La CDMX llega al Mar del Norte

Siete mexicanos participan en bienal de fotografía con obras de migración prostitución y desigualdad

De Graciela Iturbide se exhiben obras del interior de la República, como Juchitán, Oaxaca, y el pueblo Seri de Sonora. (FOTO: INDER BUGARIN. EL UNIVERSAL)
Cultura 22/03/2016 00:23 Inder Bugarin / Corresponsal Knokke, Bélgica Actualizada 04:51
Guardando favorito...

[email protected]

La Ciudad de México, con sus colores, contrastes y desafíos, se hizo presente desde este sábado frente a la costa del Mar del Norte, como parte de la Bienal de Fotografía de Konokke-Heist, que en esta edición rinde un homenaje especial a la megalópolis.

“Elegimos a la Ciudad de México no sólo por ser una ciudad en constante transformación desde la época de la gran Tenochtitlan, sino porque pensamos que muchos de los desafíos y problemas que hoy enfrenta se dejarán sentir en muchas lugares del planeta en 2050, cuando 75% de la población mundial viva en ciudades”, explica a EL UNIVERSAL el curador Christophe De Jaeger.

“La expansión urbana, la violencia y la enorme presencia policiaca son fenómenos que hoy enfrenta el Distrito Federal (Ciudad de México) y que en los próximos años también vivirán otras ciudades como Atenas, Ankara, París o Londres; por lo que pensamos que sólo aprendiendo de las experiencias colectivas podremos enfrentar los futuros desafíos”, dice.

La muestra México Megalópolis, está formada por alrededor de 110 fotos gigantes cuya altura varía entre 2 y 8 metros de altura.

Las imágenes son expuestas al aire libre en lugares emblemáticos de Konokke-Heist, un balneario mejor conocido como el “Bervely Hills” belga, al ser el lugar predilecto para lucir lo último del glamour europeo, desde automotriz hasta ropa de vestir y accesorios.

En total participan 12 fotógrafos de renombre internacional de origen europeo, estadounidense y mexicano.

Graciela Iturbide, una leyenda de la fotografía en América Latina, encabeza esta exposición en la que también participan los mexicanos Pablo López Luz, Maya Goded, Livia Corona, Mauricio Palos, Melba Arellano y Adela Goldbard.

“Invitamos a lo mejor de lo mejor; y el proceso de elección fue el elemento crítico de su obra”, asegura Christophe De Jaeger.

Los fotógrafos muestran a través de su lente y de manera “generosa”, fenómenos tan diversos como es la prostitución, la migración, la polarización social, la desigualdad y el orgullo nacional.

Por ejemplo, Pablo López Luz, cuyas imágenes se exhiben en una explanada rodeada por tiendas de renombre como Hugo Boss y Armani, expone la expansión de la mancha urbana, “un organismo que se apodera de montañas de manera descontrolada”.

En tanto que Adela Goldbard dedica su obra, mostrada sobre el malecón belga, a la protesta social contra estructuras del capitalismo.

A diferencia del resto de los fotógrafos, Graciela Iturbide participa con obras del interior de la República, como Juchitán, Oaxaca, y el pueblo indígena Seri de Sonora.

“La fotografía no es objetiva, sino subjetiva, por lo que será muy interesante saber cómo la burguesía (de Knokke) lo va a interpretar”, dice en entrevista Iturbide.

La ganadora de prestigiosos galardones como el Hasselbach Award destaca que el festival muestra el trabajo de nuevas generaciones, quienes “están dando continuidad a la gran tradición fotográfica de México con obras nuevas, conceptuales y bellas”.

La muestra fue inaugurada este sábado en el Centro Cultural Scharpoord de Knokke-Heist, en el marco de una conferencia impartida por Iturbide y López, quienes también tuvieron una sesión de autógrafos.

La exposición permanecerá hasta el 8 de mayo.

Temas Relacionados
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios