Con temor. Viven en incertidumbre connacionales por Trump

Zozobra, desconcierto e incertidumbre son las emociones y sentimientos que despertaron entre los mexicanos radicados en Estados Unidos, ante la victoria del republicano Donald Trump en las pasadas elecciones presidenciales de ese país.

Nación 22/11/2016 02:21 Teresa Moreno Actualizada 04:04

Zozobra, desconcierto e incertidumbre son las emociones y sentimientos que despertaron entre los mexicanos radicados en Estados Unidos, ante la victoria del republicano Donald Trump en las pasadas elecciones presidenciales de ese país.

Desde que se dio a conocer el triunfo del empresario, los consulados de San Diego, California, y Raleigh, Carolina del Norte, han registrado un incremento “notable” en la solicitud de asesorías jurídicas, reconocieron las cónsules de esas representaciones diplomáticas, que brindan servicios a los habitantes de 147 condados, más de un millón de personas de origen mexicano o mexico-americanos.

Los mexicanos y ciudadanos mexico-americanos radicados allá temen que ellos o sus familiares sean deportados o que se les compliquen más los trámites para obtener su ciudadanía, coincidieron las diplomáticas y residentes entrevistados por EL UNIVERSAL.

“Hay incidentes aislados [de racismo]; sentimos que hay incertidumbre y zozobra por parte de la comunidad. Hemos detectado que esta incertidumbre se registra principalmente en los jóvenes que llegaron a Estados Unidos, los llamados dreamers, quienes tienen un permiso temporal para trabajar y permanecer en el país. Como fue una acción que le correspondió al titular del Ejecutivo, si hay un nuevo presidente, esta acción puede revocarse”, señaló la cónsul de México en San Diego, Marcela Celorio.

 

Incrementa búsqueda de ayuda

Afirmó que se registró un aumento en el número de solicitudes de asesorías jurídicas de dreamers: “Eran 20 a la semana antes de que Trump ganara la presidencia, pero la semana pasada 500 jóvenes pidieron información para saber qué hacer y si es posible prevenir su deportación o la de sus padres”.

Tan sólo en el condado de San Diego hay un millón de personas de origen mexicano. De ellos, 300 mil son mexicanos de nacimiento y la mitad viven en Estados Unidos de manera ilegal; de esos 150 mil connacionales sin papeles, 10 mil son dreamers que llegaron siendo bebés a ese país y que por ello lo sienten suyo, pero nunca han tenido papeles.

“Nosotros tenemos las herramientas para actuar. Prevemos y esperamos que las instituciones y la ley se apliquen como se ha venido haciendo. Cuando hay una injusticia o un delito, que se respete la ley correctamente. Esperemos que las instituciones también respondan en ese sentido”, dijo.

Remedios Gómez Arnau es cónsul general en Raleigh. Desde esa ciudad, en el sur de Estados Unidos, atiende a 670 mil mexicanos radicados en 146 condados de Carolina del Norte y Carolina del Sur. De ellos, 335 mil nacieron en México y cerca de 268 mil viven en Estados Unidos sin documentos.

En entrevista, explicó que se percibe preocupación, expectación y temor en la comunidad que atiende el consulado de Raleigh. “Hemos estado yendo a reuniones con la comunidad y estamos detectando que esta preocupación, este temor está en prácticamente todos los puntos de los dos estados. Incluso tuvimos denuncias de casos específicos”.

Relató que en las últimas semanas al consulado le tocó atender el caso de un adolescente agredido en una escuela de Greenville, Carolina del Sur. Dos de sus compañeros lo increparon y lo atacaron al creer que era mexicano. En realidad el muchacho de 12 años era mexico-americano; al gritarle y atacarlo, sus compañeros de clase le exigían que regresara “a su país” y lo llamaban indocumentado.

“Estamos yendo directamente a hablar con la comunidad escolar y con los padres. Acabo de enviarle una carta al alcalde para pedirle su colaboración para impedir que haya actos de este tipo. Estamos atentos, yendo a expresarles que el consulado está aquí para defenderlos, para monitorear que no haya abusos y si los hay, encontrarles remedio”, dijo.

En San Diego como Raleigh la mayor parte de los mexicanos se dedican a la agricultura o al sector de servicios (como meseros o limpieza, por ejemplo), aunque también hay una población pequeña de inversionistas, así como de investigadores en universidades.

 

“Tengo miedo por mí y por mi familia”

Arely Guzmán tiene 23 años y está estudiando una maestría en Literatura y Escritura Creativa en la Universidad de Columbia, en Nueva York. Sus padres llegaron a Estados Unidos antes de su nacimiento y con ellos vivió su infancia y adolescencia en la ciudad de San Diego, California. No ha sufrido hasta el momento ataques de odio o comentarios racistas y se ha sentido apoyada en su tránsito personal y académico por sus amigos y personas cercanas.

Becaria del gobierno de México —lo que le permitió concluir sus estudios universitarios— dijo a El Gran Diario de México desde Manhattan que a pesar del respaldo de las personas que la estiman, desde que inició la campaña presidencial de Trump y después de haberse dado a conocer los resultados de las elecciones presidenciales, teme por ella y por sus padres, quienes tienen la residencia en aquel país.

“Los primeros días [después de la elección] fueron muy duros, se sentía un ambiente en el que no estaba segura. Despertar y ver todas las ideas racistas... Como mexicana me sentí desolada. Mucha gente piensa que ahora está bien exponer sus ideas racistas.

“Espero que esta situación no les vaya a afectar a mis papás, me he llegado a preocupar por mí. Me pregunto si este hombre [Trump] tendrá el poder de sacarme a mí que nací aquí; si tendrá el poder para sacar a mis padres. Estoy en una situación en la que no tengo idea de hasta qué punto debo preocuparme”, dijo.

Gabriela Pimentel obtuvo su ciudadanía hace 41 años. Como asistente educativa en una escuela primaria del condado de Ontario, California, ha visto en familias separadas los resultados de redadas migratorias en los barrios latinos: niños que un día tenían una vida normal y al siguiente tuvieron que ser recogidos por parientes porque sus padres fueron deportados.

Hasta el momento no ha sentido el racismo en carne propia, pero ha visto como el rumor del odio se extiende sobre el que, considera, también es su país. Piensa que los cambios verdaderos se notarán a partir del 20 de enero, cuando Trump asuma la investidura presidencial.

“Yo pienso que nuestra vida va a cambiar de muchas formas. Este hombre no respeta ni a su propia esposa. Este señor tiene el apoyo de los republicanos en la Cámara de Representantes y puede cumplir lo que dice. Hemos tenido redadas, hemos visto lo que sucede”, explicó.

Para Alicia, originaria de Nezahualcóyotl, Estado de México, el temor es mayor, puesto que vive con su pareja en Estados Unidos, con visa de turista. Teme que la próxima vez que vuelva a México para visitar a sus familiares las autoridades migratorias le impidan regresar al país que ha sido su hogar desde hace cinco años.

Le preocupa solicitar su residencia, sabe que sus entradas y salidas han quedado registradas y teme que su condición irregular le impida quedarse. “Estoy preocupada de que las cosas cambien y que ahora haya más libertad para quienes piensan como esta persona [Trump]. A raíz de que él empezó con sus comentarios racistas y de desprecio a los inmigrantes mucha gente se sintió apoyada para hablar más abiertamente. Durante las elecciones había expresiones de que lo apoyaban y que este país sería mejor sin inmigrantes”, comentó.

Marcela Celorio, cónsul de México en San Diego, dijo en entrevista que una de las recomendaciones que ha hecho al creciente número de mexicanos que acuden a solicitar asesoría jurídica o a prepararse, en previsión de lo que pudiera ocurrir a partir de que Donald Trump ocupe la presidencia estadounidense, es que los mexicanos residentes en aquel país se comporten como “buenos vecinos”.

“Es un llamado para que nosotros los mexicanos nos comportemos como buenos vecinos porque independientemente de si eres indocumentado o documentado, estás en otro país y tienes que comportarte de acuerdo con los usos, costumbres y las leyes del país en el que estás. Para nosotros va a ser mucho más fácil la defensa, en el caso de que sucediera algún incidente”, aseguró.

Celorio narra que un empleado del propio consulado mexicano en San Diego fue agredido por un ciudadano estadounidense que lo escuchó hablar por teléfono en español; después de la intervención de la autoridad diplomática mexicana, hubo un juicio y el agresor recibió tres años de cárcel.

“Lo que tienen que hacer es documentar cada una de las cuestiones a las que se están enfrentando: quién los agredió, cómo y en qué momento. Que con sus celulares documenten lo que está pasando porque nosotros, junto con otras organizaciones de defensa de migrantes y en contra del racismo, podemos defender el caso y ganarlo. No queremos que entren en conflicto porque entonces no se va a poder distinguir quién es el agresor y quién el agredido”, platicó la cónsul de San Diego.

 

Campaña de protección

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) cuenta con una red de 51 consulados generales localizados en las principales ciudades de Estados Unidos, en los que los connacionales que residen ahí, sin importar que cuenten o no con documentos que acrediten su estancia en aquel país, pueden recibir asistencia: desde asesoría jurídica hasta la tramitación de papeles de identificación y matrícula consular, apoyo para contactar a sus familiares en casos de emergencia, y apoyo emocional en caso de ser necesario.

La red consular de México en ese país tiene otros esquemas como los consulados móviles y sobre ruedas, que tienen el objetivo de llevar atención a los mexicanos radicados allá que no pueden trasladarse personalmente para recibir estos servicios. Entre enero de 2015 y hasta octubre de 2016, a través de estos programas fueron tramitados y expedidos 860 mil 292 documentos en 486 localidades de ese país.

Los principales beneficiarios de estos programas son los integrantes de las comunidades más vulnerables, como los trabajadores agrícolas o los prestadores de servicios, quienes no tienen la posibilidad de trasladarse para recibir el apoyo que necesitan o que ni siquiera conocen de su existencia.

El 16 de noviembre, a partir del triunfo de Donald Trump, el gobierno mexicano anunció 11 acciones para apoyar a los mexicanos en Estados Unidos. Entre éstas se encuentra la activación de líneas directas 1800, disponibles 24 horas para dar información y apoyo a quienes necesiten información migratoria, para obtener protección y asistencia consular para los connacionales en Estados Unidos o para sus familiares en México.

Ppara quienes requieren asistencia y protección consular, las líneas son 1855, INFO 395 desde Estados Unidos y 001 520 623 7874 desde México, para el Centro de Información y Atención a Mexicanos (CIAM), y 1 877 MEXITEL, para quienes requieren hacer trámites.

A partir de ayer entró en operación la línea de información al migrante Estamos Contigo, que a través del número 1 877 632 66 78 brindará información sobre la situación actual de los connacionales en Estados Unidos, cómo ejercer sus derechos y a quién pueden acudir en caso de sufrir agresiones, entre otras.

También está disponible la aplicación para teléfonos inteligentes Miconsulmex, que permite a los usuarios conocer los requisitos específicos para realizar trámites de documentación e información sobre servicios de protección y asistencia consular.

La Cancillería buscará incrementar en los consulados el número de citas para tramitar matrículas consulares, pasaportes y actas de nacimiento. Estos documentos son importantes porque, por ejemplo, en California es posible tramitar una licencia de conducir al presentar la matrícula consular, que es prueba de ciudadanía mexicana y de residencia en el extranjero; para obtenerla se requiere un proceso riguroso para confirmar la identidad, nacionalidad y residencia del portador.

Entre los esfuerzos que se llevarán a cabo destaca promover la expedición de actas de nacimiento de hijos de mexicanos nacidos en Estados Unidos y de mexicanos que emigraron sin haber sido registrados, lo cual es necesario para que puedan obtener una identificación.

Entre los servicios que otorgan los consulados a connacionales mexicanos en Estados Unidosdestaca darles orientación, asesoría o representación legal, sin importar su estado migratorio, lo que quiere decir que no importa que tengan documentos o no en aquel país.

Se extenderá el horario de servicio de los departamentos de protección de los consulados (que abren de 9:00 a 12:30 de lunes a viernes) para atender más casos.

Se ofrecen asesorías en materia civil como consultas de pensiones alimenticias, atención de casos de violencia doméstica, de custodia de los hijos o consultas sobre asuntos familiares, en materia laboral para recuperar salarios que no fueron pagados, sobre accidentes de trabajo y de riesgos de seguridad en el lugar de trabajo; también en los ámbitos de derechos humanos, penal, migratorio y administrativo.

Temas Relacionados
donald trump migrantes mexicanos

Comentarios