Suscríbete

Corazón que miente por cuatro meses

La productora de esta telenovela, Mapat, niega que este formato se deba a una crisis

Protagonizan historia Thelma Madrigal y Pablo Lyle (AGUSTÍN SALINAS. EL UNIVERSAL)
Espectáculos 05/02/2016 00:11 Cristina Pineda Actualizada 00:12

[email protected]

El mundo de las telenovelas dará un giro con Corazón que miente, producción de Mapat, que llega en un formato con 72 capítulos, con un corte de más del doble que los melodramas tradicionales en Televisa.

Durante su presentación la productora negó que se deba a una crisis en la televisora de San Ángel y a que a ella como a sus compañeros se les ha dado todo el apoyo para aportar una mayor calidad a sus historias.

“Las empresas están vivas, se mueven, cambian, deben reestructurarse constantemente. La propuesta va rápido y se hace alarma de una crisis, se dice que una novela más corta porque no hay dinero y es al revés. Es mucho más caro, te cuesta más del doble porque montamos un set que le sacamos 70 capítulos de provecho en vez de 300”, indicó Mapat.

Como conejilla de indias sobre la iniciativa de duración se dijo feliz, pues de Laberintos de pasión, que fue transmitida en 1999, tomó una anécdota que realizó en una nueva versión a estrenarse el 8 de febrero y que protagonizan Pablo Lyle y Thelma Madrigal.

“Me encanta porque en todos los capítulos pasa algo, la historia es muy ágil y más intensa, eso es lo que la gente quiere ahorita y es la primera novela que se hace así.

“(Es más pesado) porque todo es más rápido, las escenas tienen muchos matices pero siempre hay que ir evolucionando”, comentó Thelma, quien tiene la oportunidad de personificar su primer protagónico lo que hace distinta la presión, aunque argumenta que es muy estudiosa con su trabajo.

Mapat espera que este sea el principio del futuro de las telenovelas en donde el reto es quitar toda la “paja” para dejar lo importante.

“Hay mucha oferta y muy buena, eso provoca superarte más y buscar por dónde, eso hace que luchemos por contar mejores historias de mayor calidad. Hay otro lenguaje de cámaras y de iluminación, además de un audio 5.1”, argumentó.

Diego Olivera también es parte del reparto y, aunque había pensado descansar de los proyectos, agradece la oportunidad de compartir créditos con su hijo Federico Ayos. “Mi personaje es altruista, justiciero y tiene mucha confusión, un laberinto emocional. Se hace cargo de una niña, pasa el tiempo y no saben si pueden seguir funcionando con el rol padre e hija”, explicó quien peleará por el amor junto a Lyle.

De acuerdo con Ricardo Margaleff se está buscando un acercamiento con el público joven, por lo que entre los personajes también habrá cabida a los homosexuales siendo un parteaguas en lo que la televisora de San Ángel ha mostrado con anterioridad.

Sin llegar a lo que no querían, que fuera una burla, se asesoró de amigos que le pidieron tratara al gremio con dignidad y afirma que ya grabó escenas de contacto físico con quien será su pareja. “Una de mis propuestas fue irme completamente al lado opuesto a como en todos los proyectos televisivos se trata a este tipo de personajes, la premisa es que se cuente una historia linda de amor, lo que atraviesan. Es la primera vez que se van a ver escenas , abiertamente visuales. Tenemos que retratar la realidad de nuestra sociedad”, indicó.

Temas Relacionados
Corazón que miente televisa

Comentarios