Motocicletas y delincuencia

Editorial EL UNIVERSAL

Los ciudadanos de la Ciudad de México sufren todos los días la inseguridad que se vive en sus calles, fenómeno que se ha convertido en uno de los principales problemas de la capital. El crecimiento de los índices delictivos, así como de la percepción de una mayor vulnerabilidad de parte de la sociedad, reclaman soluciones urgentes de las autoridades.

Por su parte, los grupos delincuenciales continuamente encuentran maneras e instrumentos para operar con impunidad, según el tipo de delitos que cometen. De forma particular, la motocicleta se ha convertido en el instrumento predilecto del crimen para cometer sus fechorías; es una herramienta constante de la delincuencia por sus características, ya que ofrece una movilidad casi ilimitada.

En un contexto en el que distintas modalidades de robo resultan favorecidas por el uso de motocicleta por parte de los delincuentes, diputados del PRI y del PAN en el Congreso de la Ciudad de México propusieron regular a los motociclistas con el fin de desincentivar a quienes se dedican a actividades ilícitas con este tipo de vehículos. El gobierno local se ha expresado a favor de la propuesta, pero asume que es necesario hacer foros con grupos de motociclistas para deliberar sobre este asunto.

La propuesta, que se encuentra en el Legislativo local, incluye reformas para que motociclistas porten chaleco y casco con sus números de identificación, así como que los vehículos porten una placa delantera. El objetivo es reducir los delitos que se llevan a cabo a bordo de las motocicletas.

Los altos índices de inseguridad en la capital requieren acciones contundentes por parte de los autoridades. La iniciativa es el principio de un camino que es necesario recorrer para abatir el fenómeno delincuencial, pero no es el único paso: será necesario que la voluntad de terminar con estos delitos se acompañe de acciones institucionales anticorrupción que permitan retirar toda protección oficial a los delincuentes.

Por otra parte, deliberar con grupos de motociclistas es fundamental para que la iniciativa prospere, sin embargo ello deberá hacerse ágil y oportunamente para no dilatar más estas medidas que tienen como fondo proteger al ciudadano, quien padece directamente los estragos de este fenómeno.

El ingenio de los delincuentes los lleva a encontrar soluciones para garantizarse impunidad ante sus delitos. Cada política que busque combatir la delincuencia encontrará resistencias de quienes se benefician de ello, tanto en los grupos delictivos como en los gobiernos. Más allá de una medida puntual, hay que ver el panorama completo y darle frente con visión de largo plazo.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios