Arreola, la realidad y la ficción

Emmanuel Carballo decía que Arreola "se conducía como sus criaturas, hablaba como ellas y, como ellas, no distinguía entre la imaginación y la realidad"

Juan José Arreola, confabulador de la realidad y la fantasía
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
Cultura 21/09/2016 12:56 Redacción Actualizada 13:00
Guardando favorito...

El escritor Juan José Arreola nació en Zapotlán el Grande (hoy Ciudad Guzmán), Jalisco, el 21 de septiembre de 1918; falleció en Guadalajara el 3 de diciembre de 2001.

El crítico literario Emmanuel Carballo admiraba la forma como armaba pacientemente sus cuentos, pues infundía vida a sus criaturas, echaba a andar las anécdotas mediante un estilo que se acercaba peligrosamente a la perfección

Carballo decía que Arreola "se conducía como sus criaturas, hablaba como ellas y, como ellas, no distinguía entre la imaginación y la realidad" y que era el triunfo del verbo, el sustantivo y el adjetivo

Aunque asistía a la escuela, no pudo continuar sus estudios "por razones que sí vienen al caso pero que no puedo contar: mi infancia transcurrió en medio del caos provinciano de la Revolución Cristera", aseguró en su libro Confabulario, en 1971

De formación autodidacta, y con la influencia de Giovanni Papini y Marcel Scwob, a quienes consideraba fundadores de su estilo, comenzó a publicar sus primeros cuentos en 1943, a la edad de 25 años. Sin embargo, fueron 20 años después que apareció "La feria", su último libro formal.

Además de sus libros, fue actor en el Teatro de Media Noche, que dirigía Rodolfo Usigli. En 1947 interpretó el papel del general Miramón en la representación única de Corona de sombras, donde al final de la obra palideció y estuvo a punto de desmayarse porque nunca había fumado, acto que era obligado porque era el último deseo de Maximiliano de Habsburgo

En su paso como editor en la colección de cuadernos "Los Presentes", que recogía a las nuevas letras mexicanas, dio espacio en 1950 a las letras de Carlos Pellicer, Andrés Henestrosa, Augusto Monterroso, José Pascual Buxó, Jaime García Terrés, Rubén Bonifaz Niño; y en 1956, cuando se convirtieron en libros, abrió las puertas a Carlos Fuentes y Julio Cortázar.

Entre los reconocimientos que obtuvo están el Premio Nacional de Lingüística y Literatura (1976), el Premio Nacional de Periodismo (1977) y el Premio Internacional Afonso Reyes (1995), entre otros.

nrv

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios


Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes