Se encuentra usted aquí

Los malos ciudadanos

18/02/2019
02:11
-A +A

Debo confesar que me ofendí —como si fuera cosa personal— con la andanada de descalificaciones que lanzó el presidente López Obrador en contra de la sociedad civil (esa a la que antes se llamaba pueblo), en contra de los expertos académicos (porque, parafraseando a Marx, hacen estudios y dan cifras, pero no hacen nada por transformar el mundo) y en contra de la “mafia” de la ciencia. Si mi madre todavía viviera, diría que esta semana “comió gallo”.

Había escrito un texto donde argumentaba que algunos de los integrantes de esos colectivos —al menos algunos, pues—, habíamos hecho todo lo posible por construir la democracia, por combatir la corrupción, por defender los derechos sistemáticamente vulnerados y por derrotar a la desigualdad en sus múltiples variantes. Era un texto en el que me atrevía a subrayar que algunas organizaciones, activistas y académicos —al menos algunos, pues—, le habíamos hecho frente a los abusos de la autoridad, habíamos denunciado a quienes se han apropiado de lo público y le habíamos plantado cara al régimen corrupto desde muy jóvenes. Escribí incluso que varios de nosotrxs estábamos lejos de ser fifís: que no habíamos acumulado nada, excepto un montón de libros y una larga lista de ideas y de ilusiones rotas en los muros del poder, doliéndonos acaso del futuro que jamás tuvimos. En ese colectivo hay abusivos, transas y gandallas, como en todas partes. ¡Pero hombre, presidente, no todos son iguales!

Luego me di cuenta de la futilidad de ese reclamo. Diga lo que diga, sospecho que el presidente no se moverá un milímetro, porque está sinceramente persuadido de que el pueblo bueno ha sido vulnerado por todos quienes intentamos hacer algo, antes de su llegada al Palacio Nacional. No tengo ninguna duda de que cree en lo que dice y dice lo que cree. Y dado su temperamento, la cosa se puede poner peor, pues cuanto más se le replica, más se enfada. Si alguien se opone a sus ideas, dobla la apuesta. Y en este caso, la idea de fondo consiste en desplazar de plano a cualquier intermediario que pretenda entorpecer su relación directa con el pueblo.

Si alguna duda había, el sábado pasado se publicó en estas mismas páginas la “circular uno” suscrita por el propio presidente López Obrador —y, para mayor agravio, fechada el día del amor y la amistad—, en la que el jefe del Estado mexicano notifica a todos los miembros del gabinete legal y ampliado que “hemos tomado la decisión de no transferir recursos del presupuesto a ninguna organización social, sindical, civil o del movimiento ciudadano (sic), con el propósito de terminar en definitiva con la intermediación que ha originado discrecionalidad, opacidad y corrupción”.

Que no se haga ayudar de nadie, si no quiere. Pero duele saber que el presidente destila ese desdén por quienes hemos intentado vivir en un país más democrático e igualitario, desde distintas organizaciones que han perseguido causas justas. Conozco a centenas de personas que forman parte de esas organizaciones que jamás han pertenecido a oligarquía alguna y que, por el contrario, las han combatido abiertamente; que nunca han tomado un peso que no venga de su esfuerzo honesto y su trabajo; y que nunca han intentado hacerse del poder. Y sin embargo, han caído ahora en la devastadora descalificación de quien los considera opacos, discrecionales y corruptos, en tabla rasa y sin matices.

Los ciudadanos somos malos, la sociedad civil, corrupta, y los expertos, una punta de mafiosos: he aquí el veredicto del jefe del Estado que no necesita más que la disciplina de sus seguidores para darle bienestar al pueblo (en el entendido que sólo él decide quién es pueblo). Es una lástima, pues los problemas de México son tan profundos, que nadie debería ser excluido ni quedarse al margen para derrotarlos. La cosa es trabajar en armonía y en paz. Pero así, no está fácil ayudarle.

Investigador del CIDE

Mauricio Merino
Mauricio Merino es doctor en Ciencia Política por la Universidad Complutense de Madrid. Ha escrito y coordinado varios libros y ensayos sobre su especialidad.