Con covid-19, los días más difíciles de mi vida

Universal Deportes 03/05/2020 00:00 Tania Ventimilla Actualizada 08:15

La exjudoca, Vanessa Zambotti, narra lo duro que fue superar el Covid-19, desde aprender a inyectarse hasta darse duchas frías para bajar la temperatura

Vanessa Zambotti se encuentra casi recuperada por el Covid-19. Lo peor ya pasó, el susto terminó. 

La exjudoca relató su experiencia, el momento más complicado de su vida. Estuvo sola durante la enfermedad; se encerró para evitar contagiar a más gente. 

“Sufrí para respirar, con dolores de pecho muy fuertes. Me tenía que meter a bañar para bajarme la temperatura, me colocaba trapos con un poco de hielo, porque los grados no bajaban. Todo fue horrible, sentir dolor en todo cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Cuando me diagnosticaron, me quedé en casa para evitar contagios”, contó en entrevista con EL UNIVERSAL Deportes. 

Leer más: La disciplina es el mejor camino para la libertad

“Nada más salí para hacerme una radiografía en un laboratorio que estaba habilitado especialmente para personas que tenían Covid-19. Llegué en auto, me ayudaron a bajarme, me colocaron en una camilla y me llevaron a la prueba, donde sólo estaba yo y la persona que me hizo la prueba, totalmente cubierta para protegerse. Muy bien organizado y profesional”, explicó.

Zambotti (38 años), conquistó tres medallas en Juegos Panamericanos incluido un oro en Río de Janeiro 2007, narró su experiencia, sus peores recuerdos del par de semanas en las que el Covid-19 oscureció su salud e incluso fue acusada en redes sociales de ser parte de una conspiración. “No soy un bot, es una enfermedad seria y me pasó a mí”, comentó.

“Lo más duro fueron las noches, con temperaturas muy altas, llenas de angustia y sufrimiento; días en los que no podía dormir o comer. Me vi obligada a aprender a inyectarme sola. Creo que, cuando ya empecé a sentirme mejor, dormí días casi completos”.

Vanessa dijo estar recuperada al 97 por ciento en el nivel de oxigenación; perdió 10 kilos y gastó alrededor 13 mil pesos. Agradeció al novio de su roomie, quien es doctor y le recomendó qué hacer durante su mal tiempo. Posteriormente, contactó a un neumólogo para el tratamiento específico del coronavirus.

 

 


“Es una enfermedad cara. Mis años de entrenamiento, creo, evitaron que mi cuerpo reaccionara de una peor manera. Lo que puedo recomendar a la gente es que se cuiden mucho y sigan todas las indicaciones, extremen precauciones, porque es lo único que nos va a salvar”.

Ahora se mantiene en casa, realizando ejercicios para fortalecer sus pulmones y espera a que la curva de contagio en México disminuya para regresar a la normalidad. 

“Esto es real y muy peligroso, me pasó a mí y no se lo deseo a alguien más. Creo que el país no esta tomando las pruebas necesarias, hay que tener mucho cuidado”, cerró.

También gte puede interesar: El vibrante juego de Federer y Nadal en la Batalla de las Superficies

Comentarios