Se militariza definitivamente la seguridad pública

Francisco Rivas

Para completar la militarización de la seguridad en nuestro país solo faltaría que la SCJN declare constitucional la Ley de Seguridad Interior

El Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024 confirma lo que advertimos desde el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) en el proyecto Por Un México Seguro, que en las propuestas del ahora presidente electo Andrés Manuel López Obrador, no quedaba claro el uso de las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad ni se especificaba cómo se operaría la salida paulatina de éstas y en qué condiciones se estimaría que era prudente retirarlas de las calles. Ahora se comprueba que la seguridad pública definitivamente será militarizada.

Con el argumento de que debe admitirse “con toda franqueza” que son las instituciones más confiables para mantener la seguridad pública, ante la descomposición e ineficacia de las corporaciones policiales de los tres niveles de gobierno, y que resultaría “desastroso” relevarlas de su encomienda actual en el combate a la delincuencia e inseguridad, a pesar de que no fueron concebidas para ello, y pese a las distorsiones y el desgaste institucional que experimentan en las calles, serán la base que utilice el nuevo gobierno federal para la Guardia Nacional que, en tres años, dicen, dará los primeros resultados.

En el tan anunciado Plan de Paz y Seguridad de López Obrador no queda claro por qué se apresuraron en presentarlo, particularmente porque lo que define como ejes son más bien áreas de interés, que no explican la ruta presupuestal, prioridades ni retos. Tampoco contemplan el entramado del Estado, los retos de la colaboración entre las autoridades federal, estatal y municipal. Y lo más preocupante es que simplifica algunos problemas complejos como delincuencia organizada y corrupción a ejercicios individuales.

El escenario más próximo para completar la militarización de la seguridad pública en nuestro país sería que los dos votos que se esperaban en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para completar los ocho que se necesitan para declarar inconstitucional la Ley de Seguridad Interior, no llegaran y dicho ordenamiento quedara tal y como la promulgó el todavía presidente Enrique Peña Nieto para darle un marco jurídico a las Fuerzas Armadas, para que puedan permanecer en las calles haciendo labores que le corresponden a las corporaciones policiales.
 

Director general del Observatorio Nacional Ciudadano.
@frarivasCol

Comentarios