“Cada día agradezco que todo salió bien”

Pirotécnicos de Tultepec afirman que a pesar de ser un trabajo peligroso y de que han sufrido accidentes, la suya es una labor que “traen en la sangre”

Metrópoli 03/08/2016 01:07 Juan Manuel Barrera Actualizada 01:07

[email protected]

Tultepec, Méx.— “Llego y me persigno con la Virgen de Guadalupe y le pido que nos cuide a todos. Me pongo a trabajar y a la hora de la salida lo mismo, le doy las gracias de que todo salió bien y ya nos vamos a la casa”, dice Emanuel Peña Romero, pirotécnico de este municipio.

El hombre de 30 años, la mitad de ellos como artesano pirotécnico, labora en La Bruja y hace poco sufrió un accidente en el que sufrió severas quemaduras en manos y rostro. Uno de sus compañeros murió.

“Me gusta mucho. La mayoría del pueblo nos dedicamos a eso. Dicen ‘ya lo traes en la sangre’, es herencia y a pesar de que es un trabajo muy peligroso y nos han pasado accidentes seguimos en esto”, relata.

Agrega: “Es grande el peligro, muy latente, estamos expuestos que en cualquier momento pueda pasar algo. Desgraciadamente ya sufrimos un accidente, estoy lesionado y a pesar de todo seguimos en este oficio”.

Pirotecnia La Bruja es uno de los talleres de fabricación de fuegos de artificio de La Saucera, zona autorizada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para instalar polvorines. El taller se especializa en la fabricación de bombas.

El 5 de agosto inicia la temporada alta de venta de pirotecnia en el tianguis de San Pablito, ubicado también en Tultepec, por lo que los talleres tienen gran actividad, sobre todo por la cercanía del 15 de septiembre.

En uno de los módulos del citado taller trabaja Peña Romero, quien elabora cohete de color, que al ser encendido sube con los colores rojo y verde. El establecimiento produce bombas y en cada módulo se realiza un proceso de su fabricación.

Artesanos de este municipio se definen a sí mismos como pintores del cielo, debido al colorido que generan sus creaciones. Carla Daniela Gutiérrez, de 19 años, afirma: “Sí me gusta, pero también me da miedo. No pienso en nada, por lo mismo que me da miedo y luego estar pensando, mejor me concentro en lo que estoy haciendo”, dice la joven, que desde hace cinco años se dedica a la pirotecnia.

Temas Relacionados
pirotecnía

Comentarios