“No se vale que nos persigan por querer regresar a clases”

El llanto de los niños en su primer día de clases saca la más amable sonrisa de la maestra Isela Sibajas Castillejos, directora del Jardín de Niños Juan Crisóstomo Bonilla y los anima a iniciar el curso 2016-2017 (ROSELIA CHACA. EL UNIVERSAL)
Nación 31/08/2016 02:06 Roselia Chaca / Corresponsal Actualizada 02:06
Guardando favorito...

[email protected]

Santo Domingo Ingenio, Oax.— El llanto de los niños saca la más amable sonrisa de la maestra Isela Sibajas Castillejos, directora del Jardín de Niños Juan Crisóstomo Bonilla, en este municipio ubicado en la zona oriente del Istmo de Tehuantepec. Ella es una de las 42 educadoras de la Supervisión Escolar de Preescolares del Sector Reforma de Pineda que es acosada por la Sección 22 por regresar a impartir clases.

La supervisión escolar incluye los municipios de Niltepec, Zanatepec y Santo Domingo Ingenio, en la zona limítrofe con Chiapas, y controla 54 educadoras, de las cuales sólo 12 están en paro de labores desde hace una semana, las demás regresaron a trabajar en 12 jardines de niños de un total de 15 que abarca la zona.

Isela y nueve de sus compañeras llegaron al llamado del Comité de Padres de Familia, sólo se resistieron tres del total de la plantilla, pese a la amenaza existente de que los maestros de la Sección 22 tomarán las instalaciones del jardín que tiene más de 45 años de operar.

“Los padres de familia apoyaron la lucha magisterial desde mayo, cuando estalló el paro, hasta rechazaron que la escuela aceptara el apoyo federal de Escuelas al Cien, por alrededor de medio millón de pesos, lo que obligó a que el ayuntamiento no destinara recursos para la escuela porque nos habíamos beneficiado con el programa. Al final nos quedamos sin nada. Ahora nos hostigan por regresar a clases”, explicó la directora.

Ante el temor de que la escuela sea tomada por la Sección 22, los padres de familia se rolan la vigilancia durante todo el día, tanto por fuera como por dentro, cuidando la entrada y la salida: “Somos más de 100 padres de familia que nos organizamos en mayo para tomar la escuela, para apoyar a la sección, ahora apoyamos el regreso de las maestras. Estamos resguardando el jardín todo el tiempo. No permitiremos que nos quiten el derecho a la educación. Queremos que nos respeten”, dice Isela Elizabeth López Jiménez, vicepresidenta del comité de padres.

En toda la región, la única zona escolar que labora es la preescolar 51 que supervisa desde hace varios años Olga Eugenia Concha López, quien es perseguida por la dirigencia sectorial al grado de emprender contra ella y sus compañeras educadoras una marcha de protesta por todo el pueblo.

“Lo que no se vale es que nos persigan, que nos calumnien por querer regresar a clases. Andamos en salto de mata , como delincuentes, escondiéndonos porque damos clases”, denunció Cocha López.

Temas Relacionados
regreso a clases
Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios