Una realidad posible

Paola Félix Díaz

En nuestro país existen aproximadamente 37.5 millones de jóvenes, de los cuales, por lo menos, la mitad viven en situación de pobreza y sufren discriminación por diversas causas. Condición que [email protected] convierte en un sector altamente vulnerable, ya que incluso “se les percibe como una amenaza para la cohesión social”. Dicha situación, conforma un problema creciente, debido a que reduce su espectro de oportunidades, impidiéndoles el pleno goce y ejercicio de sus derechos.

[email protected] jóvenes en nuestro país han sido [email protected] y [email protected] de los beneficios del desarrollo, de ahí que las propuestas del próximo presidente de la República resultan alentadoras y oportunas, ya que guardan estrecha congruencia tanto con la realidad nacional como con la internacional. El entorno y las circunstancias exigen respuestas y acciones decididas. Por ello el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lanzó el pasado lunes una nueva iniciativa que busca potenciar el papel de mil 800 millones de jóvenes de todo el mundo, bajo la premisa de que, “Si queremos crear un mundo más pacífico, sostenible y próspero para todos, y cumplir las metas del Programa de Desarrollo Sostenible para 2030, necesitamos que los jóvenes lideren”.

Necesitamos empoderar a [email protected] jóvenes, a través de nuevas estrategias que satisfagan sus necesidades, hagan realidad sus derechos y reconozcan sus contribuciones positivas como agentes de cambio. Estrategias incluyentes y eficientes de largo alcance que penetren en el núcleo del problema y las cuales convoquen a los sectores público, social y privado. Estrategias vigorosas como las comprometidas por Andrés Manuel López Obrador.

En palabras simples, necesitamos políticas públicas diseñadas bajo el entendimiento de que [email protected] jóvenes [email protected] constituyen “una gran fuente de innovación, ideas y soluciones”; sin embargo, también tienen múltiples desafíos y retos que enfrentar. Por lo que, construir un país próspero, desarrollado y pacífico implica entender a cabalidad cómo la falta de educación, empleo, salud y recreación impactan en su desarrollo, así como la violencia, los cambios del mercado laboral y la precarización salarial.

Es importante reflexionar sobre las cinco características de la estrategia Jóvenes 2030, propuesta por la ONU, para que, a manera de referente, sea la guía que nos convoque a trabajar sin descanso en la consecución de objetivos concretos. Existe una tarea inmensa para el próximo gobierno, para [email protected] jóvenes y para la sociedad, la cual dará seguramente frutos inmediatos debido a los valores, cultura y manera en que se procesan las experiencias en nuestro país, ejemplo de ello es el estudio publicado en días pasados por la Fundación de Bill y Melinda Gates, en el cual destacan, entre otros aspectos, que [email protected] jóvenes [email protected] en un 95% se encuentran optimistas con su propio futuro y una gran mayoría tiene confianza en México.

Optimismo y confianza que también el nuevo gobierno tiene hacia [email protected], al igual que diversos sectores de la sociedad, lo que de alguna manera anuncia resultados exitosos en los proyectos programados, particularmente en el de Jóvenes Construyendo el Futuro, cuyo objetivo es otorgar una beca de un año para que trabajen en empresas y adquieran las competencias que les permitan desarrollarse con éxito en el mundo laboral. Es decir, el cambio de paradigma empieza con la manera de nombrar las cosas y los hechos. En esta nueva etapa no se trata de construir un futuro para [email protected] jóvenes, sino de que [email protected] construyan el futuro.

Desde esta óptica transformadora, humanista, justa y respetuosa del ser humano estoy convencida que los anhelos y sueños pueden convertirse en una realidad posible.

Activista social. @LaraPaola1

Comentarios