¿Aduanas porosas?

Editorial EL UNIVERSAL

El comercio exterior en México se ha convertido en una actividad económica clave para el desarrollo del país. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en 2018 las exportaciones alcanzaron los 450 mil millones de dólares, mientras las importaciones sumaron 464 mil millones de dólares. Todas las mercancías que ingresan y salen del territorio pasan por el filtro de las aduanas terrestres, marítimas o aeroportuarias. Son miles los productos que diariamente están bajo su supervisión. El riesgo de corrupción es enorme.

En la mira del actual gobierno se encuentra esa área dependiente del Servicio de Administración Tributaria. El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el pasado 20 de marzo que se llevaría a cabo una “limpia” en las oficinas encargadas de hacer cumplir la ley y recaudar impuestos en materia de comercio exterior.

La magnitud de su actividad se refleja en los siguientes dos ejemplos. En la aduana de Nuevo Laredo cruzan diariamente, en ambos sentidos, más de 12 mil 500 camiones y 2 mil 100 vagones de ferrocarril. En 2018 sus operaciones crecieron 9.7% respecto a 2017. Las operaciones del año pasado aportaron más de 12% del IVA recaudado en el país.

En tanto, en la aduana del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se realizaron en 2017 un millón 129 mil 367 operaciones de comercio exterior, de las cuales 237 mil 366 fueron de exportación y 892 mil 001, de importación. En 2018 las cifras aumentaron 4% en promedio.

Para nadie ha sido un secreto que los pasillos de esos recintos son propicios para los malos manejos de oficiales aduanales. Desde poner trabas a ingresos legales de mercancías con el fin de obtener dádivas para agilizar el trámite, hasta recibir sobornos para dar vía libre a productos ilegales.

Este miércoles la Administración General de Aduanas realizó un histórico decomiso de más de 45 toneladas de artículos pirata de marcas de lujo en el Aeropuerto Internacional de la capital del país. El hecho se dio cuando la nueva administradora de la aduana de la terminal aérea tenía apenas un día en el cargo. Su antecesor duró solo tres meses en el puesto.

Como parte de las medidas para sanear el área, en los primeros 120 días del actual gobierno 18 funcionarios han sido vinculados a proceso por presuntos actos de corrupción y aumentó 35% la recaudación.

Buena parte de los males que aquejan a este país se han dado porque la autoridad incumple su labor. Si el personal de Aduanas desempeñara su tarea de manera honesta, problemas como la proliferación de armas o el narcotráfico no registrarían los niveles actuales. Así de simple.

Comentarios