Suscríbete

Sinfónica de Perú traerá las músicas andinas

La agrupación se presentará en el Festival Internacional Cervantino y en Bellas Artes

Bajo la dirección de Fernando Valcárcel, la OSN de Perú ofrecerá un concierto en la Alhóndiga (CORTESÍA)
Cultura 24/08/2015 00:25 Ricardo Quiroga Mendoza Actualizada 17:36

[email protected]

Lima, Perú Será la segunda vez en 70 años que la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú, que hoy dirige Fernando Valcárcel, viaje al extranjero cuando tome parte de las actividades del XLIII Festival Internacional Cervantino el 14 de octubre.

Más allá de los autores clásicos, la presentación de la agrupación en la explanada de la Alhóndiga de Granaditas sonará a los ritmos y mezclas típicas del país sudamericano, y para ello se valdrán del acompañamiento de músicos populares de la región como el saxofonista Jean Pierre Magnet, los multiinstrumentistas Lucho Quequezana y Manuelcha Prado, además de las intérpretes Eva Ayllón y Dina Paucar.

Un día después de su participación en Guanajuato, la OSN del Perú ofrecerá un concierto en la Sala principal del Palacio de Bellas Artes donde ejecutará un repertorio con música de compositores peruanos de tradición local como Theodoro Valcárcel –tío abuelo del director-, Roberto Carpio y el autor contemporáneo Jorge Villavicencio. Todos ellos con sonidos influenciados por la cultura andina pero con una formación académica.

Tras bambalinas del moderno Gran Teatro Nacional de Lima —inaugurado en 2011—, a unos minutos de evocar a Richard Wagner y a Robert Schumann como parte de la temporada de invierno, Valcárcel declaró a EL UNIVERSAL que la orquesta está viviendo una época de cambio; reconoció que existe un interés por llegar a más público y que está siendo captado con la amalgama de
ritmos populares y la música
orquestal.

“Veníamos de épocas difíciles. La Sinfónica no tenía una participación real en la vida cotidiana. Tenemos que hacernos más conocidos, acercarnos a nuevas esferas, llegar a otros públicos, hacernos un símbolo plural del país”, dijo el director y admitió que la orquesta desde su formación, en 1938, se mantuvo con un público reducido.

Quizás por desconocimiento de los nuevos escuchas de la Orquesta o por el afán del Ministerio de Cultura de difundir el legado musical del país se acude a recursos como incluir en los folletos de los programas del moderno Gran Teatro Nacional una “Guía del aplauso” que indica en qué momento es prudente hacerlo y por qué no se debe aplaudir entre los movimientos de una pieza. “El público peruano es joven. Es una pizarra en blanco; la estamos rellenando”, aseveró el director nacido en Lima en 1972.

Los nuevos escuchas “muestran sorpresa, reconocimiento y cariño por algo que no sabía que tenían”, reveló Valcárcel, quien también destacó que desde su formación en 2011 el Ministerio de Cultura ha dado un amplio respaldo económico y de difusión para la música orquestal del país y en particular para la Sinfónica Nacional.

El nuevo auditorio, “con una acústica impresionante”, el incremento de sueldos para los músicos y las mejoras en cuanto a planeación de la agenda “han cambiado el espíritu de la orquesta y por lo tanto el resultado artístico. Sin embargo aún estamos en camino a un estándar (musical) más alto”, señaló.

El proyecto que pretende desarrollar el Ministerio de Cultura para su Sinfónica es el de una agrupación con una definida identidad nacional que toque música moderna, de compositores vivos, más que de los clásicos, declaró Valcárcel, quien también proyecta tener mayor autonomía dentro del Ministerio y así evitar “la burocracia que alenta los procesos”.

El concierto que ofrecerá la OSN de Perú en el Cervantino como parte de la delegación peruana, Invitada de Honor de la edición 2015 junto a Chile y Colombia, será un paso más en el proceso de crecimiento de la Sinfónica Nacional del Perú y en el afán del Ministerio de Cultura por reforzar la identidad peruana y difundir en el mundo las raíces andinas a través del arte.

Comentarios