Suscríbete

Se llevan tazas y aplausos

Los fans vieron a Simply Red no sólo en el show, también comprando varios souvenirs en la calle

Hace 3 décadas que se fundó la agrupación. Lo celebra con nuevo disco. FOTO: AGUSTÍN SALINAS. EL UNIVERSAL
Espectáculos 22/03/2016 00:10 Ciudad de México Xochiketzalli Rosas Actualizada 10:09

[email protected]

Antes del show que ofrecería la banda británica Simply Red en el Auditorio Nacional el domingo, el saxofonista Ian Kirkham y el tecladista Dave Clayton salieron a caminar por los puestos donde se vendían souvenirs no oficiales de su grupo.

Clayton compró algunos recuerditos que colocó en una bolsa negra y algunos fanáticos se les acercaron y los saludaron. Posteriormente se tomaron varias instantáneas mirando de frente al Auditorio y levantando los brazos.

Horas más tarde, el show comenzó con la aparición de Mick, el vocalista, en el escenario. A las 19:06 horas ya se escuchaba “Look at you now”, del Picture Book, álbum debut de Simply Red en 1985. Con 30 años de existencia, entre los acordes del rhythm and blues, soul y rock, festejaron con los mexicanos con esta única fecha dentro de su gira The Return Of Simply Red Big Love Tour, como parte de su nuevo disco Big Love.

Los seguidores, desde ese momento y hasta la hora y 40 minutos que duró el concierto, no dejaron de corear y bailar las rolas de la banda británica.

Los aplausos acompañaron los acordes de la guitarra de Kenji Suzuki y el bajo de Steve Lewinson. Mick aseguró, en español, que tocarían las canciones favoritas de los fanáticos.

Todos agradecieron “You make me feel brand new”. Uno de los momentos en los que las luces de los celulares acompañaron la música.

Los ojos azules de Mick Hucknall resplandecieron en su rostro blanco cubierto con sus perfectos rizos naranjas. Cada que dedicaba una sonrisa a sus fans, irradiaba su diente de oro. Como las que lanzó al cantar “Stars”.

Sin embargo, fue con el sonido de una lluvia de estrellas que se anunció “Sunrise”. Eran las 20:10 horas. Los gritos y aplausos aparecieron. Muchos de pie bailaron. Hucknall serpenteó su cuerpo en un movimiento que iniciaba en la cintura.

Las mujeres en la fila principal brincaron y gritaron sin soltar el celular que registró cada movimiento del británico: imágenes que subieron a sus redes sociales al instante.

Los músicos, salvo Ian Kirkham, el saxofonista, fungieron como coristas de cada una de las rolas. Mick todo el tiempo los introdujo extendiendo la mano y moviéndose ligeramente a un costado para que la gente los viera y también les aplaudieran.

Tras interpretar “Fairground” e incrementar los gritos de la gente, Simply Red abandonó el escenario por unos segundos. La oscuridad se iluminó con cientos de luciérnagas que con su luz aclamaban porque la banda regresara. Un solo del saxofón de Kirkham anunció el regresó de los británicos. La voz en inglés de Mick lanzó la instrucción: “Vamos a ir a 1985”, año en que la banda se integró, e inició “Money´s too tight (to mention)”.

Él, en español, informó el final: “Una más”. “If you don´t know me by now” se escuchó y de pronto todo se tiñó de rojo. Las luces, las imágenes en las pantallas: todo era Simply Red.

Comentarios