23 | SEP | 2019
En 1992, Alfredo Quiñones recibió una beca para la Universidad de California Berkeley, donde estudió Psicología (CORTESÍA: ALFREDO QUIÑONES)

El neurocirujano que lucha contra el cáncer

19/12/2016
02:13
Daniela Díaz
-A +A

[email protected],mx

Jacksonville, Florida.— “Pensaba salir por un momentito a trabajar y regresar, pero aquí seguimos, laborando con las misiones, con la Clínica Mayo”, explica el neurocirujano Alfredo Quiñones-Hinojosa, conocido internacionalmente como el Dr. Q.

Originario de Mexicali, Baja California, narra en su autobiografía cómo llegó a Fresno, California, donde trabajó por dos años como piscador de algodón, pintor, y soldador: “Mi rol ahora es darle esperanza a la gente por medio de lo que hago, con mi cerebro y mis manos”.

Egresado de la Universidad de Harvard, afirma: “Estoy preocupado por encontrar una cura contra el cáncer. Opero 300 casos al año, de todas partes del mundo”.

Descarta ser asesor del gobierno estadounidense o mexicano en materia de sanidad: “No tengo ningún interés. Pienso que mi rol en este momento es el más indicado y adecuado para formar y darle a la gente esperanza”.

Sobre el momento en el que decidió quedarse en Estados Unidos, explica que “al darme cuenta que la vida acá no es tan fácil, porque creamos esa falsa imagen que uno se va a volver rico, pero la única forma de acumular riqueza es por medio de la educación, pero no lo entendemos en nuestro país. Tenemos que regresar a esa época en la que la gente tenía esperanza, sueños”.

De buen ánimo tras salir del quirófano, el Dr. Q atiende la charla vía Skype, viste uniforme quirúrgico y narra que como padre de tres hijos, les inculca hacer las cosas con pasión. “Debemos convertir la energía negativa en positiva, digámosle a la juventud que la única forma de salir adelante es estudiando”.

—¿Qué sueño tiene ahora?

—En que va a llegar el día en que los mexicanos nos vamos a mirar como gente humilde y buena, pero al mismo tiempo lo vamos a lograr en Estados Unidos. Nos vamos a mirar con una oportunidad de construir enormemente no sólo en economía sino en ciencia y cultura. Nos vamos a sentir orgullosos de lo que somos.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios