Suscríbete

Chiles en nogada: sublime sabor mexicano

Cultura 15/09/2016 00:40 Redacción Ciudad de México Actualizada 02:17

Se dice que unas monjas lo inventaron en Puebla para agasajar a Agustín de Iturbide en su cumpleaños; es uno de los platillos consentidos de las Fiestas Patrias

Sugieren las historias populares que el platillo nacional también se hizo para agasajar a Agustín de Iturbide por su cumpleaños.

El historiador Jeffrey M. Pilcher comenta en "¡Vivan los tamales! La comida y la construcción de la identidad mexicana" que los chiles en nogada hicieron su aparición en 1821.

El historiador escribió que los chiles verdes, la salsa blanca de nueces tiernas y las rojas semillas de granada son en honor de la bandera tricolor de Agustín de Iturbide, primer emperador de México.

Artemio de Valle-Arizpe cuenta que las novias de tres soldados del Ejército Trigarante quisieron recibir a sus parejas con un platillo especial. Cada una eligió un ingrediente con un color que representara un color del ejército.

Sin embargo, es hasta la primera mitad del siglo XX que se habla de los chiles en nogada, pues antes sólo figuran los "chiles militares".

¿Puedes ver las fotografías que ilustran esta nota sin que se te haga agua la boca? ¡Nosotros no! Y es que los chiles en nogada son uno de los platillos más deliciosos de la cocina mexicana. Este manjar no puede faltar en tu mesa en estas Fiestas patrias. Pero ¿sabes cuál es su origen?

Una de las leyendas más populares es la que atribuye su maternidad a las monjas agustinas del convento de Santa Mónica, en Puebla. Se dice que las religiosas inventaron este guiso para celebrar el triunfo del Ejército Trigarante y agasajar a Agustín de Iturbide por su cumpleaños.

"Aprovechando los productos de temporada como la granada y la nuez de Castilla, las monjas agustinas prepararon un plato que llevara los colores del ejército trigarante: verde, blanco y rojo", describe Tania Jardón Reyes en la Revista gastronómica digital de la Universidad del Claustro de Sor Juana.

El historiador Jeffrey M. Pilcher también reconoce que los chiles en nogada tuvieron su origen en aquel estado. "En 1821, con la independencia nacional, hacía su aparición el gran platillo nacional, los chiles en nogada. La gente de Puebla los había creado, con chiles verdes, salsa blanca de nueces tiernas y rojas semillas de granada, en honor de la bandera tricolor de Agustín de Iturbide, primer emperador de México", escribe en su libro, ¡Vivan los tamales! La comida y la construcción de la identidad mexicana.

Pero hay otra versión más romántica, narrada por el escritor Artemio de Valle-Arizpe (1884-1961). Resulta que las novias de tres soldados del Ejército Trigarante, emocionadas por la Independencia y por tener de vuelta a sus enamorados, quisieron recibirlos con un platillo especial. Así que cada una se propuso conseguir un ingrediente que representara el color del ejército. Sin recetario de por medio y encomendándose a la Virgen del Rosario y a San Pascual Bailón, detalla la revista gastronómica de la Universidad del Claustro de Sor Juana, se dispusieron a cocinar.

En el libro Cocina de la gesta de Independencia, sin embargo, sólo existen las instrucciones para preparar "Chiles militares". Es hasta la primera mitad del siglo XX, detalla la publicación, que se habla propiamente de los chiles en nogada como los conocemos hoy. La receta apareció en El Cocinero mexicano (1831).

Sea cual sea su origen, esperamos que durante septiembre degustes unos buenos chiles en nogada porque, además de ser un suculento platillo, hay detrás de él mucha historia.

 

sc

Comentarios