Trump, un riesgo, dice Carstens

De materializarse, las propuestas del aspirante republicano perjudicarían al país, aseguró el gobernador del Banco de México

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (CORTESÍA FMI)
Cartera 18/04/2016 03:20 Leonor Flores - Enviada Washington Actualizada 10:53

[email protected]

Tasas de interés demasiado bajas o negativas que se están aplicando como parte de políticas monetarias expansionistas en el mundo, pueden llegar a crear distorsiones porque la gente va a preferir mantener su dinero en efectivo, advirtió el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

En entrevista que concedió a EL UNIVERSAL en el edificio del Fondo Monetario Internacional (FMI) organismo en donde funge como presidente del Comité Monetario y Financiero, el responsable de la política monetaria de México sentenció que la eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea puede tener consecuencias severas.

Durante la celebración de la reunión de Primavera del FMI y el Banco Mundial, Carstens también habló del aspirante a candidato a la presidencia en Estados Unidos, Donald Trump, pues se metió con las remesas, el proteccionismo y el TLC.

De llegar a materializarse su candidatura presidencial por el partido Republicano, alertó que sería perjudicial, aunque admitió que las posibilidades que tiene de ganar son menores.

¿Así como se están haciendo devaluaciones de monedas con fines competitivos, estamos viendo lo mismo con la política monetaria expansionista?

—En principio, la política monetaria de los países debería estar orientada a objetivos domésticos. Es muy difícil poner una raya para ver cómo se manifiesta la política monetaria entre movimientos en tasas de interés y el tipo de cambio. Muchas veces los bancos centrales no tienen un control estricto. Hay un área gris que en un momento puede ser contencioso.

Se menciona en el comité monetario que preside que se reitera el compromiso de mantenerse fuera de las devaluaciones competitivas ¿Y la política monetaria?

—Cuando menos el compromiso de los países, el entendimiento que hay entre nosotros, es que básicamente la política monetaria se acercaría a motivos domésticos y que se buscaría que actuara primordialmente a través de tasas de interés.

El secretario general de la OCDE advirtió que las políticas monetarias no pueden ser más expansivas…

—Se está creando gradualmente un consenso en que las políticas monetarias expansionistas no convencionales están llegando a su límite. Incluso porque se puede generar hasta una situación en las que se pueden ver otro tipo de distorsiones.

En Europa los ahorradores pierden al igual que pensionados…

—Si las tasas de interés que se cobran por mantener depósitos son muy negativas, la gente va a preferir mantener billetes y eso es bastante ineficiente y también haría nulatoria, por decir así, la política expansionista en caso de que la gente empezara a sustituir más los billetes por depósitos bancarios, en particular porque si les están cobrando por mantener un depósito bancario van a preferir mantener billetes.

Sí hay un consenso y en las recomendaciones de política que salieron del Comité Monetario y Financiero Internacional, va en la línea en que sí se debe considerar políticas siempre y cuando haya espacio, se considera que es limitado, en lo fiscal un poco igual, nada más que hay países que puedan tener más espacio, y por eso lo que más se debe privilegiar son las reformas estructurales que es en donde hay más espacio para tener mayor efectividad.

¿Cuáles son las reformas que pueden hacerse?

—Por ejemplo, hay muchas políticas en las que se pueden abrir más los mercados a la competencia, sobre todo en Europa hay muchos mercados que están demasiado regularizados y que inhiben la entrada de más participantes y por otro lado hay políticas laborales que generan una brecha muy grande entre lo que se lleva el trabajador de salario y lo que le cuesta a la empresa y eso desincentiva para crear más empleos; por otro lado, hay temas importantes para promover la infraestructura, buscar más asociaciones público-privadas que en muchos países no se han promovido.

También en muchos países hay un cierto renacimiento de algunas preferencias proteccionistas en comercio internacional y se deben evitar.

En muchos países el tema de las políticas del envejecimiento de cómo afrontar el envejecimiento de la población con los menores costos posibles.

Algunas economías como Japón por ejemplo, cómo incorporar a las mujeres a la fuerza laboral, por cuestiones culturales, una parte de la población muy preparada no está participando en la fuerza laboral.

Hay países que tienen diferentes oportunidades pero la lista es bastante grande de las acciones que se pueden llevar a cabo para aumentar la productividad, el empleo y el crecimiento.

Que el Reino Unido se salga de la unidad europea ¿puede afectar a la economía mundial?

—Si sería un tema un tanto severo; el punto fundamental es que Inglaterra perdería muchas oportunidades de acceso al mercado europeo y viceversa. Sería como una reversión en la integración muy precipitada, entones eso haría que se dejaran de comerciar muchos productos y servicios y perder acceso a ciertos mercados; eso podría afectar la producción porque habría exportaciones que no se podrían comercializar en Europa. También podría generar temas de inversiones que se pararían. Si tendría un choque bastante severo. El Reino Unido representa entre 18% y 19% de la Unión Europea entonces sí es una economía grande y abierta con participación en mercados importantes y en el financiero.

¿Cómo afectarían a México?

—México está bien posicionado en la trilogía de política monetaria, fiscal y reformas estructurales, porque las hemos usado de manera activa para asegurar la estabilidad y las reformas para inducir mayor crecimiento; por supuesto en las medida en que Estados Unidos sobre todo combine adecuadamente su política fiscal y monetaria y haga reformas estructurales y genere más crecimiento, lo cual es más factibles, nos ayudaría en términos de exportaciones no petroleras que no sufren del problema del petróleo.

¿Cómo evaluar que Donald Trump pueda tener más preferencia?

—Muchas de las cosas que ha dicho no son nada amigables hacia México y eso si podría en su momento tener una repercusión. Todavía falta mucho tiempo; se ha metido con las remesas, el proteccionismo, el TLC. La verdad es que si eso se llega a materializar sería perjudicial, aunque sus posibilidades de llegar son menores y también se podría ir generando un consenso en Estados Unidos que esas políticas tampoco serían favorables para EU.

Temas Relacionados
Agustín Carstens entrevista banxico

Comentarios