Suscríbete

Auguran éxito a De Mauleón

Presentan el texto en el patio de la casona de Xicoténcatl

Héctor Aguilar Camín, el autor Héctor de Mauleón y el senador Mario Delgado, durante la exposición sobre el nuevo texto (ADRIÁN HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL)
Nación 16/10/2015 02:24 Juan Arvizu Actualizada 04:18

[email protected]

Será un libro clásico, augura Héctor Aguilar Camín con orgullo, y explica que es de esos textos en que “uno siente que lo escrito ahí por el autor es del lector”. Y varias veces toma el volumen, lo alza y con sus dedos mueve las páginas como un abanico.

Héctor de Mauleón es el autor de quien habla Aguilar Camín, en el patio de la casona de Xicoténcatl del antiguo Senado, y el título que ha salido de las prensas con el sello de Cal y Arena, “La ciudad que nos inventa; crónicas de seis siglos”, es el que ha merecido la calificación del historiador.

Se trata de 114 crónicas que comprenden hechos de 1509 a 2014, ocurridos en la ciudad de México, investigados, pero también vividos por De Mauleón.

El senador Mario Delgado, quien en la Cámara Alta es presidente de la Comisión del Distrito Federal, es anfitrión de esta presentación de libro que adquiere tintes de tertulia, de la que participan legislador, historiador, editor y cronista-autor.

Ha dicho De Mauleón que la casona de Xicoténcatl es un lugar que vale la pena para la presentación de un libro de historias. Ellos están sentados frente a un público, la mayoría jóvenes, y a su derecha, muy cerca, la estatua de bronce de Belisario Domínguez. Destacan los muros desnudos, los arcos del patio, y cuenta hechos ocurridos en ese lugar, en el que fue embalsamado el cuerpo de Maximilano, y llegó embozado el presidente Benito Juárez a conocer al emperador derrotado.

Cuenta la demolición de lo construido, una capilla; el uso como hospital general, que tuvo mil 100 camas, dice, y que fue el cuartel de la campaña sanitaria contra una epidemia de viruela que dejó 60 mil muertos...

El libro que sale a la luz, inicia con “El cuento de espantos más antiguo” (1509), y da espacio a crónicas como “El galeón de Manila” (1696) y “El año del hambre” (1785), entre otras.

Comentarios