Liga Española destaca a Diego Lainez y Andrés Guardado en el día del niño

Diego Lainez, Andrés Guardado, Real Betis,
Cortesía del Studio LaLiga North Americ / #LaLigaAmerica.
Universal Deportes 29/04/2021 19:09 Universal Deportes Actualizada 19:09
Guardando favorito...

Andrés Guardado, el futbolista mexicano más universal

Pocos jugadores aztecas pueden decir que han jugado y triunfado en cuatro países distintos como sí ha logrado El Principito

Si se habla de talento futbolístico mexicano hay que referirse a Andrés Guardado. El polivalente centrocampista tiene el honor de ser uno de los jugadores más importantes del mismo Tri del que ejerce actualmente como capitán tras enfundarse la casaca azteca en casi dos centenares de partidos en busca de su quinto Mundial y del que es uno de sus máximos goleadores históricos.

Es, además, un jugador capaz de rendir en prácticamente cualquier zona del campo, y a sus 34 años vive una segunda juventud en el Real Betis de Manuel Pellegrini, en el que ejerce como uno de los capitanes y pesos pesados de un equipo con firmes aspiraciones europeas esta temporada.

Un inicio precoz

Que Guardado iba a ser un jugador importante se sabía desde su más tierno debut en la élite con Atlas de Guadalajara en 2005. Se estrenó con victoria y se hizo con la titularidad en su tercer entorchado para mantenerla durante el resto de la temporada a pesar de contar con sólo diecinueve años.

Su popularidad creció a un ritmo vertiginoso, a la par que algunos de los clubes más importantes de Europa empezaron a preguntar por él. Pero Guardado esperó a dar el salto hasta el verano de 2007, cuando fichó por el RC Deportivo de La Coruña, el mismo equipo que supuso la puerta de entrada al fútbol europeo de jugadores de la talla de los brasileños Bebeto y Rivaldo. Recientemente, recordaba entre risas el momento de su traspaso en el programa Todo Al Verde de Betis TV: “Estábamos en el hotel de concentración a las 2-3 de la madrugada y tenía que mandar un fax desde el lobby del hotel, escondiéndome de la prensa, y con la ayuda de Memo Ochoa”. De nuevo, tardó apenas unas semanas en convertirse en indiscutible en La Coruña, estatus que mantuvo hasta que ingresó en el Valencia CF el verano de 2012 tras amarrar el ascenso del cuadro gallego a LaLiga Santander con él como figura del equipo.

De España a Holanda pasando por Alemania

En Mestalla mantuvo el nivel en su primera temporada, en la que estuvo a las órdenes de Mauricio Pellegrino. Con el técnico argentino fue titular desde su primer partido, aquel meritorio empate a domicilio del Real Madrid, y tuvo ocasión de disfrutar de la Champions League. Fue entonces cuando demostró ser el jugador que cualquier entrenador querría en su equipo, siendo capaz de formar en cualquier posición de la zona ancha y también como lateral zurdo, rol en el que Ernesto Valverde, el sustituto de Pellegrino, se atrevió a probarle con éxito.

Tanto es así que su segunda temporada en Valencia la empezó como carrilero izquierdo a ojos del nuevo entrenador, Miroslav Djukic. La llegada de José Antonio Pizzi al banquillo al cabo de pocos meses y la irrupción de José Gayá le empujaron a hacer las maletas durante el mercado de invierno para irse a Alemania, si bien en el Bayer Leverkusen apenas gozó de oportunidades y al final de la campaña regresó a España para volver a salir cedido, en esta ocasión al PSV Eindhoven holandés. Allí Guardado dio otro salto, y en tres temporadas volvió a convertirse en aquel jugador aclamado tanto por la afición como por muchos clubes europeos. Cuando llegó la hora de volver a dar un salto de calidad eligió al Real Betis.

El Real Betis le brinda una segunda juventud

En el club sevillano sólo ha dejado de ser titular cuando las lesiones le han impedido vestir de corto, y hasta puede decir que ha vivido algunas de las noches más brillantes de la historia reciente del cuadro verdiblanco, como la ‘manita’ que le endosó al Sevilla FC, rival acérrimo del Real Betis, la noche de reyes de 2018. Guardado fue protagonista de la primera edición de la serie documental ‘Six Dreams’, donde las cámaras de Amazon le siguieron durante toda una temporada, y se pudo comprobar cómo de adaptado estaba a la ciudad y al club, y el cariño que le ha tenido siempre la afición.

Su regularidad es una garantía para un equipo que, tras una última temporada que se cerró con cierto sufrimiento ante la falta de resultados en el tramo decisivo, afronta los últimos partidos de LaLiga Santander sabiendo que esta vez hay opciones reales de meterse en la Europa League. Y, si ello sucediera, será para hacerlo con todos los honores y aspiraciones porque, en definitiva, esa es la única forma de competir que entiende Guardado.

Diego Lainez, el futuro del fútbol mexicano se consagra en el Real Betis

El jovencísimo extremo vive la antesala del estrellato con destellos de una calidad solo al alcance de los elegidos

Diego Lainez solo había disputado un puñado de partidos en la élite del fútbol mexicano cuando el Real Betis decidió apostar firmemente por él. Fue Llorenç Serra Ferrer, legendario director deportivo del club sevillano, el que no titubeó ni un poco a la hora de poner los 14 millones de euros sobre la mesa para convencer a América de traspasar a una de las más sólidas promesas que ha dado el fútbol azteca en los últimos años.

Y no era para menos. Dotado de una inclasificable capacidad de regate y una velocidad endiablada, debutó en el primer equipo del histórico club mexicano con tan solo dieciséis años de la mano de Ricardo Lavolpe, y no tardó en demostrar de lo que era capaz. Había despuntado en las categorías inferiores prácticamente desde su llegada a América con trece años, y cuando alcanzó la élite lo hizo a lo grande, incrementando su presencia a las órdenes del técnico argentino de una forma tan meteórica como indiscutible.

Cuando en enero de 2019 el Real Betis llamó a la puerta de América se desató la tormenta mediática. ¿Estaba preparado para dar el salto o, por el contrario, debía foguearse un poco más en el campeonato de su país? Esa era la postura de Lavolpe, pero América aceptó la propuesta económica del club español y Lainez cruzó el charco con dieciocho años, integrándose en una plantilla en la que había cracks internacionales como Giovanni Lo Celso o Sergio Canales, y en la que al cabo de poco se incorporó otro fuera de serie como Nabil Fekir. Solo hacía unos meses que Lainez había cumplido la mayoría de edad y su talento le había llevado a las puertas del éxito de forma precoz, pero estaba por ver si aguantaría la presión y la exigencia de LaLiga Santander.

El Real Betis le dosifica desde su llegada

Debutó con victoria ante el Girona y el técnico Quique Setién le dio minutos durante toda la segunda vuelta. No en vano, fue titular en su segundo partido frente al Athletic Club. Pero la errática trayectoria del equipo andaluz invitó al entrenador a agarrarse a los veteranos del equipo para salvar la temporada en el tramo decisivo, y Lainez quedó relegado a ser un suplente de lujo. Lo cual no le impidió brillar frente al FC Barcelona, dando la asistencia del único gol de su equipo en el Benito Villamarín.

En verano, Rubi sustituyó a Setién en el banquillo verdiblanco, pero la situación de Lainez no cambió. Seguía siendo un jugador que desprendía talento por los cuatro costados, pero el técnico catalán no mejoró el estatus que mantenía con Setién. Durante la temporada pasada, aun disputando más minutos que en la de su estreno, siguió ejerciendo como suplente de lujo y agitador del ataque bético en los segundos tiempos. Eso sí, al menos pudo celebrar su primer gol, ante el Antoniano en la Copa del Rey.

Con Pellegrini cotiza al alza

Su situación mejoró ligeramente con la llegada de Manuel Pellegrini al banquillo verdiblanco en el verano de 2020. El técnico chileno, acreditado formador de futuras estrellas y por cuyas manos han pasado futbolistas de la talla de Juan Román Riquelme o Diego Godín, entre muchos otros, fue el primero que le dio continuidad en el once inicial. Seguía siendo intocable en la Copa del Rey, pero Pellegrini le dio galones también en LaLiga Santander, permitiéndole incluso disputar los noventa minutos en el sentidísimo derbi frente al Sevilla FC del pasado mes de enero. Y apareciendo de forma intermitente, aunque cada vez menos, en los onces iniciales del Real Betis en los partidos de LaLiga Santander.

Poco a poco, la sensación es que Lainez ha sabido madurar con paciencia entre bambalinas, y ahora se encuentra ya preparado por fin para dar un paso adelante en la élite del fútbol español. Cada partido que juega, deja algún destello. Con cada decisión que toma, toma peso en el equipo. Y a ello ayuda también el buen momento global. Y es que, después de unas temporadas algo convulsas, el Real Betis afronta ahora el tramo final de la temporada con serias opciones de clasificarse para la próxima edición de la Europa League. Pellegrini ha dado con la tecla, y en esa fórmula del éxito aparece Lainez, sin ninguna duda. El premio de Europa supondría el mayor éxito colectivo de Lainez desde su llegada a España, y le permitiría seguir creciendo mientras saborea las mieles de las competiciones internacionales del Viejo Continente, sabiendo que nadie le pierde de vista en su país.

De momento, ha disputado un par de amistosos con la selección absoluta de México y Gerardo Martino le tiene en sus plegarias. El seleccionador mexicano sabe mejor que nadie que en un futuro no tan lejano Lainez puede llegar a ser uno de los futbolistas más desequilibrantes de su equipo, y a poco que marque diferencias en España, tendrá lugar entre los elegidos del Tri. Su compañero Andrés Guardado, que le conoce bien, apuesta públicamente por él para el próximo Mundial. El futuro es suyo.
 

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios