21 | MAR | 2019
Inconformes con alza de gasolinas lanzaron piedras y cohetes a los integrantes policías que evitaron robo a tienda en la calzada México-Tacuba. (ALEJANDRO ACOSTA. EL UNIVERSAL)

Crónica. “Nos están fregando y ustedes no hacen nada”

05/01/2017
01:06
Eduardo Hernández
-A +A
Increparon así manifestantes a policías que impidieron saqueo; comerciantes cierran negocios ante rumores de atracos

[email protected]

Un enfrentamiento entre policías y manifestantes se registró en la calzada México-Tacuba. Los uniformados evitaron que un grupo de personas saquearan una tienda comercial, lo que generó una trifulca con los vecinos de la colonia Torre Blanca.

“Nos están vendiendo y ustedes están en contra nuestra”, “también ustedes están siendo fregados por estos aumentos y no hacen nada”, decían los manifestantes, quienes al mismo tiempo lanzaban piedras y cohetes a los integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, mientras los uniformados sólo resistían las agresiones.

Esto ocurrió la tarde de ayer durante una manifestación en contra del aumento a los precios de las gasolinas y el diesel, donde decenas de personas se congregaron en la tienda Comercial Mexicana que se ubica sobre la calzada México-Tacuba.

Tras varios minutos gritando consignas en contra del gobierno y contra el aumento a los servicios, algunos manifestantes intentaron saquear la tienda comercial, incluso violentaron una de las cortinas, pues los empleados ya estaban cerrando el establecimiento.

Tras varios minutos, policías de la Ciudad de México arribaron para detener el saqueo y tratar de calmar la situación, por lo que comenzó un enfrentamiento entre los policías y los manifestantes, que después de un rato intentaron darse a la fuga e ingresaron a las calles de la colonia Torre Blanca para perderse.

Detrás de ellos iba un grupo de granaderos, mismos que fueron recibidos con pedradas y cohetes.

 

Vecinos denuncian allanamiento de morada. Algunos vecinos denunciaron que los policías capitalinos con tal de capturar a los agresores ingresaron a sus domicilios, rompieron sus vidrios y pertenencias.

“Nosotros nos metimos a nuestras casas, cuando vimos que había un grupo en la Comercial, de repente se escuchó un gritadero y cuando derrepente golpearon nuestras ventanas y las puertas para entrar a nuestras casas, tiraron todo y se fueron. A un joven lo golpearon”, denunció la señora Blanca Elena Medina.

En la esquina de Lago Zug los inconformes con el alza al precio de la gasolina arrojaban piedras a los uniformados, unos ya se encontraban en el techo de unos departamentos para lanzar objetos a los policías.

El conflicto duró unos 15 minutos, cuando los granaderos se retiraban del lugar un grupo de vecinos continúo la agresión, por lo que los uniformados volvieron.

El enfrentamiento duró otros minutos, el grupo que se encontraba en el techo lanzó sus últimas piedras y los vecinos se dispersaron.

Una mujer llegó reclamando a los uniformados por la supuesta muerte de uno de los manifestantes; sin embargo, este hecho no fue reportado por las autoridades.

 

Crean Pánico. “Nos vienen a saquear, cierren”, “ahí vienen, guarden todo”, se escuchaba el gritar de alguien en varias partes de la ciudad.

Sin hacer preguntas, algunos de los comerciantes cerraban sus negocios y les decían a sus clientes que se resguardaran.

“Aquí vinieron a decir que estaban saqueando y mejor cerramos, no vimos nada, pero es mejor prevenir. En las redes sociales dicen que hay robos y ataque a negocios”, afirmó un hombre que salía de su comercio en la calzada México-Tacuba para ver la situación. La zona estaba desértica y la gente corría sin saber por qué, sólo se ocultaban de los agresores.

Lo mismo ocurrió en la delegación Azcapotzalco, donde se anunció que se llevarían a cabo varias manifestaciones; tiendas departamentales, de electrodomésticos, de empeño y comercios familiares bajaron sus cortinas para evitar ser víctimas de los saqueadores; sin embargo, no vieron a dichos personajes.

En la colonia Anáhuac, delegación Miguel Hidalgo, la situación fue la misma, los comerciantes prefirieron perder un día de trabajo, a ser agredidos. “No ha pasado nadie por aquí, pero dicen que ya vienen”, dijo Esperanza, vendedora de fruta de la calle Bolsena.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios