07 | DIC | 2019
Donald Trump (al fondo), aspirante republicano a la Casa Blanca, al recibir el apoyo de Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey, en una conferencia en Fort Worth, Texas (LM OTERO. AP)

Donald Trump suma respaldos republicanos

27/02/2016
00:49
J. Jaime Hernández / Corresponsal
-A +A
Gobernador Chris Christie se decanta por magnate; Rubio pide ayuda

Washington.— En una acción que ha cimbrado al establishment republicano y elevado las posibilidades de Donald Trump de imponerse como el candidato del partido a la presidencia, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, expresó ayer su respaldo al magnate neoyorquino.

“Creo que Donald Trump es la persona capaz de ganar las próximas elecciones. Ha demostrado su liderazgo en momentos en que más lo necesita el país”, aseguró Christie, un político que fracasó en su propia búsqueda por la nominación y que sorprendió con su anuncio, no sólo por ser considerado un republicano de posiciones moderadas o menos extremistas, sino porque mientras estuvo en campaña siempre criticó a Trump, diciendo que EU necesita un comandante en jefe, “no un animador en jefe”.

“Estoy convencido de que Donald Trump es el único que puede derrotar a Hillary Clinton en [las presidenciales de] noviembre”, dijo Christie en un acto en Forth Worth. Fuentes vinculadas a Christie dijeron a EL UNIVERSAL que la decisión de respaldar a Trump se tomó tras llegar a la conclusión que “se ha convertido en el nominado inevitable” de los republicanos. Según medios en EU, Christie estaría apostando a ser el compañero de fórmula del millonario.

Trump había recibido el apoyo de la ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin, y de los congresistas Chris Collins y Duncan Hunter. Pero el de Christie es el espaldarazo más importante del magnate hasta ahora y lo consiguió justo un día después del debate republicano en Texas en el que se vio sometido a los ataques del senador por Florida, Marco Rubio, a quien algunos ven como la única opción para frenar a Trump.

Aprovechando el impulso que obtuvo en el debate, Rubio prometió ayer a sus simpatizantes en Oklahoma que no permitirá que Trump, a quien ha bautizado con el sobrenombre de “el rey de la estafa”, se haga con el control de un partido que engrandecieron presidentes como Ronald Reagan. “No lo vamos a permitir”, advirtió.

“Si me nominan, tendrán un verdadero conservador que nos una y nos haga crecer después de este circo que hemos vivido nueve meses (...) Tenemos mucho daño por reparar”, insistió.

Operadores de la campaña del senador confirmaron que este fin de semana el aspirante presidencial concentrará sus esfuerzos en el estado de Virginia, el único que le ofrece posibilidades de victoria en la jornada del súper martes, cuando hay elecciones en 12 estados. “Va a ser una tarea cuesta arriba porque el gran favorito sigue siendo Donald Trump”, señaló a EL UNIVERSAL Geoffrey Skelley, de la Universidad de Virginia. Rubio ni siquiera es favorito en Florida, estado por el que es senador y donde tiene 28% de apoyo, frente a 44% de Trump.

La posibilidad de que el magnate se convierta en el candidato republicano preocupa a muchos en el partido, que ven complicado que Trump, con sus posturas, logre el apoyo de 40% del voto latino, de la comunidad afroestadounidense, de las mujeres y los independientes, necesarios para llegar a la Casa Blanca.

“El Partido Republicano está pagando sus propios errores. Ellos son los responsables de haber creado a este Frankenstein”, consideró Robert Kagan, del Instituto Brookings, en alusión al des- lizamiento del partido hacia posiciones de extrema derecha en temas como la inmigración indocumentada, el estado de negación que mantienen ante el problema del calentamiento global, el derecho de las mujeres a decidir en el tema del aborto y la epidemia de violencia por culpa de un mercado de las armas que ha experimentado ganancias récord en un ambiente de desasosiego, frustración, desigualdad económica y racismo galopante.

Los aspirantes demócratas, por su parte, enfrentan hoy una nueva prueba, con las primarias en Carolina del Sur. La ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el senador por Vermont, Bernie Sanders, pelean en este estado por el voto del electorado afroestadounidense, que representa 28.6% de la población. Hillary, con 57.4% de los votos, parte como favorita frente a Sanders (33.3%), según el portal RealClearPolitics, que hace una media de las encuestas publicadas.

Con información de DPA

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios