21 | NOV | 2019
En la homilía ofrecida durante la celebración eucarística de ayer, el cardenal Norberto Rivera Carrera y los feligreses dedicaron una oración para el pueblo cubano con motivo del deceso de Fidel Castro. (ARCHVIVO EL UNIVERSAL)

Iglesia critica excesos en que incurren gobernadores

28/11/2016
02:18
Teresa Moreno
-A +A
En 'Desde la fe', llama a analizar el juicio político y la revocación de mandato; en homilía dominical en Catedral rezan por Fidel Castro y por el pueblo cubano

[email protected]

La Arquidiócesis Primada de México pidió retomar la discusión sobre la revocación de mandato y el juicio político, ante las acusaciones de lavado de dinero y desvío de recursos públicos que han protagonizado los ex gobernadores mexicanos.

En el editorial del semanario Desde la fe, insistió en que los casos de corrupción que se han dado a conocer son muestra de cómo este mal permea y hace necesarios sistemas de control, transparencia y rendición de cuentas.

“Ahora más que nunca debe revisarse la conveniencia de la revocación de mandato y la reforma total del juicio político, hoy paralizado e infectado por las complicidades partidistas”, señala.

“Estos casos demuestran cómo la corrupción permea y son necesarios sistemas de control, de responsabilidad hacendaria honesta, coordinación fiscal eficaz y del gasto adecuado, además del ejercicio eficiente y riguroso de los recursos públicos bajo la lupa de la transparencia y la rendición de cuentas”.

EL UNIVERSAL publicó en su edición del 12 de noviembre que en la actualidad hay 12 ex gobernadores que se encuentran en la mira de la justicia o que han sido señalados por sus predecesores por corrupción, desvío de recursos, lavado de dinero, enriquecimiento ilícito e incluso narcotráfico. Entre los casos más recientes están el de Javier Duarte, de Veracruz; Guillermo Padrés Elías, de Sonora, y Tomás Yarrington, de Tamaulipas.

Responsabiliza a la corrupción de la clase política de la gran cantidad de mexicanos que han tenido que emigrar hacia Estados Unidos, puesto que los gobernantes, dice, no aplican los recursos para los fines que son destinados y privan a los pobres “de la oportunidad de tener una vida digna, obligándolos a salir a buscar en otro país lo que la corrupción les ha negado en el suyo”.

El católico acusó a los ex gobernadores de “enriquecerse obscenamente a costa de chupar la sangre de los pobres”, y señaló que nada garantiza que situaciones como las que se han visto no se vuelvan a repetir en el curso de las siguientes transiciones de poder ante los próximos procesos electorales.

El texto califica a los ex gobernadores de “feudales, déspotas y absolutistas que se creyeron dueños de los estados para beneficiarse a sí mismos y a sus amigos” y que la creación de estas redes de corrupción, “evidenció el fracaso del sistema federal de contrapesos”.

“La megalomanía de estos personajes, su avaricia enfermiza, su indolencia ante la pobreza extrema de sus gobernados los llevó a cometer abusos de todo tipo, sin que la autoridad federal, conocedora de sus actos delictivos, pusiera un freno a sus excesos de ambición que ahora tendrán que pagar los ciudadanos a los que debieron servir (...) y, como en el Viejo Oeste, ahora las autoridades ministeriales anuncian recompensas por varios ex gobernadores prófugos de la justicia”.

 

Rezan por Fidel. En la Catedral Metropolitana, los fieles oraron en la misa por el eterno descanso del comandante Fidel Castro, líder de la Revolución Cubana y declarado ateo, quien falleció la noche del viernes. En la misa encabezada por el cardenal Norberto Rivera Carrera, los fieles católicos mexicanos dedicaron una oración por el pueblo cubano para que encuentre la libertad y la reconciliación.

“Por el eterno descanso del comandante Fidel Castro Ruz y por el hermano pueblo de Cuba para que encuentre pronto el camino de la paz, la libertad y la reconciliación entre ellos”, fue el rezo durante la eucaristía.

Aunque Castro fue bautizado en el catolicismo e incluso estudió sus primeros años en escuelas jesuitas, tras la revolución de 1959 el régimen castrista declaró a la isla como Estado ateo.

Con los años, la postura en la relación con la Iglesia católica se fue flexibilizando hasta que en 1998 Fidel Castro recibió al papa Juan Pablo II, el primer pontífice en visitar Cuba. Después del encuentro la Navidad volvió a convertirse en festividad. En 2012, el papa Benedicto XVI visitó la isla.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios