Nostalgia por México

Nelson Vargas

He tenido que salir del país por cuestiones de trabajo, de seguimiento a algunos de los nadadores mexicanos que militan en universidades de Estados Unidos.

Por ello, viajé a Tucson, en donde dos nadadores de Acuática Nelson Vargas tienen participación con la Universidad de Arizona; aquí he tenido la posibilidad de platicar con algunas personas sobre la actualidad en México y el cambio de gobierno.

Estamos cerca de cumplir dos meses de esta nueva administración y hemos sido testigos de mucha politiquería en diferentes actividades de la vida nacional, y en lo que más me duele que es en la natación. Acciones que realmente no benefician a la gente que espera mejoren las cosas.

Qué más quisiera que estar en mi país, con mi familia, gozando de esa maravilla que es México. Pero al estar lejos, no puedo dejar de pensar en tantos problemas por los que atravesamos, lo mal que vive más del 60 por ciento de la población y no se ve para cuándo se va a resolver.

Entiendo que el nuevo gobierno está trabajando, y bajo la planeación que tiene, avanza en ciertos temas que ha puesto como prioridad. Sin embargo, también preocupa la polarización que existe entre la sociedad, lo que a veces da la impresión de que no hay por dónde.

La situación se ve preocupante aun cuando el presidente nos intenta animar pidiendo que seamos una sociedad bien portada, que el mexicano modifique algunas de sus actitudes y ayude a que exista un verdadero cambio en la nación.

Que se evite esa polarización y se vaya en un solo camino, que se dejen atrás las envidias, que es uno de los males históricos que hay entre los ciudadanos de este país.

Hay temas que claro son los que más llaman la atención en la agenda del gobierno. El caso del huachicol y la postura respecto al conflicto en Venezuela, son un par de ellos.

Sin embargo, existen algunos otros como la inseguridad y la implementación de las políticas públicas que tienen que ver con el empleo y el desarrollo económico de México. De todos tenemos que estar atentos y en cierta medida tener participación.

Platicando con distintas personas en Estados Unidos, quienes hacen preguntas respecto a cómo han sido estos primeros meses del nuevo gobierno, no dejo de sentir nostalgia por lo que pasa en mi México que tanto adoro. Me gustaría que muchas cosas fueran diferentes, pero al mismo tiempo sé que para lograr que sea así, no es solamente responsabilidad de la gente en el gobierno sino de todos nosotros.

Ya regresaré a México, regresaré a la rutina del trabajo y de las preocupaciones, aquellas que producen la constante politiquería y la poca certidumbre que se ve, pero como el resto de los mexicanos, tendré que regresar a seguir adelante, a no quejarme y poner lo que me toca para que esa nostalgia se convierta en algo positivo.

Profesor

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios