El ruso que vino a México a filmar sobre su cultura

El apunte

El cineasta ruso, Serguei Eisenstein vino a México a filmar una película sobre su cultura, pero su rodaje fue cancelado y la cinta no pudo salir a la luz bajo el lente del realizador.

 

Texto: Andrea Ornelas Villar

 

El cineasta ruso de origen judío, Serguei M. Eisenstein vino a México motivado por la idea de filmar una película que plasmara la cultura mexicana, sin embargo, por problemas personales con su productor, el proyecto fue cancelado.

 

El realizador soviético viajó a México desde Estados Unidos tras ser rechazados dos de sus guiones. En esa época Hollywood importaba talentos europeos para poder cubrir la demanda de las películas, y con ello trajo a directores, entre ellos, Serguei y varios de sus colaboradores.
 

serguei_eisenstein-que_vida_mexico-cine_mexicano.jpg

 

Fue así como decidió aceptar la propuesta del novelista Upton Sinclair de producir una película sobre México junto con otros dos cineastas soviéticos y comenzó el rodaje de la cinta “¡Que viva México!”

 

Debido a la amistad que sostenía con Diego Rivera después de la visita del muralista a Moscú  y el trabajo de escenografía que había realizado para la obra “El mexicano” junto con el estadounidense Jack London, Serguei estaba familiarizado con la cultura mexicana.

serguei_eisenstein-que_vida_mexico-cine_mexicano-diego_rivera-frida_kahlo.jpg
 
De este modo comenzó el rodaje de una de las cintas más emblemáticas del cine e inconclusas de la década de los cuarenta: “¡Que viva México!” en el año 1930 tras la dirección de Serguei.

 

La cinta constaba de cuatro episodios en los cuales se plasmaba, entre otras cosas, una boda indígena en Tehuantepec, el sacrificio de unos campesinos en una hacienda porfiriana, la preparación de un torero para el ruedo y las estampas de una mujer revolucionaria.

 

Asimismo el prólogo constaba de imágenes del México prehispánico y el epílogo con ilustraciones del Día de Muertos.
 

que_viva_mexico-serguei_eisenstein-cine_mexicano.jpg

 

Tras dos años de grabación, las diferencias con el productor y novelista, Sinclair  se hicieron cada vez más evidentes y éste decidió detener el rodaje y se canceló la filmación.

Con el material que se había obtenido de “¡Que viva México!” se realizaron distintos montajes. Los cuales tuvieron gran influencia en el cine mexicano y tuvieron entre sus mayores exponentes a Emilio Fernández y Gabriel Figueroa.

 

Serguei regresó a Moscú, donde filmó varias cintas que fueron prohibidas y se pudieron ver después de la muerte del dictador soviético, Stalin.
 

que-viva-mexico-serguei-eisenstein-cine.jpg
 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios