Suscríbete

Empresarios, indefensos en México

Nelson Vargas

Se acerca el fin de año. Son días de tránsito, aguinaldos, regalos, Navidad, Año Nuevo... Pero para llegar a todo eso, la mayoría de los empresarios de este país debemos batallar con la corrupción e impunidad que se presenta en todos los sectores de esta sociedad. ¿A qué me refiero? Quienes no tenemos influencia y no trabajamos con base en relaciones con el gobierno, somos los que más sufrimos para terminar el año.

Winston Churchill fue un personaje del que todavía se puede aprender mucho, un líder que compartió sus conocimientos con quienes tuvo cerca y esos mismos conocimientos quedaron para la posteridad. De este gran hombre, podemos aprender lo siguiente: “Algunos ven a las empresas privadas como un depredador que debe ser disparado, otros como una vaca que debe ser ordeñada, pero pocos son aquellos que las ven como un robusto caballo que tira de la carreta”.

Lo anterior quiero centrarlo en lo complicado que es para muchos empresarios poder pagar aguinaldos y todo lo que marca la ley. Es nuestra responsabilidad y tenemos que cumplirle a toda esa gente cuya labor mantiene nuestros negocios. Hay un grupo de empresarios en México, que tratamos de hacer todo de acuerdo con la ley, pagar impuestos como cualquier ciudadano y empresa, sin embargo, hay muchos “elegidos” que tienen relaciones y pueden manejar sus finanzas más fácil que otros... No me estoy quejando, pero veo mucha gente que se va por la libre.

Conozco a muchos que ahora se dicen empresarios, de no muchos años a la fecha, vivían al día y ahora son empresarios que se han vuelto millonarios con sólo haber estado en algún cargo público o cerca de algún funcionario que los sigue cobijando... pareciera que cuando trabajas en el gobierno, hay más posibilidades de éxito. Ya lo dice el dicho: “No me des nada Dios... sólo ponme donde hay”.

Todo esto realmente me preocupa porque ser empresario en México, de los cumplidores claro, siempre parece traer más problemas que otra cosa. Ahora que viene el cambio de gobierno, para el siguiente año, ojalá existan cambios radicales para terminar con la corrupción y la impunidad, que es lo más difícil que tiene que manejar el país.

En el caso de empleadores y emprendedores, que se fijen realmente en quienes cumplimos con todo lo que nos marca y se castigue a quienes se aprovechan de sus relaciones o hacen negocios dudosos.

Para todos aquellos colegas que sufrimos cada fin de año para salir adelante y cumplirles a nuestros trabajadores, el mensaje es sencillo: “mantengan la calma y sigan adelante”, por más difícil que parezca, por más complicado que nos la pongan debemos seguir adelante en este camino, sin dejar de levantar la voz en busca de que cambien muchas cosas en nuestro país que vivirá momentos importantes.
 

Profesor

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios