Un hatch subcompacto inspirado en las pistas

Renault Sport hace de las suyas y transforma a este pequeño Sandero R.S. en un auténtico demonio urbano
05/12/2016
14:15
Christian Pérez Vega
-A +A

El lado divertido de Renault en México no solo se concentra en el Clio RS. Esta semana hemos dado cuenta de ello al probar las cualidades del Sandero R.S., la variante deportiva del hatchback subcompacto vendida por la compañía francesa, que se jacta de haber sido  tocada por la “mano divina” de Renault Sport Cars.

De primera instancia, pareciera que este pequeño rumano (recordemos que al final es un Dacia) no ofrece nada impactante, pues sus cifras de desempeño no son tan escandalosas con su motor 2.0 litros aspirado de 145 hp,  a comparación de otros hothach como el Volkswagen Polo GTI con su 1.8 litros de 190 hp o el Peugeot 208 GT con su 1.6 litros de 200 hp, mismos que deben su poder al turbo instalado en su propulsor.

Capacidad de sorprender. Por lo anterior, Sandero RS parecería no tener lo suficiente como para ser  considerarlo un auténtico hothacth; sin embargo, cuando te subes, enciendes el motor y lo pones en marcha, inmediatamente te preguntas ¿Pero qué le hicieron a este auto?. 

Este modelo tiene argumentos para ponerse de tú a tú con sus contendientes —Sí aunque no lo creas— y no por sus prestaciones deportivas, sino más bien por su comportamiento, mismo que debemos agradecer al departamento de alto desempeño de Renault, quien trabajó en dar las sensaciones atléticas al manejo, principalmente en la percepción de control, transmitido desde el chasis reforzado, pasando por los amortiguadores con apoyo de impacto, hasta el aumento en la rigidez de los espirales y las barras de torsión. A esto le sumamos la reducción de cuatro centímetros en la distancia de la carrocería contra el piso en comparación del Sandero normal, con el fin de colocar el centro de gravedad más cerca del suelo y así mejorar su desempeño en curvas y rectas a alta velocidad. 

La dirección, con un toque rígido, también apoya al estilo deportivo, al igual que el comportamiento conjunto de la caja manual de seis velocidades y el motor que fueron ajustados para aprovechar al máximo el torque y potencia por medio del R.S. Drive, un sistema que modifica el desempeño del auto de acuerdo a tres niveles de manejo: Standar, Sport y Sport Plus.

Diseño imponente y funcional. Sin duda un hothatch no podría se considerado como tal sin un diseño exterior imponente y funcional a la aerodinámica. En ese sentido, Sandero R.S. logra el cometido por medio de un spoiler frontal inspirado en la F1 con luces LED, el cual, junto al alerón y difusor de aire traseros, ayudan a la estabilidad del auto a alta velocidad, a la vez que refuerzan su estilo atlético con apoyo de una parrilla tipo panal con el logo de Renault en grande y las siglas R.S. de bajo de este, sin olvidar los rines de aluminio de 17 pulgadas en color negro. 

Podría ser perfecto. Tal pareciera que todo es bello en este Sandero R.S.; sin embargo, recordemos que estamos hablando de un hothach de bajo costo, por lo que no podemos esperar perfección. En primera le hace falta más poder en el motor, aunque eso lo podemos entender e incluso justificar por el precio,  pero lo que sí contrasta totalmente con el auto son los interiores, ya que encontramos plásticos duros en tablero, puertas y consola, además los asientos, que a pesar de ser tipo cubo y tener buena sujeción, están forrados en tela —que es de buena calidad pero en un deportivo como que no— y el equipo de audio demerita al sistema de infoentreteniminto Media Nav 2.0, pues después de la mitad de su capacidad del volumen se distorsiona el sonido. Sin duda,estamos consientes que mayor calidad en estos puntos aumentaría su precio significativamente, pero no estaría nada mal una versión con estas características mejoradas, seguro hay quien lo agradecerá. 

FICHA TÉCNICA
MOTOR2,0 litros / 4 cilindros
POTENCIA 145 hp a 5,750 rpm
TORQUE 143 libras/pie a3,750 rpm

TRANSMISIÓN Manual de 6 velocidades

PRECIO 257,139 pesos

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS