Se encuentra usted aquí

J. Jaime Hernández. Agenda Washington

A sólo unas horas del último debate republicano en este año en la ciudad de Las Vegas, las cosas parecen moverse en una dirección que amenaza el liderazgo de Donald Trump
Foto: Archivo
14/12/2015
11:10
J. Jaime Hernández / Corresponsal
Washington
-A +A

A sólo unas horas del último debate republicano en este año en la ciudad de Las Vegas, las cosas parecen moverse en una dirección que amenaza el liderazgo de Donald Trump, un candidato que tendrá que defender su indiscutible ventaja en todas las encuestas nacionales de cara a las primarias que arrancarán en febrero próximo.

Si hacemos caso de las últimas encuestas, el senador republicano por Ted Cruz, uno de los campeones del conservadurismo y del Movimiento del Tea Party, ha comenzado a ganar tracción en las encuestas de Iowa, el estado que marcará el pistoletazo de salida para las que se anuncian como unas reñidas primarias para elegir al candidato que será elegido en julio de 2016 para contender por la presidencia.

Según el sondeo de noviembre pasado de The Washington Post y la cadena ABC, Ted Cruz tiene los mejores números entre la base conservadora. El 69% de los electores que se consideran a sí mismos como “muy conservadores” le consideran su candidato ideal, por encima incluso de Donald Trump.

Aunque Trump tiene de su lado las encuestas a nivel nacional y una cobertura permanente de los medios de comunicación, no parece claro que el magnate será capaz de competir a la hora de defender una agenda a favor de la causa conservadora.

A diferencia de Trump, Cruz ha tenido un mensaje conservador en todos los frentes y su campaña no sólo ha conseguido colocarse a la cabeza de las preferencias en Iowa, según la más reciente encuesta del diario Des Moines Register.

Un factor adicional, este senador de origen canadiense e hijo de padres cubanos, ha conseguido colocarse también entre los que más dinero han recabado a su campaña para rivalizar incluso con Jeb Bush, el ex gobernador de Florida que a pesar de contar con un apoyo millonario ha sido incapaz de remontar en las encuestas donde se mantiene arrinconado con apenas el 2% del respaldo.

En medio de esta recomposición en las preferencias, otro aspirante que parece haber consolidado su tendencia al alza es el senador por Florida, Marco Rubio, un aspirante que ha conseguido sobrepasar a su mentor politico, Jeb Bush.

Rubio cuenta con el respaldo del poderoso exilio cubano de Miami. De ahí que no sea extraño que Rubio haya elegido obstaculizar la nominación de la actual subsecretaria de Estado adjunta, Roberta Jacobson, para la embajada de EU en México.

Rubio responde así a los intereses y apoyos de quienes le han mantenido al alza desde su enclave en Miami. El castigo a Jacobson, por haber jugado un papel clave en el proceso de reconciliación de EU con Cuba, podría beneficiarle en el corto plazo ante ese grupo de interés en Miami, pero le pasará una amarga factura ante un electorado hispano que no termina de verlo como uno de los suyos y que no olvida la forma en que decidió cambiar de chaqueta a la hora de respaldar la iniciativa de reforma migratoria impulsó con el respaldo de demócratas y republicanos, pero que dejó de empujar por así convenir a sus intereses electorales.

El avance de Rubio y de Ted Cruz en las encuestas les ha colocado en el centro de las expectativas en el debate de este martes en Ls Vegas. Sus intervenciones, que seguramente aprovecharán para atacarse nuevamente, y tratar al mismo tiempo de eclipsar a Donald Trump, quien deberá defender su liderazgo a toda costa ante este par de aspirantes emergentes que tendrán que buscarán a toda costa consolidar su ascenso en las proyecciones que tendrán un correctivo tras el debate de este martes, el último antes de que concluya este año.

Entre algunos miembros del partido republicano, como Newt Gingrich, uno de los temas que permitirán a Marco Rubio destacar frente al resto de sus contendientes será su experiencia y conocimiento en materia de seguridad y política exterior. Por esta razón, el atentado terrorista de San Bernardino será tema inevitable de un debate que promete un encontronazo entre Trump, Marco Rubio y Ted Cruz para tratar de disputar el primer lugar en las encuestas al comienzo del 2016.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal