubrir los velos del asunto.

La flecha apunta al Fondo Nacional Emprendedor y, naturalmente, a la propia cúpula mercantil, incluido el padrón de beneficiados y las características de los dispositivos, además de la capacitación correspondiente.

La querella se planteó por parte del Grupo Nueva Visión el 21 de febrero pasado ante la PGR.

Efecto cucaracha. La intervención del ejército, video promocional al calce en el agradecimiento del grupo México de Germán Larrea Mota Velasco propietario del Ferromex, logró desterrar los frecuente asaltos en la zona de Guanajuato, que en su momento había obligado a contratar guardias blancas.

Sin embargo, ahora el epicentro se ubica en Puebla.

El Ministerio Público acumula más de 100 denuncias por robo de mercancías en ruta a los puertos del sur-sureste del país, cuyo efecto es nulo.

De éstas 90 fueron radicadas ante la Fiscalía General del Estado, quien lo único notable que ha hecho fue nombrar un fiscal responsable de robo al ferrocarril de nombre Roberto Cruz Palma, cuya tarea no se ha visto.

La entidad federativa sufre de una escalada de violencia contra la población y las empresas, a cuya atención se plantean aspirinas como colocar botones de pánico, ofrecer mayor coordinación policiaca e instalar mesas de trabajo.

La ruta alcanza feminicidios, asesinatos de alcaldes, robo a camiones, asaltos a comercios y casas habitación, aunado a la actividad de los llamados huachicoleros.

El fiscal de Puebla es Víctor Carrancá Bourget, en tanto la Secretaría de Seguridad Pública está a cargo de Jesús Morales Rodríguez.

Apoyo al TLCAN. Quienes han integrado una alianza en defensa del Tratado de Libre Comercio de América del Norte son las agrupaciones de productores de cosméticos de los tres países. Estamos hablando de Care Productos Council de Estados Unidos; Cosmetics Alliance de Canadá, la Asociación Nacional de Industrias del Cuidado Personal y del Hogar y la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos.

El todos-para-uno se sustenta en un incremento de 400% en el comercio de este tipo de productos. Sólo de 2001 a 2008 el salto fue de 60%, pasando de 3 mil a 5 mil millones de dólares.

De hecho, se plantea que haya procedimientos regulatorios abiertos y transparentes; pruebas de seguridad con métodos alternativos reconocidos internacionalmente y alineación de requisitos de preetiquetado.

¿Libertad de expresión? De la implantación en teléfonos celulares, tabletas y computadoras del malware Pegasus como arma de espionaje en algunos de sus directivos, se está llegando a la intimidación directa a colaboradores de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

El “bájale de huevos”, pistola en mano y destrucción de celular al calce refleja nítidamente que la hidra de mil cabezas no está dispuesta a la mínima vulneración.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios