18 | ENE | 2020
Disturbio y el Metálico se miden en duelo de cabelleras, en la Arena Coliseo
La Arena Coliseo será testigo de un combate plagado de mañas. Foto: Especial

Disturbio y el Metálico se miden en duelo de cabelleras, en la Arena Coliseo

04/05/2019
14:47
Gabriel Cruz
-A +A
Los malosos romperán este sábado, el ayuno de luchas de apuestas en el embudo de Perú 77

Entre rudos no hay secretos. Así que este sábado, la Arena Coliseo será testigo de un combate plagado de mañas cuando Disturbio y el Metálico defiendan las cabelleras.

Todo empezó tras un match relámpago en el embudo de Perú 77, en el que empataron y la afición los premió con dinero extra. Una semana después llegó la revancha y con un resultado polémico de por medio, el reto para enfrentarse por las matas.

“El señor me retó por las cabelleras. La realidad no sé qué es lo que quiera. No estoy preocupado porque le he dado dos repasones y no me va hacer ni sombra”, advirtió Disturbio.

cabellerascoliseo1_96544666.jpg

Pese a que el llamado “Pedro Infante de la lucha libre” lo supera en experiencia, nada le quita el sueño al matudo. “Es un buen luchador, un técnico venido a menos que se vino a refugiar con los rudos, pero no se siente a gusto, creo que la edad le está afectando. Es fuerte y mañoso pero nada a lo que no me haya enfrentado antes”.

Hace tiempo que no había un combate de este tipo en la Coliseo, así que la responsabilidad para los malosos crece. “Es la única arena en la que no he expuesto mi cabellera, es un lugar mágico en el que se respira lucha libre y lo voy a disfrutar”.

Más, porque está seguro de salir bien peinado del recinto. “He apostado muchas veces la cabellera, así que pese a que él es más experimentado yo lo supero en eso. Como dato curioso, los que se han enfrentado a mi en reto de apuestas, están desaparecidos o en el olvido, es lo que le espera al Metálico”.

cabellerascoliseo_96544663.jpg

Amenaza que se le resbala al también conocido como Tigre Metálico, quien así observa el duelo. “Más que una rivalidad fue un reto, me desconcertó su actitud porque no pudo vencerme bien y optó por la rufianada, a lo mejor en contubernio con el réferi”.

Así que retarlo fue una reacción natural. “Lo único que quiero decir es que arriba del ring es donde se debe sostener lo que decimos. Eso sí, para ser un bueno rudo, primero hay que ser un buen técnico, en eso le llevo ventaja porque manejo las dos esquinas, soy un tipo de retos”.

Lejos de pensar en una derrota, prefiere disfrutar el momento. “La gente que va a la Coliseo es conocedora, me gusta el contacto con ellos, la cercanía con el ring es incomparable. Me emociona apostar ahí mi cabellera”.
 

Mantente al día con el boletín de El Universal