Suscríbete

Migrantes aún cruzan la valla fronteriza de Hungría

La mayoría de los migrantes que esperaban entrar están atrapados ahora al otro lado de frontera, en la localidad serbia de Horgos

El lunes, autoridades húngaras arrestaron al menos a 174 migrantes por pasar desde Serbia de forma ilegal o dañar la cerca (AP)
Mundo 16/09/2015 05:40 AP Asotthalom Actualizada 05:41
Guardando favorito...

Pequeños grupos de migrantes seguían cruzando a Hungría desde Serbia un día después de que el país selló su frontera y comenzó a arrestar a las personas que intentan burlar la valla con alambre de cuchillas, mientras un primer grupo llegó a Croacia en busca de otra vía para entrar en la Unión Europea.

Fiscales húngaros dijeron que enviaron a juicio a cuatro iraquíes por "el delito de cruzar la frontera ilegalmente", los primeros migrantes en presentarse ante el juez en virtud de las nuevas leyes que entraron en vigor el martes y con las que Budapest busca cortar la entrada masiva de migrantes en sus fronteras.

Imágenes de televisión de un tribunal en Szeged mostraron a los cuatro hombres con las manos atadas por delante y sin cordones en sus zapatos. Un día antes, autoridades arrestaron a al menos 174 migrantes por pasar desde Serbia de forma ilegal o dañar la cerca.

Pese a que las nuevas medidas han frenado la mayor parte de la actividad en la frontera, grupos aislados siguen logrando superar la cerca de 175 kilómetros —bien reptando por debajo o escalándola por encima— para entrar en la UE.

A primera hora del miércoles, periodistas de Associated Press vieron a policías a caballo rodeando a un grupo de 14 afganos, entre los que había cinco niñas y una anciana, en un campo próximo a la valla. Mientras observaban al grupo, en la radio de la policía se informaba de la detención de otros migrantes — un sirio, un afgano, un grupo de 11.

Conduciendo a lo largo de la valla a primera hora de la mañana del miércoles podían verse pruebas de por donde se había saltado, aunque no estuvo claro cuándo tuvo lugar la entrada. En uno de los puntos todo indicaba que los migrantes pasaron por encima de ella. En el lugar había todavía había una alfombra cubriendo los tres rollos de alambre de cuchillas.

Pequeños grupo de hombres jóvenes caminaban por las vías que parten desde la frontera. Uno preguntó a un periodista que pasaba por allí: "¿Es este el camino para Budapest?".

La mayoría de los migrantes que esperaban entrar en Hungría están atrapados ahora al otro lado de frontera, en la localidad serbia de Horgos, y su paciencia se agota. Algunos partieron para intentar dar con otras rutas por las que entrar a la UE, aunque unos 2 mil continúan esperando, entonando cánticos a la policía húngara para que abra la frontera.

La mayoría pretende llegar a Alemania, donde el gobierno de la canciller, Angela Merkel, dijo que espera la llegada de 800 mil refugiados solo este año. El vicecanciller avanzó que la cifra podría alcanzar incluso el millón de personas.

Un refugiado de Siria imploró a una policía húngara sobre la valla: "Por favor, déjeme ir. Merkel dijo el OK a que vayamos a Alemania, ¿por qué Hungría dice no?".

Con la frontera sellada casi por completo, miles de migrantes quedaron varados en Serbia aunque otros buscan nuevas vías para entrar en Europa Occidental, algunos de ellos optando por una ruta más larga a través de Croacia.

Unas 150 personas llegaron a Tovarnik, en Croacia, a primera hora del miércoles tras ser trasladados en autobús a la localidad fronteriza serbia de Sid, luego de un viaje nocturno desde Macedonia.

El primer ministro croata, Zoran Milanovic, criticó la decisión de Hungría de cerrar su frontera con Serbia para los migrantes y afirma que Croacia no hará lo mismo.

"Estamos preparados para aceptar y dirigir a esas personas", dijo al Parlamento. "Podrán pasar a través de Croacia y trabajamos con intensidad para conseguirlo" .

"El alambre de espino en la Europa del siglo XXI no es una respuesta, es una amenaza", afirmó Milanovic.

Docenas de policías y trabajadores de grupos humanitarios esperaban a los migrantes al otro lado de la frontera, en Croacia, donde estaban siendo registrados. Medios locales dijeron que algunos migrantes querían entrar al país a través de campos cercanos para evitar los registros.

Migrantes evitaron Croacia en el pasado porque antes de entrar en Austria o Alemania tienen que seguir pasando por Hungría o Eslovenia.

Por su parte, Austria inició controles selectivos a vehículos en tres importantes pasos fronterizos con Hungría mientras trata de imponer algo de orden en el flujo de refugiados y otros migrantes procedentes del país vecino.

jlc

Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos