Se encuentra usted aquí

La meta, cuidar cada peso gastado

Para Agustín Ángel Servín, el mapeo de riesgos de Pemex va a ayudar a poner atención en una área especial para asegurarse de la transparencia y certidumbre de cada procedimiento (CORTESÍA PEMEX)
13/12/2016
01:39
Noé Cruz Serrano
-A +A

[email protected]

El mapeo de riesgos realizado por Petróleos Mexicanos (Pemex) busca evitar que se caiga en un posible acto de corrupción durante los procesos de licitación, señaló el director operativo de Procura y Abastecimiento, Miguel Ángel Servín Diago.

Consultado sobre los 94 riesgos identificados por la Unidad de Control Interno de Pemex que pudieran materializarse en la contratación de bienes y servicios, Servín dijo que “ayuda a poner en alguna área especial atención para asegurarse de que se dé transparencia y certidumbre en los procedimientos”.

Detalló que la petrolera está trabajando con base a este mapeo por la importancia del monto de recursos involucrados en los procesos de contratación, que este año alcanzarán casi 70 mil millones de pesos.

Servín Diago aseguró que como parte de la solución, la empresa puso en operación una plataforma electrónica, que empezó a funcionar el 1 de noviembre de este año, a partir de la cual todos los procedimientos de contratación se realizan a través de ella.

“Estamos reduciendo el número de manos por las que pasan los contratos y dejar de hacer las cosas en papel —como se venía operando, lo cual es una muy mala práctica porque se puede prestar a muchas cosas, a muchos malos manejos—, lo que nos permite tener identificados a todos los funcionarios que participan; se queda el rastro hasta de quien consulta una licitación o quien saca una fotocopia del documento de la licitación”, indicó.

“Lo podemos identificar y actuar en consecuencia, en caso de que llegara a presentarse algún tipo de irregularidad”, añadió.

No hay nada en papel o presencial, se está evitando que los proveedores acudan a las oficinas, y se fomenta que los proyectos, sobre todo los grandes, sean a través de concurso y mediante consultas públicas para obtener la retroalimentación de los proveedores.

Además, está en proceso de formación un comité para tener mejor comunicación con la proveeduría a través de las cámaras, dijo, como Canacintra, CMIC y Concamin.

“Todo esto no se hacía, es nuevo y derivado del mapeo de riesgos”, subrayó.

Servín adelantó que Pemex está trabajando con la OCDE en un documento que se va a presentar en enero de 2017, “donde nos hacen una serie de recomendaciones para mejorar nuestro sistema de procura”.

Ahora a diferencia del pasado, está muy bien definida la tarea, el papel que le toca desempeñar a cada uno de los funcionarios que participan durante los procesos de licitación. Antes, cuando no existía el área a su cargo, las mismas subsidiarias se convertían en juez y parte, pues ellas mismas lanzaban sus concursos y los calificaban.

“Ahí obviamente se fomentaba cierto conflicto de intereses”, señaló el funcionario.

El mapeo de riesgos, enfatizó, es una herramienta que ayuda a reducir los riesgos y a establecer medidas preventivas como disminuir sustancialmente las adjudicaciones directas, lo que tiene que ver mucho con “no favorezcan a terceros”, y es una constante que se señala en el estudio de la Unidad de Control Interno.

“Hemos disminuido mucho las adjudicaciones directas, las hemos bajado de 80% a 22%, siguiendo este mapeo que hizo internamente”, agregó Miguel Ángel Servín.

Aunque todavía no es un documento acabado, “es una labor de prevención para asegurarnos que sí se dé la transparencia y la certidumbre en la competencia dentro de nuestros procedimientos de licitación”.

El director operativo de Procura y Abastecimiento de Pemex dijo que la empresa busca cuidar cada peso que gasta durante la contratación de bienes y servicios.

“En 2013 y 2014 la derrama de Pemex a ese mercado andaba en 420 mil millones de pesos; para 2015 bajó a 220 mil millones por el tema de la crisis que hubo en el sector, y este año, con la mayor contracción que hemos tenido, que fue el año más complicado, debemos andar como en 60 mil millones”, expuso.

“Para 2017 estamos elaborando el programa de compras y adquisiciones y estimamos algo similar a este año, creemos que va a andar entre 60 y 80 mil millones de pesos”, agregó.

En términos de proveedores, Servín Diago señaló que la empresa tiene 4 mil 700 registrados al mes de noviembre, “y creemos que todavía puede haber más”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS